lunes, 25 de enero de 2010

EL MÍNIMO DETALLE

El mínimo detalle, el mínimo gesto te hace sonreir hasta en una mañana fría de enero en Madrid, donde el frío va más allá de la temperatura.

Todas las mañanas tenía algunos alicientes que me entretenían y me llenaban de gozo, se me han acabado, pero descubro que cada día hay algo que te sorprende. En este caso es la camarera de la cafetería por la que me paso cada mañana a tomar el rutinario café. Entro por la puerta y tengo ya un "Buenos días" con una sonrisa. Sin preguntarme si quiero algo o no, la camarera prepara un café americano, de esos que te ayudan a quitar el sueño de golpe. Con algún comentario esporádico pasas la media hora que por ley te corresponde. Siempre hay alguna pregunta tímida, de mínimo acercamiento, o como esta mañana, un comentario del estilo "estás muy guapo hoy".

Sales, y ella no está, te quedas sin tu "hasta mañana", pero sorprendentemente te la encuentras por la calle corriendo, y con una sonrisa de oreja a oreja te dice "hasta mañana".

Y todo ello, cada día a las 10.45 de ma mañana.

Gracias

No hay comentarios:

Publicar un comentario