jueves, 28 de enero de 2010

A LA CARRERA


Casi todas las mañanas, exceptuando los martes, se produce un hecho insólito que bien podría ser considerado como uno de los piques deportivos más importantes del olimpismo mundial.

Puntual a mi hora del café dejo mi ordenador del trabajo en suspensión y voy a la cafetería donde acostumbro a desayunar. Y puntual al reloj está él ahí, con su gorro de lana, esperando en el semáforo, miro hacia la derecha sin cortarme demasiado, él hacia la izquierda. Ambos esperamos que el semáforo se ponga verde, y hoy tarda más de lo acostumbrado, no hay coches cruzando la acera, él ve hacia los lados, y se lanza a la carrera, yo lo sigo. Como tengo paso rápido lo adelanto por el camino y entro en la cafetería, él hace lo mismo.

Echa un vistazo encima de la máquina de tabaco, ni rastro. Yo ya lo había hecho, y me siento, y a escasos metros, él sentado. Café americano pido, él un café con leche. Nos sirven, mientras yo me entretengo con mi teléfono móvil, él se frota las manos para calentarlas. Echa un vistazo más y adentra su mirada en el fondo de la sala, allí están. La gente devora la prensa, mientras, él y yo tendremos que esperar otro día de pique por ver quien consigue el periódico que ese día se encuentre a disposición. Ayer mala suerte para ambos, todos ocupados, ni el haber arriesgado nuestras vidas para llegar antes ha servido de nada.

Citius Altius Fortius

2 comentarios:

  1. jaaj eso me pasa a mi a veces en el MAMA INES, y el camarero quiere darme EL MUNDO, pero siempre le digo que no, que ese periodico me da alergia, jajaa

    Quién eres? he visto tu comentario en CAGARRUTIBLOG y ahora vengo y veo que eres seguidor de mi blog, pero no te tenía localizado, jaja

    Bezos.

    ResponderEliminar
  2. Si, en otro blog me hiciste una vez una visitilla, pero me tenía aburrido, y me he decidido por hacer mi comentario diario aquí, en mi horario laboral. ¿Cuántos fans baioneses tienes?

    ResponderEliminar