jueves, 18 de marzo de 2010

VIAJAR A GALICIA EN AUTOBÚS (II): o "Coger la postura y perder la compostura"

Este fin de semana tengo que volver a Galicia, por asuntos de causa mayor, no me iré hoy, lo haré mañana a primera hora, curiosamente, la misma hora a la que se va mi Billy a su ciudad mediterránea con mar, tampoco lo haré en bus, me llevan en coche, con lo que el viaje se hará más llevadero y no como este capítulo que quiero recordar de uno de mis viajes en bus.
Que viajar en Auto Res es un suplicio lo sabíamos todos, desde siempre, por qué hacer el recorrido Vigo-Madrid, o viceversa es cansino, aburrido y eterno. Si sumamos a esto, que los últimos viajes no han sido del todo cómodos, y que en el último, de vuelta ha Madrid resultó ser de lo más accidentado, en el amplio sentido de la palabra, pues tenemos una bomba explosiva. Pero pensar que has tenido un mal viaje y que la próxima vez no te ocurrirá algo similar, es un error.


Tras un viaje en metro de tensión con miedo a perder el bus por que a un individuo solo se le ocurre lanzarse a la vía para suicidarse, aunque con final feliz, tanto para el señor, como para mi que llegué a tiempo para coger el autobús. Tras ese viaje, llego al autobús, en mi asiento hay una señora sentada, le permito seguir en su sitio, y me coloco yo en la ventanilla. Hasta aquí, todo transcurría con más o menos normalidad. Al poco es la hora de partir, pero el bus no arranca, fuera hay una discusión chofer-chica. El chofer le ofrece un asiento en nuestro autobús, delante de mi (por cesión generosa también de su compañero de asiento). Le explica a su compañero, que ella tenía billete reservado en el otro autobús, pero lo más probable, es que estuviese ocupado por otra persona, a veces las reservas online funcionan así, mal.


De primeras, mi compañera de viaje y yo nos damos cuenta que el asiento es incomodísimo, con los delanteros pegados a nuestros morros, sin apenas sitio para colocar las piernas, yo, para más desgracia, estoy en ventanilla, pero con viga en el medio, y rodeado por todos lados. Con el calor de Madrid, la situación semejaba difícil. Dos asientos más atrás, al otro lado del pasillo un señor grueso viajaba solo, y no paraba de hablar, con unos y con otros, y me imaginé intentando dormir, pero no pude, me imaginé leyendo, tampoco pude.


Comienza el viaje, y el incidente. La chica del asiento delantero, antes acalorada y que todavía me parecía maja estira su asiento hacia atrás, lo máximo que le es permitido. Experimento una sensación de claustrofobia, porque entre el asiento delantero y mi nariz no hay ni cinco centímetros. Mi reacción, la típica de los que intentan respirar, echar mi asiento para atrás, lo que se conoce como efecto dominó. Le comento al chico que tenía detrás, africano que me voy a echar para atrás, si no le parece mal. Lo hago y él se queda aprisionado. Le comento que haga lo mismo que yo, se queda más a gusto, pero la chica que está detrás suyo se siente presionada, y hasta ahí llega el efecto dominó, porque ella no puede echar su asiento más para atrás. Problema. El chico africano (que viajaba solo en los dos asientos), echa su asiento para adelante y me pide que haga yo lo mismo. Lo hago, y aguanto un rato, hasta que me empecé a poner morado. Cogí mi libro, me puse a leer, pero lo tenía tan cerca que no me daba la vista, tuve que abandonar el libro al instante. Mi compañera de asiento, que hacía esfuerzos por dejarme mover los brazos cuanto quisiese, me sugiere que le comente a la chica del asiento de adelante que mueva su asiento. Y fue lo que hice, y el desencadenante del jaleo.


"Perdona, podías echar un poco el asiento para adelante, que me está costando hasta respirar?", con mi más o menos educación, reconozco que me faltó el "por favor". Se gira (ella si, que podía, hacerlo, yo estaba aprisionado y aunque lo intentase me era imposible), y me contesta educadamente en las formas, aunque no en su contenido. "Mira, yo para empezar no tenía ni que estar en este bus, y me han puesto aquí, y ya que no hay ninguna norma que me impida echar el asiento para atrás, no lo voy a bajar". Mi cara, entre sorpresa y estupor. Mi reacción fue comentarle "es que estoy tan aprisionado que me cuesta respirar, en serio, solo un poco más hacia adelante me basta", y repite su cantinela, sobre su problema con los billetes, pero esta vez ya perdiendo las formas.

Le respondo:

- Mira bonita, te he pedido por favor si puedes echar un poco el asiento para adelante, si quieres lo haces, y si no quieres, no lo haces, nada más - me coloco mis auriculares- pero no me cuentes tu vida, que no me interesa lo más mínimo.


Incidente zanjado. No. Como había sido poco molesta, se permite el lujo de darse golpecitos con la nuca contra el respaldo de su asiento, mientras yo tenía que abandonar mi segundo intento de leer mi libro. Y comienzan los rumores, el señor que no paraba de hablar, seguía hablando, al africano, a mi compañera de asiento, a las chicas que estaban sentadas delante de él, detrás del africano, allí no había distinción ni distancias, él hablaba con todo el mundo, hasta conmigo, que hacía por no escucharlo con mi música puesta en mis orejas. Fui incapaz, y tuve que contestarle cuando escuché:

- Cámbiate para los asientos de atrás de todo.

- Ya señor, pero es que resulta que yo he pagado este asiento, y no otro, y atrás no me voy, que tampoco se puede reclinar el asiento, solo le he pedido a esta chica que se eche un poco hacia adelante, creo que no es una petición exagerada.


Me vuelvo y le digo al africano, que lo siento por él, pero yo, si quiero seguir respirando tengo que echar un poco el asiento para atrás, que si quiere, lo que él puede hacer, es, de momento, sentarse en el lado del pasillo, así yo no tengo a nadie detrás, no le molestaría, y mi compañera se comprometió a no bajar su asiento. Problema arreglado. No.


El chico africano aceptó con pocas ganas, el señor que no paraba de hablar se fue hacia los asientos de atrás, pero la señora que estaba sentada detrás hizo un gesto de cambiarse de asiento, por que a ella no le entraban tampoco las piernas. Y mientras yo le comentaba mi situación a la señora (que la comprendió), entre comentarios míos del estilo:

- Es que si sigo sin poder respirar, en una de estas, os va a acabar oliendo mal, porque yo sin respirar varias horas no aguanto.

Se gira la chica y me dice:

- Para empezar yo no tenía que estar sentada aquí, y no hay ninguna norma que me impida echar mi asiento para atrás, llevo desde hace 10 minutos escuchándote, y no voy a mover el asiento para atrás.

- Ya se que estás en tu derecho de no echar el asiento para atrás, yo estoy en mi derecho de hablar con quien quiera, no hay ninguna norma que me lo prohiba, y encima, me ampara la Constitución, en mi libertad de expresión, si no vas a echar el asiento para adelante, por lo menos no des por culo al personal.


Y escucho a mi compañera contestarle:

- Y por lo menos un poco de educación, que nosotros tampoco tenemos la culpa de que no tuvieras que ir sentada ahí, y te estamos aguantando.


Se escuchan más rumores del resto de asientos próximos. Hasta que tras pactar con el señor que no paraba de hablar, me fui yo para su asiento, él para atrás de todo, mi compañera de viaje, encantada, porque pudo colocar su bolso en el asiento de al lado, el africano respiró aliviado, y volvió a la ventanilla, las chicas de detrás aliviadas. Y mi querida busca polémicas de la tarde, a lo suyo. Problema solucionado? Si, pero ella, podía dar todavía más por culo. En una parada que hizo el autobús, desapareció, y hubo que esperarla 5 minutos, ante los comentarios de gran parte de la gente del autobús que decían:

- Es que esta chica viaja sola, sin nadie a su alrededor, y conducen para ella nada más.


Bien, cuando llegamos a Vigo, ella por fin movió su asiento hacia adelante. Pensé decirle "por mi no lo hagas", pero mi instinto me dijo, Pimpf, mejor está callado.

12 comentarios:

  1. ja no sé en que autobuses viajas tu, cari, pero yo tengo entendido que la clase supra es muy buena y hasta te regalan cositas. De todas formas yo antes que ir aprisonado, oler a alguien que huele mal, etc. prefiero irme a los asientos de atrás desde el principio, en eso soy antisocial...

    pero vamos, lo peor es que de un finde casi pierde la mita en viajar, cari, para ir tan lejos.. Pero bueno, si tu dices que vas por motivos familiares, irás, pero no estoy seguro, jajaja.

    Bezos.

    ResponderEliminar
  2. Cari, tengo una boda.... estoy ya hasta los mismísimos de ir y venir, que llevo un mes que no paro, semana si y semana no. Yo si consigo pasillo, no suelo tener problema y estiro por allí las piernas. Pero corazón, clase supra... yo voy en los normalitos... linea común.. que mi sueldecillo no me da para cucamonas, y si puedo coger el billete con antelación, pues avión, que eso si que es supra.

    Bicos ricos

    PD.: Pq pensabas que iba?

    ResponderEliminar
  3. Pues menos mal que te vas en coche, porque en bus y con la pamela metida en una caja. imagínate tu...

    ResponderEliminar
  4. jajaja, desgraciao!!! como que pamela!!! con plumas encima? Pues va a ser que no, mi masculinidad por encima de todo eso. Eso si, que corbata que me he comprado ayer... recomendada por mi D., más mono....

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ira como se pica el mariquita!!
    jajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Uf, historias para no dormir cielo, que barbaridad, pero como puedes ir en esas condiciones? joe, yo me acuerdo de un verano que me hice unos cuantos viajecitos a Galicia los fines de semana, y que horror los autobuses... toda la noche de viaje, con dolor de espalda, de riñones, de tooo, ufff, que horror...

    Pasalo bien en el bodorrio...

    Besos cielo

    ResponderEliminar
  7. Bell, pues claro... que me sacas los colores, y me he imaginado con una cajita de esas donde van metías las pamelas, o con la pamela con plumas en la cabeza....

    Alex, pues... bueno, los que tenemos un sueldecillo a veces, y necesitamos un amplio horario para gozar en Galicia... pero si, es un suplicio lo de viajar en bus, para los que pensábais que tenía suerte en mis viajes...

    Bicos ricos.

    PD.: Creo que si, que disfrutaré en la boda... y de una boda siempre sale otra boda no??

    ResponderEliminar
  8. Buenas de new jeje

    Pues mira yo antes viajaba mucho para ir a mi tierra en autobús hasta que me ocurrieron cosas iguales o similares a las que cuentas...y desde entonces viajo en tren que es bastante más cómodo,también bastante más caro...pero gano en salud jajaja

    Aunque esto de que la gente responda así de agradable etc he llegado a la conclusión de que aparte es culpa de nosotros mismos,es decir..."por educación" de unos otros se saltan toda la educación del mundo es decir...cedemos parte de nosotros pa que otros hagan lo que les sale de los mismísimos...en resumen desde que llegué a esta conclusión sigo siendo igual de educado pero más tocacojones,es decir...la señorita me está dando por culo en el viaje (cosa poco grata) pues cojo y rodillica que viene y va contra su respaldo hasta que se cansa...dice 3 burradas más y aunque sea por cansancio lo acaba poniendo bien :) esto acrecentando con 1 par de miradas amorosas por mi parte y así...

    Yo antes aguantaba carros y carretas en situaciones de este estilo,ahora de primeras sigo igual e incluso a veces sigo pecando de tonto,pero otras varias ya no...porque ya clama al cielo como son algun@s.... ¬¬'

    Al menos la boda estuvo bien no?:P

    Un besoteeee!

    ResponderEliminar
  9. La boda es este sábado, pero supongo que si, estará bien, pq voy yo con mi super corbata nueva, y eso... quieras o no, le da cierto caché a las bodas

    ResponderEliminar
  10. Pues entonces ea!a darle caché a esa boda :P entonces nada de pamela como decían por ahí "las malas lenguas" ¿no? jajajaja Pásalo mu bien en ella :) y a ver..que ya se sabe que de una boda sale otra o eso dicen al menos jaja ^^

    ResponderEliminar
  11. Observaremos a los candidatos/as a ver que se presenta por ahí, aunque... para meter más gente en lista estoy io... pq lo que si tengo seguro... es que se fijarán en mi

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  12. jajaja pues nada bien haces!!y si hay algún candidato que sobre que merezca la pena...pero leeme bien eh...QUE MEREZCA LA PENA...jaja primero hazle un test psicotécnico,otro psicológico y todo lo que haga farta jaja entonces una vez con todo eso me lo mandas...oki???jajajaja :P

    Y de buen ver claro...xD

    Un besoteee y tómate algo en la "Boa" por mi^^

    ResponderEliminar