sábado, 20 de marzo de 2010

PIMPF Y YO

Tener un alter ego creo que está muy bien aunque no es mi caso, por si alguien lo pensaba, nada más que aclararlo, o aclarármelo a mi mismo.

El blog tiene cerca de dos meses y lo he creado a raíz de ese nombre mágico de uno de los temas de Depeche Mode, simplemente, Pimpf y Pimpf soy yo..., no hay más.

Pimpf no tiene inteligencia propia, tiene la que arrastra de mi, y se que no es mucha, pero le da para ir tirando. Pimpf no ha hecho una super dieta, ni va por los 14 kgs en menos de 3 meses, pero algo ha adelgazado, fijo. Pimpf no ladra a su casera, ni tiene problemas con D. mientras piensa en Billy a cada rato. Pimpf no es más que una extensión fuera del armario de mi mismo reflejada en el mundo bloguno, e incluso me atrevería a decir que ni tan siquiera llega al estatus de extensión.

He visto alter-egos de todo tipo, desde super héroes a villanos, o escritores famosos (y como diría el otro, tuberculosos varios), y en el mundo bloguno hay un montón, aunque quizá el más recordado por todos sea el personaje de ficción, Jeckyll y Mr. Hide. Bien, yo y Pimpf somos lo mismo, la misma persona, pero que nos manejamos en escenarios distintos. ¿Qué armarizado no vive en estos dos estados?

Si bien debo confesar que en varias ocasiones mi Billy Sive me ha dicho que soy como un psicópata (en el buen sentido de la palabra, jajaja, si lo tiene, nada de peyorativo), y suele compararme con Dexter, Dexter Morgan del cual me considero un fiel seguidor. Billy dice a menudo que lo que a mi me encanta es el riesgo de la doble vida, y creo que si, es como fumar a escondidas e intentar ocultar el olor a tabaco cuando se es adolescente. A mi me encanta jugar con lo del armario, dejar pistas, y disfrutar a cada rato sabiendo que de momento no he sido descubierto. Y recalca Billy "y es que encima eres un arriesgado". Si, de hecho estoy considerando este blog como una extensión del jueguecito. Dando miles y miles de pistas, lo que yo considero una forma dulce de salir del armario, o cuanto menos, de liberarme escribiendo a la vez que continuo el juego.

En definitiva, no se si he aclarado que no es Pimpf mi alter-ego, o yo el alter-ego de pimpf, el caso es que vamos juntos, de la mano, en situaciones distintas. ¿Alguna duda? Por que yo en estos momentos no se bien ya cual de los dos soy, y es que esto de los personajes o los nicks y estas cosas están bien, pero lían un montón.

Bicos ricos

4 comentarios:

  1. Con la resaca de la boda, te has hecho la pichilla un lío. ¿a que si?
    que si tío que eres buena gente seas Pimpf A ó Pimpf B, las mezcla de ambos me gusta.
    Besos majaroncete.

    ResponderEliminar
  2. PImpf, y quien escribe a Pimpf: Todos, en el mundo bloguero, somos otras personas, incluso otros nombres. Es algo que muchas veces necesitamos, es como quitarnos la mascara que llevamos encima y que hace que aquí nos sintamos más cómodos. Entiendo perfectamente tu forma de actuar, pues aun habiendo salido del armario con unas cuantas personas, en muchos momentos hago eso mismo, dejar pistas, decir sin decir. Es como una necesidad que está dentro de nosotros.

    Psicópata... ??? quien no lo es jejeje..

    Un besote cielo

    ResponderEliminar
  3. Bueno, tú puedes querer ser quien quieras, claro, pero si eres una expecie de Dexter de los blogs, un asesino simpático (es un decir, jaaj) que va exterminando a los blogueros que se escapan de la justicia (literaria, jaaj) eres de temer.

    Dar pistas está muy bien, y es un juego muy divertido, siempre que no te pases o te salga el tiro por la culata, luego no nos vengas llorando que te han pillao, jaja

    bezos

    ResponderEliminar
  4. A mi me encanta... si no, perdería toda la gracia... hoy sin ir más lejos mi mejor amiga me dijo "un compañero mío de trabajo dice que tú eres gay", puse cara de poker, y enseguida se ecahron a reir ella y los que nos rodeaban, diciendo "Pimpf gay.... jajajaja, no nos hagais reir", y otra vez... prueba superada.... ese fue el momento para decirles... "yo no, pero mi novio si".

    Bicos ricos

    ResponderEliminar