sábado, 1 de mayo de 2010

LA TEORÍA DEL ORDEN DE LAS PREFERENCIAS

Es conocido por mi extenso número de lectores, que podemos contar a cienes y cienes, que soy economista y rural en estudios y costumbres, que no en mi trabajo, pero he sacado muchas cosas en limpio de la carrera, cosas que no aplicaré para trabajar, supongo, pero que a fin de cuentas aplicas en otros ámbitos e la vida, y lo mejor de todo, es que terminas por aprenderte la teoría.

Recuerdo una noche de verano, con mi Billy, casi al principio de nuestra relación, él se encontraba en un mar de dudas sobre su vida, su corazón y su situación laboral, y le expliqué mi teoría del orden de preferencias.

La teoría real de las preferencias del consumidor, si os interesan os las leeis aquí, en la wikipedia, pero me gustaría compartir también con vosotros mi teoría del orden de las preferencias. Básicamente esto es, de forma resumida algo así como un sistema que permite al consumidor ordenar las diferentes cestas de bienes en función de su atractivo, de sus gustos o de sus preferencias, estas preferencias se caracterizan por ser completas lo que significa que se pueden comparar dos cestas cualesquiera, y el consumidor puede ordenar todas las combinaciones de bienes, otra, es que son reflexivas, al suponer que cualquier cesta es tan buena como ella misma, transitivas, ya que si una cesta es preferida a otra y ésta a una tercera, siempre será preferida la primera la tercera, y por último, la cantidad, se prefiere normalmente mayor cantidad de bien a una menor, y los consumidores se desharán de aquellos bienes que no desean.

A partir de ahí el modelo comienza a desarrollar una cosilla que se llaman curvas de indiferencia y demás y surge, de todo esto, gran parte de la microeconomía. Bien, una vez explicado este batiburrillo de términos económicos, vámonos a la práctica, y de lo que le dije al Billy.

Le comenté que en su vida tenía que tener objetivos, él me comentó varios, tener pareja, trabajo, dinero, ser feliz, tener amigos. Le pedí que me ordenase todo eso, en algunos casos tenía dudas, pero su primera preferencia era ser feliz, le pregunté que como creía que debería hacer para ser feliz, y me comentó que teniendo una pareja y dinero, le pedí que eligiese uno de los dos, el que para él fuese más importante, se quedó con el amor, pensando que el dinero ya le llegaría. Claro que para tener dinero, era necesario tener trabajo estable, y así fue encadenando varias de sus preferencias, que cumplían los requisitos de la teoría de la ordenación de preferencias. Una vez ordenadas, le dije, que debía empezar a tener buenos amigos y le ofrecí mi amistad, cuando la consolidase, podría centrarse en el trabajo, ya le llegaría el dinero, luego, estando bien de ánimo, tarde o temprano aparecería su pareja (y más si tenía dinero), y por último, con todos los ingredientes ser feliz.


Le animé a que luchase por ser feliz, sin saltarse los pasos, tomó mi amistad, y fue encaminando su carrera laboral, un trabajo estable de por vida, y le llegó el amor, y cuando lo tuvo todo, me dijo "realmente tu teoría ha funcionado, soy feliz porque tengo todo lo que necesito para ser feliz". Claro que, yo también tenía un orden de preferencias, y el mío era ligeramente distinto al suyo, y poco a poco, fue cumpliendo la cuarta propiedad de las preferencias, y el consumidor fue deshaciéndose de aquellos bienes que ya no necesitaba.


Eso si, el trabajo lo mantiene, por lo que se supone que el dinero también le llega, no se si falla mi teoría, o que en su momento, las preferencias que me indicó, fueron totalmente distintas a las que deseaba.


¿Qué económico todo verdad? Joder, y que rural, por que yo en , Madrid no me planteo estas tonterías en mis ratos libres.


Bicos ricos

8 comentarios:

  1. Cierto es que la escala de valores de una persona a otra varía. Incluso de un momento a otro, sin embrago también creo que generalmente, la final, todos estamos en la mismo. Excelente entrada
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jajajaj, gracias, uno que es economista y rural, jajaja, pero has entendido la teoría de las preferencias no?? Tu tienes tus propias preferencias ordenadas??

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  3. yo no entiendo nada, será que soy de letras... Aquí lo único que yo entiendeo es que a tú amigo le vendiste la idea de que para ser feliz, lo primero que tenía que apreciar era tu amistad? y que lo demás vendría por añadidura o algo así?

    Cari, dejate de microeconomia, que los economistas lo que teneis es una cara del copón, y explica la crisis económica, jaja a ver si eres capaz. Pq si la preferencia de todo el mundo es tener trabajo y ser feliz, pq nos dan a todos por el culo y aquí solo son felices unos cuantos... Yo preferiría otra cosa, jaja


    bezos.

    ResponderEliminar
  4. Thiago... explicar la crisis no es tan complicado, el problema es encontrar la solución para ella, y que no se repita de esta forma... que se repetirá cíclicamente como no se adopten las medidas que necesita, si tuviese la solución, no estaría probablemente ahora blogueando...

    Pero no le vendí esa moto... le propuse que se fijase las metas en su vida, y que fuese escalón a escalón buscando alcanzarlas. Pq yo no solo le ofrecí mi amistad... iba en el lote sexual incluido.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  5. Me he perdido... Yo es que soy de letras, sabes? Pero nah, sí que he pillado el concepto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Chuchi, lo único complicado es el tercer párrafo... el resto, es la vida misma... y la economía aplicada...

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  7. Preferencias y obejtivos. Uf, yo muchas veces lo he pensado, pero me reconozco muchas veces incapaz de seguirlas, quizás porque me desespero, quizás porque no tengo la paciencia suficiente como para hacerlo..

    Ser feliz. Eso sería algo maravilloso, eso sería la parte esencial de la vida y que muchas veces siento que se me escapa de las manos. No se porque es, puede que mi falta de positividad, puede que me deje llevar por cosas a las que debería dejar de lado y que no me hicieran tanto daño, pero en multiples de ocasiones, no soy capaz de discernir que tiene que ser lo más importante en la vida... no se.

    Bueno, no es un buen domingo hoy... es de esos negativos que me vienen.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  8. Mírale que apañao,como coge los conocimientos adquiridos para el día a día...yo al igual que más de uno de los que han comentado antes soy de letras pero quizás como hice el bach de ciencias sociales y tenía economía algo me sonaba xD Porque además el profesor que tenía era único...enlazaba temas como tú,todo lo trasladaba a la vida real,y sobre todo le encantaba coger tribus de por ahí perdidas...sí hijo sí..era rarito que le vamos ha hacer...jaja

    Pues yo la verdad que soy bastante racional en según que cosas,pero en cuanto a lo que respecta ser feliz tengo mi propia teoría que si se da un día ya te comentaré xD

    Un besoteeee chiquillo :)

    ResponderEliminar