lunes, 15 de febrero de 2010

LOS CHINIS NO SON LO QUE ERAN

Tengo una amiga china a la que hace unos meses que no veo y me encantaría tratar este tema con ella. De todos es sabido el carácter trabajador de los chinos, personas leales, serviciales, alegres, y como en el caso de mi amiga... llamémosle "Xian" por ponerle un nombre, aunque así la han "bautizado". Pues bien, los chinos no son lo que eran.

Chinos hay por todas las partes del mundo, quizá algo similar a lo que nos ocurre a los gallegos, con la salvedad de que pese a que ellos llevan años intentándolo, todavía no tienen un chino en la luna. Lo siento, pero eso solo corresponde a los gallegos. Siempre ha habido chinos, y cada vez son más en nuestras ciudades, y es normal esto, por que se reproducen como chinos.

Una vez llegué a Madrid comencé a conocerlos más, sus costumbres y sobre todo sus negocios. Ya no solo son restaurantes, ni tiendas de chinos, ahora también las de ultramarinos son suyas, las peluquerías, fruterías, pescaderías, panaderías (que no se cortan un pelo y te preparan hasta pan gallego), y pronto acabarán adquiriendo Bershka o H&M, que no me extrañaría nada.

Nunca les ha importado escupir en la calle, por que son de una cultura sin pudor, ni meterse un dedo en la oreja o nariz, o tirarse una boooombaaa. Pero eso es tema para otro día. Hoy, lo que me ha llamado la atención, es que comienzan a no ser tan eficientes como lo eran antes. He ido a una frutería china, y he tenido que hacer cola, les he preguntado por una fruta y me han dicho sencillamente que no la hay, cuando en otras ocasiones me habrían proporcionado bolígrafo y papel para que les escribiese el nombre de la fruta y a los pocos días la habrían tenido allí, esperando por mi. No solo he tenido que hacer cola, se me han colado como tres chinos hasta que decidí dejar allí mi manzana de dieta con la táctica que debería ser ya un grupo de fans de Facebook "Odio a los que dejan la cesta preparada al lado de la cinta del supermercado para ir haciendo la compra" o algo así.

Pero lo peor de todo, es que ya no te vigilan como si fueses un presidiario de Alcatraz, o mejor dicho de Hongweixing. Pues de lo harto que acabé ese día, a punto estuve de coger mi manzana y metérmela en el bolsillo. Si es que no puede ser, que estos chinos se nos están españolizando.

5 comentarios:

  1. Los chinos son una de mis manías, cari, debe ser cosa de nuestra galleguidad. Bueno, es que mi abuelo siempre decía que los chinos eran el peligro y que un dia iban a ponerse a andar y nos ibamos a cagar... Suena un poco racista y lo es, pero menos mal que mi abuelo no ha vivido para ver que el movimiento chino no iba a ser real, sino económico.... jaja

    Bezos.

    ResponderEliminar
  2. los chinos a mi no me gustan, son todos igual, odio sus ojos y sus miradas, es extraño pero natural en mi

    y dime q fruta buscabas?... besos!

    ResponderEliminar
  3. Thiago, supongo que la apreciación de tu abuelo es totalmente de su época, date cuenta que eran el peligro rojo, y encima son tantos y tantos!! Bicos ricos

    El Robot Humano, pues les pregunté a modo de casualidad si tenían mirabeles, que es una fruta típica (a la par que poco usual) de donde yo vivía. Yo normalmente no me fijo en los chinos, aunque los hay guapos, o asiáticos, y aunque una vez me liáse con uno. Eso si, todos dan unos masajes increíbles. Bicos ricos

    ResponderEliminar
  4. Creo que tu tienes algo con un chino, sindrome de estocolmo como minímo.
    El otro día lo que te pasó es que estabas muertecito de hambre y se te bajó la azucar y por eso viste con malos ojos al chino.
    Bicos Bicos riquisimos

    ResponderEliminar
  5. Jajajaaj, he tenido algo con un chino, hace años, una noche loca... o de chinos... na más, nunca más me he vuelto a liar con ninguno, eso si, había tan poca luz en aquel cuarto.... jajajaja

    Bicos ricos

    ResponderEliminar