viernes, 12 de febrero de 2010

DIEZ MENOS

Ayer tuve mi ansiada cita con la endocrino. Y al parecer un exitazo.

Tras más de media hora de espera en la salita donde había una bicha del gremio chuequense que no me quitaba el ojo de encima y cada vez que me quedaba con él, éste me pillaba; me llamaron a consulta, nunca mejor dicho.

La doctora me preguntó "que tal?" y cuando iba a decirle muy resuelto y animoso "muy bien, no hay más que verme" ella misma responde "por lo que veo bien, muy bien". Y a partir de ahí comenzó la revisión, es decir, quitarse prendas para pesarse y medir la cintura.

La balanza fue contundente, y aunque no voy a mencionar aquí lo que aquellos números rojos de la báscula digital ponían, tengo que decir que en 2 meses exactos (con las navidades incluidas y ciertos lujos que me he permitido) la pérdida de peso ha sido de 10 kilos. Y luego fue la cinta métrica, como si de un sastre se tratase. La coloca alrededor de la barriga y dice "uy", yo asustado, anota en el papelillo, 10 centímetros menos de cintura. Entonces, con su cara de sorpresa me preguntó si había seguido bien la dieta, le contesté que si, y me dijo que era buen momento para cambiar la que tenía, quizá para algo de mantenimiento, acompañado todo ello de ejercicio, sobre todo "abominables" ya que había sido todo muy del tirón.

Así que, dieta nueva, un poco más abierta que la que tenía, y todavía estoy aquí en mi trabajo analizando lo que puedo y no puedo comer o cuanto ha abierto la manga la doctora pero estoy ya muy cerca de mi peso ideal y entre los pequeños lujos que me voy a permitir estará un pedazo bocata de chorizo con queso que me zamparé sin remordimientos. Se que Bridget Jones estaría orgullosa de mi.

Yo se que esto no es solamente un logro mío, o de la doctora. La persona que más me animó para ponerme fino fue mi chico. Ufff! que digo, si ya no es mi chico, mi ex chico, o mejor dicho, mi último ex-chico, pero esto creo que es tema para mi post de mañana.

Así que ya sabes, olvídate de la dieta del cucurucho, o de la de la alcachofa, la mía ha sido la del moco, "comer bien y sano y follar muy muy poco" y mi último consejo, si quieres que te pongan fino, ve al endocrino.

4 comentarios:

  1. Hay mucha gente que va al endocrino pq así, al pagar, se obliga más a seguir el régimen. Pero el único régimen que vale es cerrar la boca y consumir más calorias que las que se ingieren...

    Espero que ese endocrino no te de pastillas, cari.


    Así que ya ex-? no si cuando contabas que en vez de estar contigo se iba con los amigotes ya me olía yo algo.. jajaja

    BEzos.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, cari, no, la dieta es muy sana, y de las de cinco comidas, y comiendo un montón de cosas, sin apenas pasar hambre, ha sido más bien ordenar esto de la alimentación.

    Y si, ya es ex... pero el tema de los/as ex es para mañana.

    X cierto corazón, que el endocrino me ha salio de grati... es lo que tienen los seguros privados...

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. Bueno, cuanto me alegro encima sin pasar hambre y gratis, joder tio como te lo montas.
    Este finde extrenas chico nuevo ademas de zamparte el bocata.
    pasalo rico.

    ResponderEliminar
  4. sabes, ami la dieta del lagarto me a resultado bastante bien ,,come poco y folla arto'' jeje, felicidades por tu logro, besos!

    ResponderEliminar