lunes, 19 de julio de 2010

PARADA CARDIO-RESPIRATORIA

El enfermo presentaba muy mal aspecto, el doctor se atrevió a decir horas después, asegurando que su salud nunca había sido buena del todo, pero que ni el mismo se esperaba un desenlace tan rápido y tan frío. No había tenido ni tan siquiera tiempo para intentar una reanimación, a pesar de no ser la primera vez que lo reanimaban.

Se presentó el pasado jueves con malestar general, en la consulta, algo de garganta, los pulmones, no había lugar a dudas, era frío lo que sentía, por dentro y por fuera. Quizá el aire acondicionado apuntando hacia su pecho durante cinco horas podrían tener algo de culpa. El doctor le quitó importancia, le recomendó reposo al ver al paciente portando aquellas dos libretas con aspecto desastrado. Y el enfermo descansó, y se recuperó.

Un segundo síntoma se presentó y a las pocas horas acudió al doctor otra vez. Las pocas ganas de hablar. El paciente se estrañaba de que su médico apenas le preguntase nada, que no indagase en sus síntomas, pero pensó que quizá eso no habría ocurrido en un médico de pago. Y entre sus pocas ganas de hablar y las pocas del doctor, eso no era síntoma de nada. Un mal día lo tiene cualquiera, lo de los silencios es solo intepretativo.

Volvió a la consulta, aquella vez con los ojos sin apenas brillo, y no es que tuviese las pupilas dilatadas, encogidas, él solo decía que se le había ido el brillo de los ojos de la noche a la mañana. El doctor no le hizo caso, habían tantos casos similares, que no está la Seguridad Social para menudencias, teniendo proyectos en mente, otros grandes casos y expedientes varios en los que perder el tiempo. Y el paciente se volvió a ir, dispuesto a descansar todavía más, por si aquello del brillo ocular era cosa del mal descansar.

El viernes ocurrió todo, y al paciente lo llevaron al hospital con parada cardio-respiratoria. No llegó a tiempo el doctor. Cuando salió a recibirlo, éste venía en una camilla, herido de muerte. Sus pupilas no indicaban falta de brillo, se habían ido, eran dos manchas negras con una fina capa blanquecina que las recubría y sus músculos sueltos, sin rigidez alguna, no en vano no había hecho ningún intento por recuperarse, le daba igual ya todo. Y total, llevaba ya unos minutos con el corazón parado. En el ambulancia habían intentado la reanimación cardíaca. Pero el enfermo se había decantado por dejar ya este mundo. No le interesaba ya nada, cualquier intento por sobrevivir sabría tendría consecuencias más complicadas que las actuales. Ahora solo tendría que esperar y dejarse llevar, él mismo sabía que no lo revivirían ni con descargas de las películas sobre médicos, aunque escuchaba a lo lejos una voz que decía "Lo estamos perdiendo!!" Y en aquel momento dejó de ver y escuchar. Todo se había terminado.

El doctor le tomó el pulso, dió la enhorabuena a los muchachos que lo habían llevado al hospital y viendo su reloj dijo "hora de la muerte, las 10:30, probable causa, parada cardíaca y multiorgánica". Se adentró en la sala de médicos y con cara de mal humor pensó para si mismo "por qué tendría que tocarme este paciente a mi, por que se habrá ido justo en mi turno, ahora venga a rellenar papeleos, a soltar firmas con la de cosas que tengo que hacer".

14 comentarios:

  1. Cari, ahora eres más metafórico e impenetrable... Y ya no sé si hablas literalmente, si es una narración sobre una muerte, si es una crítica a la Seguridad Social (los privamos tampoco te hacen mucho caso, eh, todos los médicos ahora están más preocupados de actualizar el historial que del paciente en si, jaja), o es que tu amor ha terminado....

    Y si digo esto último es por la pista que das de "el brillo en los ojos" que ya venía apagándose desde hace.... ¡unos posts atrás!.

    Bezos.

    ResponderEliminar
  2. Jejeje, ¿cómo que impenetrable? jajaja, más penetrable que nunca. Muy sensible que estoy, y por no poner cosas fuertes pues uno se pasa a la literatura metafórica, que si bien, con pistas se llega a ello no?? Y los que no lo pillen, siempre se podrán quedar con la versión de la Seguridad Social y la sanidad en este país.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Un médico sin vocación, aunque a cualquiera le puede pasar lo que a este señor.
    ¿como están tus ojos de brillantes hoy?
    besos

    ResponderEliminar
  4. Encontrar un médico así?? Solo preocupado de sus partes?? Ains... si, eso pasa más a menudo de lo que uno cree.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Mira que hay sintomas de estas cosas, pero o no estamos atentos a lo que ocurre a nuestro alrededor, o muchas veces andamos perdidos en otras cosas. No solo ocurre con esto, sino en nuestra propia vida cotidiana muchas veces estamos bien perdidos y no vemos lo que nos pasa alrededor.

    Espero que el "enfermo" sepa recuperarse pronto, que se de un descanso este verano y que manda a freir monas a todos, a los de allí, a los de aquí y a todo el mundo... ya verás como recupera esas ganas de vivir.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  6. Jejeje, bueno, las ganas de vivir no se pierden nunca, y menos por algo así... los hay que estamos vivos y coleando.... jajajaj

    Gracias

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. Dios... ¡ya estamos con las metáforas! Pero pimfito... que uno, con estos calores, no está para darle al coco! jajaj!... ¡Ya me está a mí mosqueando lo del brillo de los ojos!... ¡Y mucho!... No obstante, esperaré a ulteriores paneles... lo mismo resucita... que es lo que siempre suele ocurrir!
    ¿Y dices que estás penetrable? ¿dónde? ¡lugar, hora, turno!... jajajaja!!! Yo me pongo en la cola -de la penetración- jajajaja!!!!
    En fin! Espero que todo estos sea metáfora irreal... y que no te hayas enamorado del médico de la Seguridad Social... que, nos estás resultado muy muy putero últimamente! jajajaj!
    Besos, pimfito.

    PD Espero a ulteriores paneles para manifestarme.

    ResponderEliminar
  8. Bueno, dicen muchas veces que la muerte es el comienzo de una nueva vida, sólo es cuestión de recuperar el brillo de los ojos. Además vivito estás y coleando también jajajaja.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  9. Angelillo!! pero alma de cántaro, a donde te has ido de vacaciones?? Has estado en Sitges y no has catao?? Que te veo de un salidorro... En fin, que veo que las neuronas paradas... pero no se si habrán posteriores paneles al respecto, o quizá si, por que escribir cosas bonitas es muy fácil, sentirlas y ponerlas en práctica son ya palabras mayores, no aptas para cualquiera (descifra esa).

    Christian, bueno, he leído estos días por ahí "veo una vida nueva y tu no estás en ella" y bueno... poco más hay que añadir no?? Podría cantar la otra parte del anuncio de coca-cola "la oscuridad se cierne sobre mi..." En fin, seguimos.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  10. Ay Pimpf, más claro, echarle agua...aunque supongo que armé el puzzle con tus comentarios en mi blog, bueno...el tiempo dirá, aunque un final siempre termina por llevarte por caminos impensados. Muchas cariños para ti :D

    ResponderEliminar
  11. Finales... brillos que dejan de brillar, palabras bonitas fáciles de poner y difíciles de sentir.... ¡uy, uy, uy!... No me seas tan dramático Pimfito... y todo con tranquilidad!
    Besos!!!!

    PD... ¿salido yo? jajaj! ¡anda ya!

    ResponderEliminar
  12. G-boy, era fácil no?? Si es que es mejor contar las cosas a medias y que os devaneis los sesos.

    Angelillo, tengo que ser dramático.... salido tu?? jojojo, anda, más que el fusil de un primera fila.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  13. Cuando un médico no tiene tiempo para atender a sus enfermos y notar como el brillo se apaga en sus ojos es el momento de pedir una segunda opinión. Cuando el médico se quede sin pacientes a lo mejor se preguntará que hizo mal para que todos se fueran a jugar a los médicos con otros.

    Un beso (en los ojos)

    ResponderEliminar
  14. Ala!! Parmenio, se puede decir más alto pero no más claro!!

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar