jueves, 22 de abril de 2010

JERTE 2010. SÁBADO 10

El día del cumpleaños de mi hermano amaneció otra vez soleado, y antes incluso de que saliese el sol, yo estaba ya despierto, acurrucado al lado de D., que había pasado una noche de aúpa dando miles de vueltas en la cama. Ya a una hora razonable, ducha y bajamos a desayunar, que estaba incluido en el precio de la habitación. El desayuno, bien, aunque quizá le faltase zumo, pero aún así, el café por las mañanas sienta como nada.

Improvisamos una ruta para seguir el sábado, con la ayuda de los dueños de la casa rural. El itinerario comenzaba en Cuacos de Yuste y terminaba en Plasencia, con vuelta a Jaraíz para dormir.

Cuacos de Yuste, a apenas 6 kilómetros de Jaraíz se encuentra este pequeño pueblo que tiene dos cosas que llaman la atención al visitante, el cementerio alemán y el Monasterio de Yuste, donde pasó sus últimos días Carlos V.

El cementerio alemán nos dejó un poco boquiabiertos, sabíamos de él, y que no era muy grande, y que en él se encontraban los restos de los soldados alemanes caídos en territorio español en la primera y segunda guerras mundiales. En total ciento y pico tumbas donde reposaban básicamente, niños, jóvenes en su mayoría que rondaban los 20 años. Impresionantes. Supusimos que, estaban allí por ser Carlos V emperador también de Alemania, pero eso es solo una suposición.
A escasos kilómetros, se encuentra el Monasterio de Yuste. El lugar está lleno de turistas, autobuses y demás. Por 2,50 € entramos cada uno, sin descuento con pase de prensa.

Aquí conocimos a un personaje, el Colón. Con toda la jeta del mundo, un señor se nos cuela en la cola y pide cuatro entradas para ver el monasterio. D., que para eso tiene su genio, como yo, le pregunta al señor "y la cola que??", entonces, nos atienden a nosotros como correspondía y a ver el lugar. Por unos jardines te encuentras con un estanque grande, cuadrado, y subiendo una rampa entras en el sencillo monasterio, cuatro estancias son las que se visitan, y las que ordenó construir Carlos V, un recibidor de autoridades, un despacho, una sombría y enlutada habitación y poco más, luego, la capilla jerónima, con sus arcos arriba que llaman algo la atención, pero todo bastante sencillo. Carlos V padecía gota, y eso hizo que las estancias se modificasen para él. Tras hacer allí varios robados, nos fuimos de allí.
La ruta continuaba hacia Garganta de la Olla, previa parada por el camino para fotografiar algún que otro cerezo en flor. Y Garganta de la Olla nos impresionó, por ser un pueblecillo semiescondido, y con todo el sabor a medieval que conserva. Pasamos por la "Casa de Muñecas", un prostíbulo medieval con la casa pintada de azul y donde los caballeros, escogían señoritas sin bajarse del caballo. Allí visitamos un museo privado de la Inquisición, oscuro y tenebroso, mi D. salió de allí muy sobrecogido. Pasamos por la Oficina de Turismo, donde solo nos faltó intercambiarnos el facebook con la chica que trabajaba allí. y nos aconsejó el la ruta del día. Un paseo por el pueblo hacia un puente romano (o más bien románico), y unas cuantas fotografías, una parada en una tienda para comprar embutido y pan, para la comida del día, entre los cerezos en flor. Camino al Piornal, un pueblo en lo alto de la montaña entre el valle del Jerte y La Vera, por una carretera demasiado estrecha, con precipicios varios, mucha vegetación seca y unos paisajes impresionantes. Una vez en lo alto, descubres que el Jerte es más verde si cabe que La Vera, y ahí si, mucho cerezo, a medida que bajas te vas cruzando con otros muchos turistas que van a ver lo mismo que tú. Nosotros paramos al borde de la carretera, en un verde campo rodeado de cerezos, escondidos de la humanidad. Bocata con productos de la tierra, y postre también paisano. Momentos románticos. Y para muestra, un botón:

De nuevo en nuestro alquilado Yaris, bajamos a la carretera principal del Jerte, subimos el valle y volvimos a bajarlo, entre la marabunta blanca de los cerezos, dirección Plasencia. Momento que aprovechó D. para echarse una cabezadita, mientras, a nuestra derecha, un impresionante pantano que llenaba todo de verde.


Plasencia es una señora ciudad, con un casco antiguo que en su momento me maravilló, claro que, en ese viaje conocería sitios distintos, que pondrían a Plasencia en otro lugar. Allí, esperaba encontrarme con Pepe Botika, y yonkis no faltaron. Sus tranquilas calles a primera hora de la tarde, sus comercios, y sobre todo, su catedral nueva, anexa a la antigua, impresionante por dentro. Un café, y más tarde un helado rodeados de las nuevas juventudes de la ciudad, entendiendo su sistema de apareamiento a esas tempranas edades. Y vuelta a Jaraíz, cansadísimos de un día de sol, algo de viento y mucho caminar. Breve paseo por el centro de Jaraíz donde nos encontramos una excursión del sindicato de Citroen de Vigo, y vuelta a la habitación en nuestra casa rural, donde nos esperaba un baño conjunto de auténtico relax.

Y se acercaba la hora, el gran partido de la Liga BBVA, de donde solo podía salir un equipo victorioso, y ese fue el Barcelona. La cena muy tensa, entre D. y yo, por el fútbol, y sobre todo, por la incomprensión de la pasión futbolera, de D. hacia el resto de personas que estaban allí viendo el partido. D. ya había llamado la atención a nuestros vecinos de habitación, por el volumen del televisor, pero la noche que nos dieron, fue poco, y es que la casa rural, aparte de preciosa, tenía las paredes de papel. Y cansados nos dormimos, otra vez acurrucados, mientras yo, mimaba a D.

8 comentarios:

  1. Que recuerdos mas bonitos al leer vuestro viaje, yo he hecho esa ruta en varias ocasiones, pero hubo una vez que sobresale de las demás por ir con quien iba,

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, si, el sitio es muy bonito... mmm pero si tengo que resaltar un viaje, resaltaría mi primera escapada con mi Billy Sive, a Oporto, en todos los sentidos.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. Que chulo. La verdad es que me das cierta envidia por el viaje y sobre todo por los momentos que pasaste con D. Por lo que parece tiene como un poquito de mal genio, verdad? Jeje. Un poco tiquismiquis con el fútbol y los ruidos, jeje.

    Besos cielo y gracias por tu ofrecimiento, lo tendré en cuenta, jejeje

    ResponderEliminar
  4. Alex, solo te puedo decir dos cosas "Placa placa..." y "zas, en toda la boca" jajaja, que no que nos centramos en el post, pues si, algo bastante de mal genio. Mmmmm estoy que me muerdo los puños.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado el post, mi más sincera enhorabuena, no sólo por lo bien redactado que está sino porque te sumerge en ese viaje y a mí que me encanta viajar le doy mucha importancia a eso.

    Por cierto, viví 5 años en Oporto porque mi padre es de allí, precioso eh? :)

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Reikjavik eres la primera persona que me dice algo así, y eso siempre se agradece.... lo de Oporto.... bueno, a mi me queda muy cerquita de casa... a una hora y pico, lo conozco bastante bien, más de una escapada he hecho allí, de hecho, con todas mis parejas he estado.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  7. ay, que ahora si que me perdi... PERO PORQUEEEEEEEE, jooooooo, no entendí lo de el placa placa... :-((((((((...... joooooooooo

    ResponderEliminar
  8. jjajaja, tranquilo... te daré más oportunidades, pero no tantas ehhhh, no vayas a estar dudando que si si o si no

    Bicos ricos

    ResponderEliminar