jueves, 19 de agosto de 2010

ANGELINES, SE FRAGUA UNA RELACIÓN (III)

Angelines no era una chica de las de sexo rápido y si te he visto no me acuerdo. Bueno, de esas hay más bien pocas, aunque existen, dicen. Mi chica oficial, Angelines era de las chicas de sexo rápido pero asegurándose una relación, y yo lo que quería con mi Angelines era una relación. Y así asentamos las bases.

Al día siguiente a la tormenta pefecta habíamos quedado, no sería cuestión de unos piquitos, abrazos y carantoñas. La cita iba algo más allá, pretendía analizar lo que había ocurrido la noche anterior, ver la viabilidad de la relación futura, en el caso de que la hubiese, y sexo. Lo que yo llamo un tres en uno. Tomamos un café en una cafetería en otro pueblo, como si de un café clandestino se tratase, concluimos varias cosas, entre ellas:


- Que estábamos interesados el uno en el otro, y que pese a su mejor amiga, lo intentaríamos, con calma, aunque en un principio un poco a escondidas.
- Que habíamos perdido mucho tiempo y tendríamos que recuperar parte de ello esa misma noche.
- Que ante todo, pasase lo que pasase de allí en adelante, una cosa debería prevalecer sobre todo, nuestra amistad siempre por encima, antes amigos que pareja.

Repasamos también el primer capítulo, Angelines Tocar el Cielo o No, y como nos conocimos, y quien nos había presentado. Todo muy horchata, no nos engañemos, que uno era jovencito y sin mucha experiencia, ella, un poco más.


Y nos fuimos a recuperar el tiempo perdido, a picadero city, en mi coche, mientras yo estaba más que nervioso por lo que iba a pasar, y que no había tenido nunca oportunidad de probar. Era una doble prueba de fuego, por un lado, la primera vez, y por otro lado, la primera vez con una chica, y que encima yo creía que me gustaba. Todo un cocktel molotov de lo sexual y la sexualidad. Paramos, buscamos sitio tranquilo, puse un casete de baladas horteras de los noventa que aquella noche sonó y sonó, una y otra vez, hasta que mi Angelines me dijo de forma cariñosa "¿no se te va a rallar la cinta? ¿Qué más tienes por ahí?". Creo que ella notó mis nervios, y tampocp pretendía ser de las de sexo en la primera cita, pero, besos, abrazos, y tocamientos mútuos. No era la primera vez que yo exploraba un cuerpo femenino, pero si la primera vez que iba a hacer algo más serio. Y una gracia suya, con un caramelo "mentolín" hizo que saltase de su boca a mi boca, y que de mi boca saliese escupido a uno de los asientos del coche, ella lo encontró, y cuando fui a cogerlo para tirarlo, se perdió entre los asientos definitivamente. Y es a día de hoy que el dichoso caramelo que tanto nos hizo reir no ha aparecido.


El caramelo, la hora, el cansancio de domingo hicieron que tuviesemos que posponer el gran momento para otro día. Y pasaron los días, dos o tres, y otra cita, mucho más sexual que la primera, aunque sin llegar a definir. A medida que nos veíamos se incrementaba mi deseo. Y llegó el sábado siguiente, a la vuelta de tomarnos unas copas en el pueblo de mi Billy Sive, todavía a escondidas de la mejor amiga de mi Angelines, cuando paramos muy cerca de mis rocas de pensar, en un lugar donde hay un faro muy conocido en el sur de Galicia, un paraje impresionante, donde cada X segundos te veías reflejado por uno de los haces de luz del faro. Y allí se consumó lo que tantos años había estado esperando. Se consumó durante muy pocos minutos, y es que los nervios, el deseo y la primera vez siempre juegan en contra. A ella le gustó, aunque se quedó con cara de "¿ya? Esto hay que mejorarlo", y lo mejoramos una segunda vez, y luego una tercera.

Había superado una prueba, había confirmado que definitivamente me gustaban las mujeres no en el plano físico, en el sexual, me gustaba mi Angelines, y sin lugar a dudas, era bisexual, y era momento entonces de replantearse otras muchas cosas, más íntimas y personales.

9 comentarios:

  1. pensaba q eras straight

    no es romántico pero igual tiene feeling esa primera vez torpe e ineficaz q todos tenemos

    ResponderEliminar
  2. El miedo a la primera vez siempre existe, pero tu lo viviste de una forma muy bonita. Angelines te cuidó lo suficiente para que tu te sintieras cómodo. Agradéceselo siempre.

    Y descubrir tu bisexualidad fue algo que no se si tenías en mente cuando te fuiste con ella.

    Un beso (y un caramelo)

    ResponderEliminar
  3. La primera relación sexual con un chico fue mágica, poque fue con M, también experimenté con chicas antes y llegué a tener relaciones, pero no se comparan...Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ay mare mía! mi Pimpf me ha salido ¡¡Machote!!
    Por cierto ¡Yo tengo acento andaluz!

    ResponderEliminar
  5. Mi primera vez con un chico fue apresurada y repentina, tanto que fue con un chico del conservatorio cuyo nombre no recuerdo, todo lo contrario que mi primera con una chica, que fue con Eli, mi primera novia, fue todo como muy pausado y bonito.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  6. Damian, ¿straight? Si siempre he dicho que soy bi, weno, lo de romántico... ahí queda, fue algo práctico, pero qué miedo...

    Parmenio, Angelines fue mi iniciadora y fue la que pronto vió los resultados positivos de sus enseñanzas, y así, seis años...

    G-boy, weno, yo con Angelines probé casi todo lo probable y viví muchas cosas, tiempo para ello hubo.

    Bell, jajaja, machote machote... no se, a mitas, supongo.

    Christian, algo me sonaba, pero lo mío no fue ni pausado, ni bonito ni nada, yo creo que fue práctico y conscientes ambos de como podría ser, y de cuanto me podría enganchar (y ella también).

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. jjaj si, si, cari.... las segunda y tercera vez ya sería con el dedito corazón, jaajaj Que tú mucho presumir de todo: mi Billy, mi Angelines, mis rocas y ahora ¡mi potencia! jajaja

    bezos

    ResponderEliminar
  8. Jajaja, cari, ahora no se yo si estaría para esas cosas (bueno, todavía si, que aguantamos eso y poco más), pero en aquella época si, plena virilidad y potencia, aunque ya se sabe, la potencia sin control, no sirve de nada.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Asi que sin comerlo ni beberlo.. mejor una situación que venga y ale, que sea lo que sea.... si, mejor que programarlo, que uno se pone mucho más cardiaco..

    Y si que os duró la relación eh?

    Un beso cielo

    ResponderEliminar