sábado, 27 de febrero de 2010

SIÉNTATE AHÍ

Él malote, ella choni, entran en la cafetería y él le dice a ella:

- Siéntate ahí.

Él joven veintiseis años más o menos, malotillo, con su cazadora con el cuello alto, sus pendientes de aro dorados en sus dos orejas y uno fluorescente asomando a un lado del labio, semi rapado con una cicatriz de las que se tienen por una infancia golfa en la cabeza, y sus zapas, relucientes.

Ella, joven también, "veintimenos", sobre los veinticuatro, muy choni, con su coleta en lo alto de la cabeza, pelirroja, un piercing también asomando por la comisura de los labios, su pantalón ancho y un ligero escote.

Tras esa frase, ella, sumisa, se sienta donde su chico le ha indicado, él mientras, se acerca a la barra y pide un café y un zumo que se los sirven al instante, mientras ella escribe un sms para su chico, lo avisa para que lo lea y le sonríe. Él se sienta frente a ella, saca un fajo de billetes de cincuenta y le da uno a su choni, ella, muy sumisa coge el dinero y sale de la cafetería. Vuelve un par de minutos después con dos cajetillas de tabaco, una de Winston, para él y una de Fortuna, para ella.
Yo quiero un malotillo en mi vida así, y si no es malotillo, por lo menos con esa actitud, que me diga donde tengo que sentarme, que me envíe por tabaco. Claro que, en mi situación esto no funcionaría, me rebotaría y terminaría diciendo "ve tú a por el tabaco que para eso tienes piernas" y es que con este carácter no voy a ningún sitio, aunque inicialmente parezca yo muy tranquilo y muy sumiso. Soy un observador de la gente, me quedo siempre con todo lo que me rodea, menos con los detalles importantes, miro, y me quedo con lo que realmente me gustaría tener.

He tenido la gracia de dar con D., en su día, al que sé que le habría gustado también tener un malotillo así, y que le indicase donde tiene que sentarse, o quien dice eso, que tiene y que no tiene que hacer, y a mi que él fuese a por mi tabaco. Pero es imposible, él es de la liga antitabaco, y yo de la liga anti-imposición. Y Billy Sive ¿qué? El terminaría comprándome el tabaco y pidiéndome que dejase de fumar, mientras, yo sería su malotillo particular, claro que yo no llevo dos pendientes de oro, un simple piercing en una oreja, y no es ni de titanio.

¿Siempre tengo que ser yo el chico?

5 comentarios:

  1. yo llevo 4 piercing en la oreja y eran 5 me quite uno, llevo barba ya de casi 2 semanas y generalmente por mi look todos me ven como '' el chico intelectual, serio, enojon o algo asi'' ahora me pregunto, ¿Siempre tengo que ser yo el chico?, si siempre me dicen que tengo q hacer....

    besos barbas y mas

    ResponderEliminar
  2. Ummm rol sumiso o algo así? No se, creo que yo seguiría el mismo, no soy nada capaz de llevar las riendas de nada, me siento incomodo en el papel de quien tiene que llevar la voz cantante y por regla general no lo hago. Pero si hay que ponerse matole me dices y ya, así que nada. Mañana a las siete en gran vía pa tomar un café y no admito un no por respuesta jajaja.

    Besos cielo

    ResponderEliminar
  3. Oish, yo no soporto las imposiciones, menos imponer, aquí cada uno pone algo de su parte.

    ResponderEliminar
  4. El Robot Humano; ese chico de los piercing y barba... no es el intelectual... es el chico...

    Alex, Gran Vía... esa actitud es la que me gusta... ser la chica x un día...

    Bell; no son imposiciones... mientras la otra persona esté a gusto... es dejarse llevar...

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  5. Dejarse llevar, esa es la palabra.
    Lo importante es estar y ser feliz.

    ResponderEliminar