viernes, 26 de febrero de 2010

VIAJAR A GALICIA EN AUTOBÚS (I)

Creo que con el título del post de hoy tendría para hacer un blog entero, contando anécdotas de cada una de las veces que este año he ido y venido en autobús desde Madrid a Vigo.

Suelo utilizar este medio de transporte que me permite tener cierta flexibilidad con los horarios, su precio no es económico, y se podría decir que en general, viajar a Galicia en autobús no es ni cómodo, ni agradable, ni confortable, pero lo acabas haciendo por que te autoconvences de que el fin justifica los medios, e ir a Galicia, está muy por encima del tipo de transporte que elijas.
Sin embargo, de mi último viaje a casa solo puedo decir que he tenido suerte y que ha sido todo más tranquilo de lo que me esperaba, o mejor dicho, de como han sido la mayoría de mis viajes. En este último hay poco que reseñar.

Por supuesto saco siempre mi visión más depredadora. La ida hacia Vigo comenzó con un Pimpf ilusionado, veo mi billete que indica el asiento número 6, y justo en el asiento número 5 un mulato brasileño, que creo que ya he mencionado alguna vez que a mi estas mezclas culturales y de pieles morenas me encantan, y que ojazos el chico. Me siento, preparo mi ritual de viaje para acomodarme y llega una chica que me comenta que estoy en su asiento... si, la ilusión al ver al chico hizo que confundiese mi asiento con el que estaba justo detrás. Pese a ello, este pequeño traspié no disminuyó demasiado el resto del buen viaje que tuve.
La vuelta ya fue otra cosa, esta vez me senté en el asiento correcto, y un chico muy guapo sudamericano era en esta ocasión mi compañero de viaje y quizá de sueños. Así fue, encantado de la vida, y menos mal que no soy de los que se le escapa la mano mientras duermen o de los que roncan en el autobús, aunque la fantasía de tener algo en un viaje de autobús siempre me ha llamado poderosamente la atención.
Debo recordar a mi gran público que he vuelto a coincidir en el autobús con Javier, como era de esperar, y que como era de esperar también, no cruzamos palabra.
Bicos ricos

9 comentarios:

  1. Tiene su morbillo lo de viajar, sea en tren en bus ó en auto stop como decía esa canción tan vieja del puente a Mallorca.
    Pero jodas a parte lo del bus debe ser tedioso, porque imagino que habrá como 600 kms ¿no?
    ¿Para cuando tenéis AVE? a mi se me hace mas llevadero con el tren porque lo del bus con las patas largas que tengo ufff...
    Oye y el mulato no te guiñó el ojo, vas a tener algún relato en todorelatos,com
    Besitos chaval que te sea leve

    ResponderEliminar
  2. No, yo creo que me vió con cara de corderito degollado por como yo lo veía con cara de deseo, y que ojitos que tenía.. más mono él, luego me vió con cara de "por favor que seas tu mi compañero de viaje y no la petarda esta que no para de protestarle al conductor para que le de el asiento con ventanilla".

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. NUNCA! he tenido esa suerte de recrear la vista o fantasear en el autobus (generalmente camino y cruzo miradas jeje) pero si recuerdo una vez cuando subi a un taxi, el chofer muy amable me pregunto: ¿a donde vas? a lo que yo respondi '' por el shopping'' (que es donde me deja el taxi y sigue su recorrido). luego en el trayecto pregunto lo mismo , a lo que yo di la misma respuesta y a la tercera vez de la misma pregunta indique el camino a mi casa y bien, me llevo hasta la puerta de mi casa, me miro y sonrio y nunca entendi porque... ¿que piensas tú?, ¿soy un idiota? o_O!... BESOS!

    ResponderEliminar
  4. Hombre, yo tampoco es que sea un aguililla para estas cosas, no hay como echarle cara a veces, pero lo de tu taxista puede ser, o bien que el hombre estuviese distraído o que si, quizá quisiese algo más.
    (respuesta a la gallega)

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  5. Pimpf ¿Javier es al menos monillo?
    ¿te interesa algo?
    Quizas el pobre está como yo con mi ascensorista que no se atreve.
    Robot tu chico de virtudes, el taxista quería lío contigo, pero bueno, no pudo ser.

    ResponderEliminar
  6. Monillo? bueno, no se, yo lo veo normalito y pequeñín, pero que conste que a mi me encantan los bajitos, y siempre muy resuelto él, pero no, no lo veo apenas de mi estilo, aunque un repasillo tampoco se lo negaría, o viceversa.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  7. pues que suerte tienes, cari.. pq yo las pocas veces que he ido en autobuses lejos me tocaba una gorda sudorosa o una delgaducha marisabidilla (como Rosa Diez)... y tu siempre con un chico guapo cerca.

    Y no sé si es mejor que te toque en el asiento de al lado, pues solo te atreves a arrimar la pierna jaja sin embargo si va en el asiento delantero te puedes fijar mejor en los detalles: su perfil, su nuca, sus movimientos, da mas juego...

    Yo en el de ir a Madrid, no lo creerás, pero voy a veces con un vecino que me encanta. Es guapisimo, aunque con car de antipatico. Vive 4 casas mas allá y ni nos saludamos. Pero el dia que se me sentó a mi lado, me apretaba la pierna caliente le ijoputa que me puso nerviosisimo... pero al estar tan cerca ni me atrevía a mirarle a la cara... ay!. Eso si, fui hasta moncloa empalmado y apretando yo mas la pierna a la suya. Llegué con dolor de huevos, jajaa

    Bezos.

    ResponderEliminar
  8. jajajaja, muy wena Thiago... pero como bien dije, el tema "trasporte a Galicia da para muchos post" y no siempre tienes compañeros agradables, creo que pronto subiré el post de cuando tuve una trifulca con la que tenía sentada delante de mi y montamos todo el bus en cólera, si, una marisabidilla como Rosa Díez, eso si... lo tuyo con tu vecino es casi como lo mío con Javier... solo que además.. trabajamos en el mismo sitio (auqneu no es tan monillo).

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  9. Jejeje. Yo los viajes en autobús no los soporto Nina vez viajando a Galicia el chico de mi lado me pregunto si lo podía despertar cuando llegáramos a una estación en concreto, pero le comente que yo también quería dormir. Nunca me han pasado estas cosas. Jejeje

    un beso cielo

    ResponderEliminar