jueves, 15 de abril de 2010

JERTE 2010. VIERNES 9 DE ABRIL

Entre la sugerencia de Thiago de que no pasase de largo sobre Cáceres y Trujillo y el recién estrenado blog de Montxo sobre viajes, he considerado oportuno hacer un pequeño diario de viaje de lo que fue mi reciente visita al Jerte el pasado fin de semana. Si a cada día de viaje le dedico un post tendremos cubierto un espacio y a la vez, divulgaremos. Divulgaremos mi visión sobre las escasas salidas que hago al año, que suelen ser entre dos y tres, dependiendo de la importancia de los viajes.
El viernes fue un día de los ajetreados, trabajo, trabajos y una comida rápida con mi D., y al terminar nos dirigimos a la oficina de Hertz para coger el coche que íbamos a alquilar. Me enfrentaba por primera vez a coger un coche en Madrid centro, nuevo, gasolina que no fuese el mío, y a conducir para mi D., que no me había visto nunca. Los primeros minutos en el Toyota Yaris gris fueron regulares, pero pronto comencé a cogerle el punto al coche, y el resto del viaje fue coser y cantar. Sin hacer ridículos innecesarios y cumpliendo su fantasía erótica de meterme mano mientras conducía, yo, buscando su pierna en lugar del cambio de marchas.Decidimos antes de salir una ruta alternativa a la presuntamente normal, en lugar de autovía, que nos llevaría 2 horas y media, escogimos carreteras secundarias, casi unas cinco horas de viaje, pero que valieron la pena. Por la autovía de Extremadura recorrimos los primeros kilómetros hasta adentrarnos en la M-501, dirección San Martín de Valdeiglesias y Arenas de San Pedro. Hora y pico después estábamos ya parados en un mirador natural sobre un valle, al lado de un santuario de no sabemos bien que virgen, detrás nuestra, la sierra de Gredos nevada, debajo, el valle con toda su llana extensión y de fondo, el sonido de los cencerros de las ovejas. Parada romántica para cigarrillo, fruta y arrumacos.

Continuamos hacia Extremadura, por las carreteras serpenteantes, atravesando pueblos hasta el momento ignotos y llegamos a Valverde de la Vera, donde fue nuestra primera parada en tierras extremeñas. Mi primer contacto con esa comunidad autónoma que yo desconocía y que tan buen sabor de boca me ha dejado. El pueblo, pequeño y con cierto sabor medieval, con su iglesia y torre que recuerdan al norte de Escocia, todo ello con el fluir del agua por los arroyos por el centro de las calles. Aquí tuvimos como guía de excepción a una señora con las verduras en la mano, autóctona de la zona y que nos veía con cara de extrañeza, como desconfiando del turista. Sus consejos, de oro.

Seguimos nuestro recorrido por la EX-203, ya con algo de prisa, pasando por Viandar, Losar, Jarandilla y Robledillo, todos de la Vera. Pueblos que nos llamaron la atención porque nos los imaginábamos más pequeños, y con menos vida. Sus plazas, con el impresionante día que hacía, estaban llenas de gente. En mi retina los topiarios de todo tipo, representando una y mil formas imaginables. Realmente impresionantes, y ninguna foto del lugar.

Ya anocheciendo, pasamos por Cuacos de Yuste, y por fin nuestro Jaraíz de la Vera. Mi D. se preguntó por qué se acentuaba "Jaraíz", le di una explicación muy sencilla "por ser nombre propio" y me quedé tan ancho y tan lleno de razón. El pueblo, normalito, sin nada que resaltar, a excepción de la gente decorando las farolas con flores de papel y ramas. y solo nuestro deseo de encontrar la casa rural donde nos hospedaríamos. Tras preguntar a varios paisanos llegamos a un camino de tierra que nos adentró kilómetros por esos parajes donde ya aparecían los primeros cerezos en flor. Una llamada a la casa rural, vuelta otra vez al pueblo y vuelta a adentrarnos por esos caminos de Dios, hasta que, por fin, encontramos la casa. Una casa preciosa, rústica y elegante, y un trato exquisito de sus dueños. Ducha, cena de bocata de salchichón, café y a dormir, que el día había sido muy largo, y el cuerpo comenzaba ya a acusar el cansancio.

14 comentarios:

  1. ¡Qué bonita extremadura! Y qué bonita La Vera, el Jerte... una maravilla.
    Y claro que Thiago lleva razón... todos esos pueblos son estupendos. Trujillo, Coria.
    Eso sí... te aconsejo que subas a La Alberca -fronteriza con la zona y ya provincia de Salamanca-: es un pueblo precioso!
    Defintivamente, estoy contigo en la belleza de extremadura!
    Eso sí! Menudo Topolla que luces! jajajaj!!!... Tal topolla merece tal cama! jajajajaaj!!!!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  2. jaja ves? ay, como me gusta ser inspiratriz... la verdad es que los coches son como los hombres, en cuanto les coges el punto, todos (se) corren igual, jajaaj

    cari, tuviste suerte además con el tiempo, eh pq mira que ha cambiado la cosa, fijate ir estos dias con lo que llueve y el frio que hace otra vez...

    Y por ahí cerca de Arenas de San Pedro me parece que están las cuevas del Aguila, que son preciosas, lástima que no las vieras.

    Creo que la explicación del acento de Jaraíz no es muy correcta, aunque si te digo la verdad yo tampoco sabría explicarlo.

    Bueno, esperamos las siguientes partes... Bezos.

    ResponderEliminar
  3. Uhmmm Ángel, eso de "topolla"?? Toyota de alquilé? o Topiario?? Bueno, con el viaje este, queda ya para un futuro bastante lejano volver a acercarme a esos sitios que me faltan de la zona, aunque... se ha hablado de Las Hurdes, pero eso quizá, en algún viaje que incluya Salamanca y Ciudad Rodrigo (Salamanca ya la conozco).

    Thiago, cari, mi respuesta sobre la tilde de Jaraíz fue inmediata, para chulearme con mi D., sin embargo, se acentúa para deshacer el hiato, por recaer la fuerza sobre la vocal débil, al igual que en palabras como Maíz o Raúl, pero en el momento fue lo que se me ocurrió, que mi D. es muy pitito con estas cosas del idioma y ahí se vió pillado, y para chulo, Pimpf.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  4. X cierto, Angel, a que hora bajas a tomar el café??

    ResponderEliminar
  5. ¿bocadillo de salchichón y café de cena?
    aish tu y tu Nescafé clasic.
    muy bien relatado tu primer día de viaje.

    ResponderEliminar
  6. jajaajaj! Bueno... sobre las doce... ¿Qué pasa? ¿qué quieres invitarme? ¡Mira que yo doy muy buenos bocados! jajajajaj!!
    Aunque café, café... como que no! Yo soy más de Calacao o algo así! jajaj!... ya ves! Me gusta lo achocolatado! jajaaj!
    Besos... y te espero a la vuelta de la cafetería... ¡ya verás! jajaj!

    ResponderEliminar
  7. Reality Bites, ains, a esa hora no me pilla a mi rascarme los huevos oficialmente, pero si me coincide algún día, me fijaré en todas las cafeterías cercanas, a ver quien se toma un colacao, jajaja

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  8. Y Yo... jajajajj! ¿en qué me tengo que fijar? jajajajaj!

    Besos ricos... y hocicos varios! jajaaj!

    ResponderEliminar
  9. jajaja, tú, cuando veas a dos locos darse codazos camino a la cafetería, peleándose por conseguir el periódico, el que no lleve gorrito de lana seré yo. Jajajaja

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  10. jajajaj! Pero, Pimpf... ¿es que el otro loco lleva también gorrito de lana en verano?
    Definitivemente... os veo con faldas y a lo loco! jajaja!!!!
    Bueno.... estaré pendiente! Muy muy pendiente! jajaj!!!

    ResponderEliminar
  11. El viaje tuvo que ser la caña.... bua, y más cuando es con alguien a quien quieres, jejejej, que eso de meterse mano en el coche tiene que ser la leche, jajajaja... bueno, que me voy del tema.... La zona especial, me imagino, y para hacer viajes así, yo tbm prefiero ir por las carreteras comarcales, viendo cosas y los pueblecitos de extremadura, con su encanto.... es especial..

    Me alegro que lo pasaras tan bien...

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  12. Yo estoy convencido de que el mismo viaje con otra persona habría sido totalmente distinto y no me habría aportado demasiado, a excepción de esas cosillas culturales que se aprenden. Pero las risas, solo con mi D., que para eso es un crack.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  13. Hola que chidos muebles creo que extremadura es de esos tesoros desconocidos.

    ResponderEliminar
  14. Ohhhhhhhhhhhhh aiss así que cumpliendo fantasías eróticas y todo eh!vamos que un viaje de lo más completito...si es que la compañía en un viaje hace mucho...ya puedes estar simplemente perdido de la mano de dios y en un sitio sin nada que si tienes buena compañía y encima te hace reír...¿qué más se puede pedir?


    Aiss que bonitas que son las casas rurales de hecho es probable que en un par de fines de semana o así me vaya con una amiga mía a una porque tengo mono,aparte que las casas rústicas me encantan...no sé tienen una magia especial...

    Me alegra que el hecho de mi recién anunciado blog te animara a contarnos tu viajecito :) Y bueno aun no está estrenado eso será el domingo cuando vuelva de Palencia probablemente jeje ^^

    Pues ha hacer más viajes con tu D. y a pasártelo igual que en este o mejor si cabe!!

    Un besoteeeee chiquillo! ^^
    buenas noches!!

    ResponderEliminar