sábado, 27 de marzo de 2010

KNOWING THE FUNCIONARIA

Estos días pasados he estado algo liado, pero es que se me pasan los días en Madrid volando, siempre con actividades extraescolares que hacer y no he parado, por ello apenas he tenido tiempo de postear con tranquilidad desde mi despashito, ni de hacer ningún comentario soez en vuestros blogs desde mi casa. He estado ocupado en un curso, por allá, cerca de la Avenida América.

El curso era sobre una aplicación informática, y tras un periplo para encontrar el aula de informática, recorriéndome varias manzanas, me han colocado, por llegar tarde con una señora, en el mismo ordenador. Bien, esa señora, mi compañera de curso es funcionaria. Pero no una funcionaria cualquiera, que va, la clásica funcionaria, que en esto, y pese a que hay costumbres que no se pierden, ella es de la vieja escuela. Pasen y vean.

Mi compañera, una señora camino de los sesenta, rubia natural (jajajaja), ojos azules y gafas de pasta, de las típicas funcionarias que para trabajar con el ordenador levantan la cabeza y leen por debajo de las gafas. Y nos ponemos manos a la obra, entre otras cosas por que llegué media hora tarde y la señora estaba ya inmersa (e inmensa) en el curso. Mi misión era aprender, el de ella, manejar la aplicación. Tras varios intentos míos por alcanzar la velocidad de crucero de los profesores me di por perdido, cogí una hoja y planeé escribir este post, y algún otro, si, escritura manual de la de toda la vida, donde fluyen más y mejores ideas. Ella, se da cuenta en un movimiento mío de cabeza que estaba próximo a caer en las manos de morfeo, y me pregunta directamente donde trabajo y ahí comenzó un aprendizaje doble, por un lado el curso y yo, y por el otro, "Conozca a una funcionaria de la vieja escuela" (pero de cerca).


Bien, he aprendido varias cosas, en primer lugar, la funcionaria de la vieja escuela, se permite interrumpir a los profesores, pero no para preguntar cosas sobre el curso, para comentar uno y cada uno de sus movimientos de ratón. Otra de las cosas que he aprendido ha sido a protestar para salir cuanto antes del curso, independientemente de lo que hubiésemos aprendido, por que, para salir siempre hay prisa. El café, fundamental, hay que tomarse el cafelín, yo de hecho lo tomo siempre, pero hasta la hora que te fijan para que vuelvas al curso, aunque, justo antes de entrar, siempre puedes fumarte un cigarrito. Pedir mini descanso para fumar. Presumir de cuanto se trabaja en su Ministerio, eso es fundamental de cara a la galería, de cara a los compañeros es totalmente distinto. Limitación de las funciones, es decir, el curso ha sido extenso, para lo poca cosa que parecía, con muchas opciones que nos enseñaron que básicamente utilizan solo jefes y jefazos, por si algún día lo somos, y ahí, te dice la señora "esto no lo vas a hacer tú en la vida, así que no se para que lo aprendemos, nosotros para otras cosas" y acto seguido suelta el ratón. Perderse a mitad de una explicación, y abandonar.


No es suficiente, al final del curso, prueba práctica. Y como no, mi compañera y yo nos apañamos como podemos con todo lo que hemos "desaprendido", pero somos los primeros en terminar, y con nota, muy sobrados. Y como no, regodearnos sobre el resto, gente preparada de verdad.


Al final yo creo que he tenido una buena maestra, pero para la vida, para mi futuro laboral, así que yo en breve me compraré un chaleco, y una pajarita, que es algo muy de moda, unos pantalones de pinzas y a trabajar, y me procuraré unas gafas de lectura, para leer por debajo de ellas con la cabeza alta. Que no se diga, pero aprender de una bicha, aunque sea en el trabajo, a mi me enriquece.


¿y tú? ¿cueces o enriqueces?

5 comentarios:

  1. Yo al mismo tiempo que cuezo el marisco lo enriquezco poniendo en la olla un poco de laurel, cebolla, no me toques la polla, y para terminar, no me he enterao de na picha mia,

    ResponderEliminar
  2. nooooooooo, no te pongas eso, jejejejejej.... bueno, ahora yo tendría que decir... QUE MORRO DE FUNCIONARIOS. jejejej.. en fin, pues eso, que lo digo, que hombre, un poquito de cara de echan a la vida. Que no digo que sean todos, pero ozu... vaya con algunos... Bueno, si lo aprobaste esta bien..

    A mi es que la cocina no me gusta, y según lo que sea lo otro, lo cuezo o lo enriquezco, porque pa que, pa que pa que.. jejejej

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  3. Bell, muy técnico? Saca la conclusión de que conocí a una funcionaria de cerca, y que terminaré comprándome un chaleco para trabajar.

    Alex, ¿qué no me lo ponga? Jajajaja, no se, eso siempre es tendencia, y una buena forma de que me salga la mala hostia que a veces tanto necesito no??

    Bioos ricos

    ResponderEliminar
  4. JAJAAJ me estoy imaginando a la rubia natural de gafas de pasta...qué estupenda ella...claro que sí!antes muerta que sencilla jajaja Bueno algunas cosas como lo de protestar por casi tó etc..eso no hace falta irse a un curso jaja mismamente las abuelas tienden ha hacer muchas de esas cosas que comentas jajaja las personas mayores en general...

    Pero lo peor de tó es...¿terminaremos así nosotros tb?jajaja yo siempre digo NOOOOO pero luego me paro pienso y digo "pero si casi tod@s son así...todos en su moment fijo que decían NOOOO y mira.." jajaja

    Va..sea como sea aprender no sé si aprenderás más,menos,del curso o de la señora,pero divertirte te diviertes un rato largo con esta señora y sus "pintas" jaja

    En cuanto a lo de tu vestir,pues ponte lo que te de la gana! xD Pero no por modas ehh!sino porque te guste..jum! jaja

    Un besoteee chiquillo !=)

    ResponderEliminar
  5. Si me ha encantado la imagen de la mujer, yo tmb soy funcionario y conozco a las de esa clase.

    ResponderEliminar