miércoles, 21 de julio de 2010

DEJAR DE EXISTIR O EL CERO A LA IZQUIERDA

Saramago, el premio Nobel portugués y adoptado por España fue un genio en vida, un auténtico filósofo que se dedicaba a escribir, falleció el pasado mes, y siempre decía que no temía a la muerte, que tarde o temprano tendría que llegar, decía que la muerte necesitaba de los vivos y que la única forma de no dejar de existir era a través de los recuerdos, por lo que el tiempo no se detiene y seguimos envejeciendo. Claro que hay momentos en los que dejamos de existir, de un día para otro, y no aparecemos ni tan siquiera en esos recuerdos. Así me siento un poco hoy. Desaparecido y sin capacidad de evocar momentos a nadie.

Y esto es un poco consecuencia de haber sido un novio consorte, que no con suerte. Claro, así que desaparezca de la faz de la tierra Su Graciosa Majestad Isabel II, ¿Quién se va a acordar del Duque de Edimburgo? Es que no es nadie, no es ni siquiera rey, y yo veo mi papel y es que también he sido como el Duque de Edimburgo, pero sin ducado, una vez desaparecida de la faz de la tierra Isabel II no se donde meterme. No se cual es mi papel ahora. Es más, no se ni cual ha sido mi papel con anterioridad. Y que conste que me he esforzado por ser majo, más majo de lo que soy habitualmente, pero ya no existo. Lo decía el tal Shakespeare este, al que los ingleses le dan tanta fama sin saberse todavía a día de hoy si lo que escribía es bueno o no, pero como es inglés traguemos, "Ser o no ser, esa es la cuestión".

Pero ahora centrémonos en eso del cero a la izquierda, que es el verdadero papel del Duque de Edimburgo, que no sirve ni para sacar una sonrisa a la reina. Según fuentes wikipedicas, ser un cero a la izquierda tiene dos acepciones, la primera es ser un inútil o no servir para nada, y la segunda, es que dicho de alguien dentro de un grupo, que nunca es tenido en cuenta, ni importa la opinión que uno tiene o que pasa totalmente desapercibido a pesar de estar claramente presente. ¡¡A estas alturas y yo saliendo con estas!! Y me lo decía Alex hace unos días, que de estas cosas hay síntomas, pero a veces o no estamos atentos a ellos o lo que yo creo, a veces estamos tan cegados, y en este caso fue por amor, que ni nos damos cuenta, o no queremos darnos, aunque lo veamos, nos autoengañamos. Luego hay realidades, pruebas, hechos que destapan que las palabritas se las lleva el aire. Pero ya lo decía Pastora Soler en la dichosa a la par que odiosa canción 2 de su disco Bendita Locura.

Tenemos la mala costumbre de buscar excusas

Para no desnudar el alma y no asumir las culpas

Tenemos la mala costumbre de no apreciar lo que en verdad importa

Y sólo entonces te das cuenta de cuántas cosas hay que sobran

Solo se que, la obra de uno no interesa demasiado, no se me reconocerán mis méritos tiempo después, solo se me valorará en mis deméritos, y de esos también hay algunos. La vida es asín ¿no?

9 comentarios:

  1. Sí, la vida es así, yo me he sentido así un par de veces, incluso con M, que mucho se preocupará por mí, pero se lo digo a veces, cuando le sugiero o digo algo y él hace todo lo contrario y resulta que yo tenía razón...cómo me enferma eso...pero bueh...detalles...Saludos Pimpf.

    ResponderEliminar
  2. Y digo yo, estas cosas no nos deben de enseñar algo? Lo digo porque probablemente la próxima vez no debería pasar. No se nada del amor, lo se, pero si lo que es sentirse ese cero a la izquierda en otras ocasiones y momentos y lo que es muy muy importante es darnos a nosotros la importancia qu nos merecemos (si si, esto me lo aplico yo tbm). Animo, que tu no eres un cero a la izquierda. Sabes que tienes a mucha gente a tu lado que te quiere y que daría mucho por ti.

    Y la próxima tenbuscas un reino donde no existan consortes y tu tbm seas Rey

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  3. G-boy, pero las cabezonerías de M. las tenemos todos en algunos momentos, seguro que a ti también te pasa, siempre tiene que haber un margen de error.

    Alex, yo el Rey y tu la gueina??, jejeje gracias por subir los ánimos a estas horas tan intempestivas donde uno tiene todavía la legaña medio pegá.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  4. Hay momentos de la vida en que uno se va acomodando y le resulta muy comodo y conveniente ser un cero a la izquierda... aunque no se reconozca y se disfrace de cariñó o amistad.

    Pero lo verdaderamente importante es darse cuenta y tener el valor de corregirlo y tu lo estás haciendo. Solo necesitas poner algo bien tieso a tu izquierda para pasar de ser un cero a un diez ;)

    Un beso (matemático)

    ResponderEliminar
  5. ainss, tengo una sensación de deja vou, esto ya lo he leido antes...

    que no, que yo tb me he sentido así durante mucho tiempo y no merece la pena, cuando por fin te libras de eso es una auténtica liberación...

    mucho ánimo!besos

    ResponderEliminar
  6. Parmenio!! Cuando dices eso de poner algo tieso a mi izquierda?? jejeje a que te refieres?? mira que a la izquierda del todo siempre estoy yo, si fuese tan chulo como un nueve, llevaría tupé y tendría una cifra mágica.

    Sergio, cuestión de días, supongo, nada grave, nada que no le haya pasado a nadie y nada que no me haya buscado yo mismo. Entre estos me he metido y de estos tengo que salir yo solo, no??

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. jejeje he escogido perfectamente las palabras para decir lo que quería decir ;)

    Un beso (de diez)

    ResponderEliminar
  8. Cari, desde luego siempre es mejor poner los ceros a la derecha. Hay gente que se acomoda y vive tan contento siendo un cero a la izquierda, a veces es cómodo dejarte llevar, pero no deja de ser otra forma de autoengaño, pronto te cansas y al final total te vas a llevar igual las ostias.

    Pq la verdad es que la vida reparte ostias a todos, y muchas veces, por mucho que pongas de tu parte, solo te van a reconocer, como bien dices, los deméritos... Creo que hay una frase que dice que el triunfo tiene muchos padres pero el fracaso solo tiene uno...

    Bezos, y ánimo.

    ResponderEliminar
  9. Chuchi, es que al éxito todos nos apuntamos, por que lo bueno nos encanta, claro que no somos siempre los únicos en apuntarnos a él, luego otra cosa es que te rexonozcan en tu justa medida en eso bueno, y lo del fracaso, totalemnte cierto, ¿eso te lo ha soplao tu abuela fantasma? Que esos refraneros son cosa de abuelas, siempre tan sabias. Gracias por el comentario.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar