domingo, 25 de abril de 2010

TRES AÑOS SIN TI

Han pasado ya tres años sin tu presencia. Aunque recuerdo siempre esta fecha, marcada a fuego en mi mente, se me había olvidado el año, ¡cuanto tiempo ya!


Y lo que me ha cambiado la vida desde entonces, no te lo imaginas. Aquel chico al que hiciste reir el día que te dijo que lo había dejado con su novia, con aquella gracia que solo los abuelos sordos y ya con poca memoria tienen, y que respuesta ¡Di que si, que ya te casarás, que como soltero no se está de ninguna otra forma! En Madrid estoy ahora viviendo, lejos del pueblo, sin verte cada mañana caminando por el paseo marítimo, sin ver esa boina tan característica apostado frente a las olas que rompen, pronosticando y debatiendo con los amigos el tiempo que haría las próximas horas. Sigo sin pareja abuelo, que no era tan fácil como tu decías, bueno, aunque tenías razón cuando decías que siempre había un sapo para una sapa.... no te lo he dicho todavía, pero creo que encontraré algún día un sapo para mi. Pero tranquilo, por fin tengo trabajo, que eso se que te preocupaba mucho, aunque aquí, tan lejos, te sigo echando mucho de menos.


Hay cosas que sin embargo no han cambiado nada. Los primos, los tíos, todos seguimos muy unidos, vamos todas las nochebuenas a tu casa, como hacíamos siempre, después de los vinos, antes de cenar, para felicitarte y estar un rato todos juntos. Aun sin ti, vamos igual, y el cuadro tuyo que a carboncillo dibujó la prima, sigue presidiendo la salita donde pasábamos grandes ratos y discutíamos si el Real Madrid volvería a ganar una copa de Europa, o si el Atlético era un rival a considerar alguna vez. Menos mal que ya no estabas el año pasado, que te habría hecho rabiar un montón. Tampoco ha cambiado lo de mi barba. Le han empezado a salir algunas calvas, y sobre ellas pelo blanco, cosas de nervios, pero ya no escucho la frase aquella que tanto me gustaba "Afeitate e faite un home, que pareces un porco" (afeitate y hazte un hombre, que pareces un cerdo). Tu mala memoria los últimos años, la que nos hacía tanta gracia y la que disimulabas con tanta chispa, no hacía más que dejarnos ver pequeños detalles de pillería por tu parte, así que, ¡tocandome la cara, por la barba sabías que era yo! Si es que te las sabías todas.



Que sepas, que esto de mantener a la familia unida lo has conseguido, hace tres años fue la prueba de ello, el día que te fuiste silenciosamente, cuando te empezabas a apagar y tus manos y pies estaban cada vez más fríos ¡aquellas grandes manos!, allí tus hijos y nietos a los que supongo escucharías dentro de lo que tu sordera te permitía, todos nosotros las mantuvimos calientes hasta el último suspiro.


No tengo la esperanza de que nos volvamos a ver en ningún otro lugar, ni en otra fecha, pero sabemos que la energía ni se crea ni se destruye, y parte de ti nos mantiene a todos los que te quisimos con tu recuerdo y todo lo que nos enseñaste muy adentro, en el corazón.

11 comentarios:

  1. Que preciosidad de homenaje, yo el mes que viene será el aniversario de la pérdida de alguien de mi familia que también fue muy muy importante para mí. No hay día que piense en él, así que comprendo a la perfección lo que sientes, además seguro que tu abuelo puede estar muy orgulloso de tí porque se te ve muy buena persona. Bueno, te dejo que me voy por ahí.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Un día haré un homenaje a la pérdida más grande que he tenido en mi vida, de momento, en mi corazón queda... pero no es el momento todavía....

    Bicos ricos...

    P.D.: Mucha fiesta?? Ains, que envidia

    ResponderEliminar
  3. Te honra muchachote este homenaje a tu abuelo, es de bien nacido ser agradecido.

    ResponderEliminar
  4. Que bonito Pimpf, que bellas palabras dedicadas a tu abuelo. Tuvo que ser una persona magnifica y que su recuerdo te llevará toda la vida en el corazón. No nos damos cuenta de lo que podemos llegar a aprender de tanta y tanta gente que está a nuestro alrededor.

    Un beso cielo y feliz domingo...

    ResponderEliminar
  5. Bell, entre otras cosas, le debo mi apellido, que es muy bonito, :)

    Alex, weno, era un abuelo de los clásicos, con su boina, sus riojas, y muchísimos amigos, yo no he conocido nunca a nadie que hablase algo malo de él y eso si que es mérito, y suyo.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  6. Te entiendo, yo perdí a mi abuela a la que estaba muy unido hace un par de años... y no hay día que no piense en ella o me pregunte que consejo me daría ante un determinado problema... en fin, solo nos queda tirar pa alante y recordarlos... un beso

    ResponderEliminar
  7. Bueno, que te voy a decir cari, podía firmar este post, salvo que mi abuelo no era de boina sino tb. de gorra militar, jaaja. Pero tb. me falta (bueno, uno, que todos tenemos dos) y fue un palo para mí, igual que el que tu describes.

    pero siempre pienso que es ley de vida, y que la verdadera desgracia es al revés, cuando se muere un hijo o un nieto... Eso si, dicen que ser abuelo es especial, mas que ser padres, y eso son cosas que me parece que no viviremos, no?

    Bezos.

    ResponderEliminar
  8. Sergio, pues... si, ellos no te los sueltan a la ligera, los sueltan convencidos de ello, tu luego, analizas... y dices ¡joder, que sabio mi abuelo!

    Thiago, que decir, por supuesto que es ley de vida, pero, yo no descarto ser abuelo algún día... todo depende de con quien termine mis días...

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  9. niño no me seas chocante, picha mia. ahora vamos de hombre mayor, no te jode.
    jajajaja
    besos

    ResponderEliminar
  10. Qué bonito es recordar a las grandes personas y cuantos sentimientos y recuerdos traen estas personitas tan entrañables e importantes como son los abuelos,¿verdad?Yo he tenido "peor suerte" y ya perdí a mi abuelo,a mi abuela y hace relativamente poco a mi tiabuela;te entiendo perfectamente...

    Me he imaginado a tu abuelo totalmente con la gorrilla y todo...¡que majo!Sobre lo de reencontrarnos con los seres queridos..¡a saber!lo que si es cierto es que mientras los llevemos con nosotros siempre van a estar vivos,y todos llevamos pequeños y/o grandes trocitos de ellos...esas típicas frases,esas típicas gracias,esos olvidos que cuentas que muchos tienen,esa carica y esos ojitos que ponen...

    Preciosa la entrada...no podías haber hecho mejor homenaje ;)

    Un besote grande!

    ResponderEliminar
  11. Montxho cari, eres como el Guadiana, tendremos que acostumbrarnos a tus idas y venidas, o a tu venida semanal. Que digo yo, que, como decía la canción de Joselito "cuando se quiere de verdaaaaad", pues las palabras te salen un poco del alma, lo escribas mejor o peor, cuando no se quiere de verdad, a veces basta con un "corta-pega" de alguna canción, y listo.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar