miércoles, 24 de febrero de 2010

FINDE POLÍTICO

El pasado fin de semana, como bien sabeis volví a Galicia casi dos meses después y por suerte o por desgracia todo seguía más o menos como estaba. El motivo de mi visita no fue el cambio de aires, ni la morriña, aunque los necesitaba, no, la visita tuvo como objetivo principal una asamblea de mi partido político en Pontevedra.
He vuelto muy contento de este fin de semana en el pueblo, y de la asamblea también. La representación de mi pueblo, para variar fue de las más informales, llegando prácticamente los últimos, nos acomodaron en unas improvisadas sillas y repartieron el material necesario para la celebración de la misma. Muchas caras conocidas de la política a nivel provincial, diputados, senadores, alcaldes y demás cargos políticos y comenzó la chapa, esos discursos políticos, algunos más o menos acertados, más o menos encendidos, algunos polémicos o rancios, otros simples discursos de mitin, pero mi vista desde el minuto uno de la asamblea se centró en una espalda que tenía delante de mi. El representante de la agrupación socialista del pueblo vecino.
Y no lo puedo evitar cada vez que lo veo, pero me tiene impresionado desde la primera vez que me crucé con él. Gimnasio. Mis primeras sesiones, demasiado calor, demasiado esfuerzo, sudando por todos lados y frente a mi, en una bicicleta estática se coloca él con su traje de licra ajustado negro, y su cuerpo, pero que cuerpo, que no le sobra nada, ni le falta nada (quizá le falte barba, jajaja) como buen opositor a bombero, su gesto de esfuerzo y su sudor, mientras yo agonizante con la lengua de fuera disimulaba las miradas de deseo. Al poco, la hora de la ducha, y uno que es pícaro a la par que gayer, se las ingenia para (¡ohhh, casualidad!) coincidir en las duchas. ¿Es necesario que mencione algo de su apolíneo y cuidado cuerpo? ¿algo sobre ese tatuaje que hasta ese momento no sabía que tenía?¿Debo mencionar que en mi vida he visto cosa tal tan de cerca? (no, y no me refiero a tamaños, aunque algo de eso también hay).
En mi debut político a lo grande volvimos a coincidir, y mi sorpresa fue mayúscula ¿tal cúmulo de virtudes pueden además compaginarse con la política? ¿en el mismo partido que yo? ¿tenerlo presente en mi primer mitin sin que se me escape algún chascarrillo sobre mis pensamientos obsecenos en la ducha? Y así ha sido como me he ido comprometiendo más con la política, pensaríais que soy de los que buscan el bienestar de mis convecinos, la defensa de unos valores políticos, la lucha por mantener el "Wellfare State", o incluso podríais haber pensado que soy el típico que se mete en política para aprovecharse, alguien que sin escrúpulos pretende obtener el beneficio a costa de los ciudadanos, pero no, la política es algo más grande y lo mío como veis va más allá de todo eso. He entrado como hobby, pero ahora se que me mantengo ahí, además, por el mero hecho de alegrar la vista e intercambiar con R. alguna que otra palabra.
¿Pensabais que la política es algo feo? Os lo aseguro, en mi vida he estado tan contento con la política, jajajaja
Bicos ricos

3 comentarios:

  1. Niñooo!! ja ja Yo con el ascensorista tu con el bombero, aqui vamos de profesión en profesión.
    Respecto a tu compromiso politico mientras sea noble tu interés me parece perfecto que participes y si encima te alegras el ojillo con R, pues de puta madre.
    Besos ricos pillin

    ResponderEliminar
  2. Esto es solo un "alegrar la vista", pero si, daría para un par de posts por lo menos esto de Pimpf y las profesiones (sobre todo las uniformadas).

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. a mi no me gusta la politica... pero si mi barba, me afeite la semana pasada, ahora crece y seguira asi por mucho tiempo, ¿por que la pregunta?... besos de esos :P

    ResponderEliminar