jueves, 26 de agosto de 2010

ANECDOTARIO DE LAS VACACIONES

Si bien el viaje que hicimos D. y yo a la Costa da Morte fue maratoniano y cansino nos dió tiempo a ver lo más importante y una vez más a comprobar que podemos tranquilamente convivir las 24 horas al día, algo impensable cuando nos conocimos que no pasaban nuestros encuentros (sexuales) de las tres horas. Estamos en otra fase.

En nuestra vuelta de ese viaje estuvimos tomándonos un par de copas con mis amigos para concretar lo que haríamos al día siguiente, ir a las Islas Cíes y así cumplir uno de los sueños de D. que era conocerlas. Fuimos en el barco de mi amigo C. con otra pareja y una prima mía. El día amaneció con niebla, pero no muy densa y nos acompañó en nuestra estancia en las islas. D. no las disfrutó como él quería, y su cansancio hizo que no hiciésemos ninguna de sus rutas de senderismo, de las tres que hay, pero si que hiciésemos una escapada a la playa de los Alemanes, la nudista, que era uno de sus deseos. Y allí estuvimos una hora y pico descansando. Esa noche volvimos a salir, en lo que sería su última noche en Galicia y al día siguiente, tras rascar los huevos todo el día, llevé a D. al aeropuerto y por fin descansar tanto uno como el otro.

Pero el viaje estuvo cargado de momentazos, como el que ya comenté del encuentro entre D. y Billy, y sus posteriores reacciones. Pero claro, hubo más que eso. D. en mi casa.

Yo sufría cada vez que estábamos en casa, las pocas ganas de que metiese a alguien en casa por parte de mi madre hacían que ninguno estuviese cómodo. Claro que cuando llegó D., mi madre cambió su actitud, y se mostró como una anfitriona preocupada por el invitado y que para recibirle tenía ya un arroz con leche preparado. Hicimos un cambio de habitaciones, D. para la mía, yo para la de mi padre y mi padre con mi madre. Un sufrimiento tenerlo tan lejos, y yo atemorizado pensando que D. me iba a romper una camisa de cuadros que no le gusta nada. No fue así. No hubo tampoco grandes momentos de tensión y D. pronto se ganó a mis padres, básicamente hablando de su trabajo. Pero D. no dejaba de estar incómodo.

La primera noche presenté a D. en sociedad, como amigo, claro está, a última hora, uno de mis amigos, cuando le comentaba que me iba a dormir éste dijo "te vas a dormir con el palomo??", esto no hizo la menor gracia a D., así que pronto se tuvo que ganar la confianza de C. que era el que había hecho el comentario. Y tanto que se la ganó, a los dos días dormían placidamente en la playa, D. le había tocado la entrepierna y se habían dado crema en la playa el uno al otro....

Otro momentazo fue en plena reunión familiar cuando a D. se le ocurre soltar aquello de "Pues su amiga de Madrid" y todas las miradas clavadas en mi, la cara que se le cambió a mi madre, y luego las preguntas de todo el mundo, por conocer más sobre esa "amiga" de Madrid, yo lo mataba pero él dijo que había sido por "despistar".

En Neaño, al coger la habitación, el recepcionista y dueño nos comentó con lástima, que "desgraciadamente, lo único que tenemos es una cama de matrimonio", y D. muy rápido le contestó "de desgracia nada, si habíamos pedido una cama de matrimonio", con la consiguiente cara de sorpresa del dueño del hotel, y es que a estas cosas, en la Galicia profunda todavía no están muy acostumbrados.
Comprando unas toallas en Valença de Minho, le señalé a D. un juego de las toallas más horteras, aquellas que decían "Él y Ella", y responde D. "a ver que hacemos con las de Ella, que yo no soy la chica", y la dependienta dijo "os consigo unas toallas de Él y Él y luego ya me buscaré yo la vida para conseguir la de Ella y Ella".

La noche que se fue D. quedé con mi amigo G., que es uno de mis mejores amigos en Madrid, gayer desarmarizado y muy conocido en el pueblo. Quedamos con mi amiga M. para tomarnos un licor café en condiciones. Cuando nos vió a G. y a mi solo se le ocurre decirme "tu vida entre gays, se va tu amigo D. y ahora con G." y solo pude responderle "es que me adoran".

9 comentarios:

  1. Muy suelta veo yo la mano de D. ... jajajaj!
    ¿Sólo se dieron cremita?
    ¡Ay, ay, ay!... Que tu D. es muy listo!
    Y tú sin mandarme las fotos! jajaja!

    ResponderEliminar
  2. Umm,, D. un poco provocador, no? Creo que te quería poner en un compromiso y no sabía como. Bueno, si sigues así, digo yo, que un día habrá que decir en casa lo que hay, ¿no?...

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  3. No entendí eso de darse cremas, o no lo quise entender no lo sé, jajajaja. Me has recordado mis vacaciones con M, específicamente también cuando optamos por una habitación con cama matrimonial jajajaja. Cariños!.

    ResponderEliminar
  4. jjaja hay tu mamá es un personaje. si supieras como me trata mi suegra, te mueres

    ResponderEliminar
  5. No es por nada pero a mí me llaman palomo y mando al que sea a tomar por culo, por lo demás me he reído bastante con las anécdotas del post. Cuando vuelva a casa también tendré cosas que contar...

    PD: Es cierto, te adoramos, pero en mi caso lo diré con la boca pequeña para que Carlos no arrugue el morro.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  6. Muy divertidas todas tus historias. Me he reído mucho con lo de la amiga de Madrid. Me he imaginado todas las caras... empezando por la tuya jajaja y la batería de preguntas siguientes... y a D. callado y con una media sonrisa maliciosa y divertida.

    Un beso (de matrimonio)

    ResponderEliminar
  7. Te noto mas suelto ¿es que vas sin sujetador?

    ResponderEliminar
  8. Angel, hombre, yo controlaba a D. hasta cierto punto, pero claro, en público tampoco era plan de montar una historia de celos.

    Alex, ¿un poco provocador? jajaja, muy provocador, que presión, constante, pensaba que en cualquier momento soltaría aquello de "la chica de Madrid soy yo".

    G-boy, dar crema... es eso, dar crema, lo que se hace normalmente en la playa, coger crema del bote, echársela en las manos y esparcirla por la espalda del que tienes a mano.

    Damián, post cuanto antes sobre la suegra. Mi madre es un auténtico personaje, según D. "sincera a más no poder", según yo "incapaz de ser hipócrita".

    Christian, bueno, lo del palomo, yo no se si lo decían por palomo cojo o por palomo (pareja), en cualquier caso, el que más hablaba el primer día fue el primero en pedirle su facebook y emplazarnos para salir por Chueca cuando nos visite.

    Parmenio, la cara de D. cuando soltó eso era la misma imagen de Pipi Langstrum cuando hacía una de las suyas, o la del niño de La Maldición de Damien. Miedo que me dió.

    Bell, weno, que no he llevao sujetador aunque tampoco me importaría reducir pecho, eso si, yo es que en mi pueblo son muy distinto a Madrid, un ser totalmente sociable y hetero.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar