miércoles, 31 de marzo de 2010

MI BILLY SIVE (RECUPERANDO LO IRRECUPERABLE)

Continúo aquí el repaso por esta relación con mi Billy Sive, que me ha hecho perder más pelo de lo necesario, a una velocidad insospechada, y más de un kilo, aunque, claro, ser una bicha, también ha acelerado que yo le hiciese perder algo de pelo a él, y que le cayese parte del pelo del entrecejo al Mini-Pimpf que se buscó Billy. ¡Qué maligno soy!


En el post anterior a este, terminaba diciendo que nos habíamos propuesto ambos, no olvidarnos el uno al otro, y mantener siempre por encima de todo nuestra amistad. Paparruchas. Estas cosas ya se sabe como funcionan. Chico conoce a chico, deja a su otro chico y esto se acaba definitivamente, pero he te aquí con alguien tozudo y cargado de un gran sentimiento de culpa empeñado en mantener lo prometido.


Mi primer viaje a Madrid fue triste, en un bus, de madrugada, esperando un sms de última hora de ánimos por su parte que nunca llegó, y mis lágrimas al pasar el autobús por el pueblo de su Mini-Pimpf, al imaginar que a esas horas, probablemente, ambos estarían por algún bosque disfrutando de su recién iniciada relación, con una ilusión jamás imaginada. Me busqué las castañas en Madrid, en un par de días había conseguido piso y arreglado casi todo el papeleo de mi nuevo trabajo. Todo un éxito. Pero no me puedo sacar de la mente aquel lunes lluvioso de marzo, caminando por la Gran Vía, con lágrimas en los ojos, los pies empapados y sin parar de pensar en mi Billy Sive.


En mi regreso, a los pocos días, esperaba una llamada suya, que tampoco llegó, un sms o un correo, y nunca llegó nada. Mi impaciencia pudo más, y me hizo dar el primer paso. Era obvio que tampoco quería molestar demasiado, uno es empecinado, pero también debe saber respetar al ex y sobre todo a su nueva pareja. Pero aquel primer correo que le envié fue sucedido por otros correos, y cada día uno, en el que no solo le relataba lo que me iba sucediendo, también lo braseaba con explicaciones y recuerdos de antaño, y le daba algún que otro tirón de orejas.


El jueves santo de 2009, fue fatídico. Recibí una llamada suya, por la noche, y me volví a ilusionar como un niño con juguete nuevo, pero su tono de voz amenazante, y el mensaje, fueron demoledores, y también eran de esperar, no más correos, no más llamadas, nada de molestar, nada de nada. Yo todo mono de fiesta, mi cara cambió radicalmente... y decidí, en ese momento, que quizá fuese lo mejor, y tuve un cambio de actitud y de pensamiento ese mismo viernes santo.


Sin noticias de Dios durante un tiempo, y Dios sin noticias mías, fueron pasando los días, que no mi pena, hasta que un día me llegó un correo que decía "nunca me voy a olvidar de ti" entre otras perlas, y de por medio hubo durante un tiempo, unos correos en los que yo había ya tomado consciencia de la situación de la pérdida, pero que aún por encima, él, sin insistir demasiado, me contaba sus problemas con su Mini-Pimpf... así es, pasé una temporada de alegrías y tristezas.


A ello le sucedió una cena, la primera en muchos meses, en un rato que me concedió audiencia de mala gana, pero que terminó con una despedida formal en la que él no pudo evitar poner cara de panoli enamorado, y si, charlamos mucho, y bien, y yo le hablé por primera vez de mi D. con el que yo llevaba ya un par de meses.

5 comentarios:

  1. Los ex- son lo peor, deberían estar prohibidos por la Ley, aunque fuera por la ley del Amor. pero como estamos en los días del amor fraterno, bueno es tener un recuerdo piadoso para ellos... ¡así los confunda el diablo!

    Bezos

    ResponderEliminar
  2. Yo en el fondo le tengo cariño, al fin y al cabo... lo manejé durante muchos años a mi antojo.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. Tu tienes que explicarme a mi en privee, que es para ti una bicha, porque no te entiendo pichita.
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Ummm, pues debe ser complicado sentir esas cosas, sobre todo cuando te dejan y tu sientes aun algo especial. Nunca lo he vivido así, pero imagino que tiene que ser dificil terminar una relación y seguir viendo a la persona como si no hubiera pasado nada.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  5. Bell, coño, que el resto del texto no varía si elimino el comienzo del post... amos... no es tan difícil sacar la conclusión de q estaba pillao x mi ex....

    Alex, weno... claro que se puede sentir, que te dejen, no quiere decir que tengas que odiar a una persona sistemáticamente... en nuestro caso... llegamos a la conclusión de que no habíamos coincidido los dos plenamente a la hora de enamoarnos... sencillo??? jajajaja

    Bicos ricos

    ResponderEliminar