viernes, 19 de febrero de 2010

VORVÉ

Comenzaba a notarme intranquilo, impertinente, nervioso, e incluso malhumorado, llevaba tiempo sin ir a mi Galicia, a mi pueblo, y este fin de semana voy a vorvé.

Precisamente hoy, saldré de trabajar un poco antes y me daré el palizón del siglo de casi cada mes, para cogerme ese autobús que me lleve allí donde todos me quieren, donde casi nunca me he sentido solo, donde tengo unas rocas de pensar, y cuando comienza a hacer calor, me paso allí las tardes, pensando. Allí me pasé tardes llorando, frustrado, esperando algún sms que nunca llegó, y definitivamente me volví a mi casa sabiendo que todo lo que había pensado no había sido en vano, y de hecho me ayudó a ser más fuerte.

Llegaré, y como siempre, habrá alguien en la estación esperándome con los brazos abiertos, ansioso por contarme todas sus novedades, por ponerme al día, por darme un abrazo y sentir el calor de mi lacerado y ahora, macilento cuerpo.

Llegar en coche y comprobar que todo está más o menos como estaba antes, y ver con emoción cual es la primera persona del pueblo a la que ves desde las navidades. Ver como te ladra tu perro, nada más escucharte, como abrocándote por haberlo dejado abandonado tanto tiempo, y acto seguido juguetear contigo, sin parar de lamerte la cara.

Y luego la noche, irte a cualquier pub sin la necesidad de quedar con nadie, tranquilamente sin teléfono móvil, y encontrarte allí a tus amigos, o a cualquier conocido o más o menos allegado que se para contigo y se preocupa por ti.

Y eso, no lo tengo en Madrid.

6 comentarios:

  1. joder cari, lacerado y macilento es un poco fuerte, eh.. jajaa

    Pero tienes razón. Madrid puede ser genial pero tb. mata. Eso de Galicia de salir a la calle y encontrar a todo el mundo puede ser bueno, aunque a veces tb. es opresivo. y pensar en unas rocas frente a las olas es una maravilla, yo tb. tengo mi sitio, mi rompeolas preferido, pero también te digo que tengas cuidado con este tiempo, que lo malo de galicia es que tiene el mar, pero en invierno, casi es mejor no acercarse...

    En fin, que siempre está bien volver a las raices, cari. que lo pases bien. Yo igual voy la semana que viene. BEzos.

    ResponderEliminar
  2. Cari, lo de lacerado por infeliz, y lo de macilento, weno, más que nada por la pérdida de peso, que no me van a conocer en casa.

    "La Mar" en invierno si, es jodida, habrá que esperar a primavera-verano para lucir desnudez frente a mis rocas, y weno... lo pasaremos bien, poco tiempo, pero... siempre vale la pena.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. Aish, melancolíco que está de su tierra "saudade" creo que es ¿no?
    Te entiendo perfectamente, lo he sentido igual pero con mi tierra que es esta donde estoy ahora, pero se llega a añorar Madrid, su deshumanización, sus prisas, sus indiferentes miradas y esas soledades tan hondas que te embargan.
    Disfruta de lo tuyo nene, volverás renovado.
    Bicos ricos picha mia

    ResponderEliminar
  4. Me olvidaba de la querencia que todos tenemos con la mar.
    Es una pena que esté tan revoltosa , aqui ahora esta terrible, pero no es normal , nuestra mar es mas pacifica que la vuestra.
    Yo tambien tengo mi rincón, mi roca desde donde contemplar su viveza y recibir su paz.

    ResponderEliminar
  5. Se echa mucho de menos, en invierno menos, pero es de lo primero que te asombra al entrar en Vigo, la primera vista sobre la mar. Pero yo creo que esto está revuelto a perpetuidad. En ello estamos, y hoy dormiremos (si hay temporal) escuchando las olas romper.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  6. Si, saudade es una palabra que lo define, pero la más conocida internacionalmente es, morriña

    ResponderEliminar