lunes, 8 de febrero de 2010

MY PET STORY

Quien más o quien menos tiene una cuenta en Facebook, no vengo a decir nada nuevo con esta afirmación. Yo la tengo, y le saco todo el provecho que puedo.


Llegué a utilizar más mi cuenta en Facebook que mi propio messenger que venía utilizando, y todavía lo hago desde el momento en que apareció internet por mi casa, allá por los principios de siglo.


Al venirme a vivir a Madrid, el messenger fue uno de los modos de comunicarme con mi madre, pero a los meses me enfrascaba en el dichoso Facebook, hasta que un día me apareció por allí una solicitud de amistad. Mi madre.


Es obvio que la acepté, y a los pocos días llegó la invitación de mi padre, de mis tíos, primos y demás familia. El chat del Face comenzó a echar humo. Mi madre decía "yo me conecto a esto del Facebook por hablar contigo". Si bien, a los pocos días tuve la ocurrente idea de enviarle una invitación a mi madre para que tuviese una mascota virtual, las famosas Pet Society. A menuda hora. De repente el chat comenzó a ser menos frecuente. Mi padre se creó otra, y le siguieron tíos, primos y demás familia. Yo tenía mi mascota abandonada desde hacía tiempo. Los tuve entretenidos un tiempo.


A los días comenzaron a llegarme invitaciones de "amigos" que no conocía de nada, pero sus nombres me sonaban. Se abre la ventana del chat con mi madre y esta me dice "acepta a Fulanito de tal en el Facebook, soy yo, pero es otra cuenta para poder dar de comer a mi mascota". Y a ese Fulanito de tal, que no llegué nunca a aceptar como amigo, le siguieron Menganito de cual y Citanito de no se donde, a lo que se sumó la fiebre familiar esta en cadena de crearse cada uno sus seis cuentas de facebook para tener sus seis respectivas mascotas.


Las navidades pasadas mi hermano, en la cena de Nochebuena comenta sarcásticamente "solo te falta hacerle un hueco en la mesa para que coma la mascota". Y dicho y hecho. Allí se colocó el portátil de mi madre, con la mascota vigilando como nos zampábamos los polvorones, turrones y demás manjares navideños. Supongo que las próximas navidades, ocurrirá lo mismo en casa de mis tíos, primos y demás familia.

6 comentarios:

  1. ¡ay, que estresss!
    Yo tengo facebook, pero por una sola cosa, no se como cancelar mi cuenta y nadie me lo ha sabido explicar.
    Un día hasta me insultó un fulanito desconocido y la verdad que a mi ese estress de vida ni muerto. si quiero mascota algun día esa será de verdad.

    ResponderEliminar
  2. No seré yo el defensor del Face, pero tiene un montón de cosas buenas, entre ellas los amigos, los de verdad y luego, el resto de amigos (los de Face), eso si, lo de la mascota... en mi casa una aventura.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. jaaj que familia mas enrollada, no? La verdad es que yo tb. tengo facebook,tuenti, twitter y toda la pollada, pero no entro mucho pq si no me paso alli el día, como me pasa con dl MSN, y a mi lo que de verdad me gustan son los blogs.

    Pero supongo que será un rollo que se te una tu madre con todos tus amigos y ciber amigos alli... No? No quiero ni pensar que me aparezca mi madre por gaydar, jaja Ya bastante tengo con mi abuela fantasma...


    Bezos.

    ResponderEliminar
  4. Cari, no se que decirte de mi familia, no creo que eso sea ser enrollados, creo que eso es adicción, y yo pensando que era la oveja negra de la familia, pues va a ser que no, una panda de enfermos, eso si, al Bakala no han llegado todavía.... jajajaja

    ResponderEliminar
  5. realmente es un vicio tanto facebook como pet jaja yo llegue a tantoq llegue a hackearlo para aavanzar mas rapido y perdi todo cuando cerre mi facebook y me hice uno nuevo XD q estupides verdad,... un abrazo


    aps! unete hagamos de blog el vicio mas grande dentro de otro vicio tambien grande

    http://www.facebook.com/#!/group.php?gid=287675921401&ref=ts

    ResponderEliminar
  6. Corazón, desde el trabajo no puedo ver ese tipo de grupos por que me tienen capado el facebook, para mi desgracia y la de mi humilde granja. Pero trampas... contigo mismo?? Debo reconocer que eso está mal.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar