martes, 10 de agosto de 2010

DE GIGANTES Y CABEZUDOS

El pasado sábado mencionaba en el post sobre las fiestas de mi pueblo que el último día de las fiestas sacaban a los gigantes y cabezudos por la tarde, en un acto novedoso que a todo el mundo le ha encantado. Este año pensé que me los iba a perder por que pensé que las fiestas habían terminado anoche, pero estaba equivocado. Cuando me bajaba a tomar un cafelín a mi cafetería de siempre donde están mis amigos de toda la vida, supuestamente, por que estos días está aquello muy vacío, me sorprendió el ruido de unas trompetas en la plaza del ayuntamiento, y yo, que soy muy dado a la fiesta me acerqué a fisgonear. Efectivamente, eran los gigantes y cabezudos.


Este año, de tanto menearlos, el gigante Fernando el Católico se le ha salido un brazo disparado nada más salir del ayuntamiento, y a los pocos metros, a la gigante Reina Isabel la Católica le salió despendolado el collar. Pero continuaron igual, él manco, y ella sin joyas, por delante, como siempre, los cabezudos.


Me encontré con un amigo que estaba con su hijo viéndolos, y le pregunté si al crío le daban miedo, el padre me contestó que los cabezudos ninguno, pero que los gigantes, cuando se acercaban un poco si, entonces le comenté que yo, cuando era pequeño les tenía pánico a un par de cabezudos, y a los gigantes mucho, él me contestó que también, que los veía desde la ventana de su casa y con la persiana bajada. Él sobre todo le tenía miedo a la cabezuda negra, yo a unos cuantos más, a la negra muchísimo miedo y al Popeye negro también, y la bruja no era de los que más gracia me hiciesen. Por aquel entonces, me pasaba la mañana esperando que pasasen por la puerta de mi casa, paraban allí al lado a descansar, yo me acercaba con mucho miedo, y ni que decir tiene, que los cabezudos se acercaban a supuestamente "dar la mano a los niños", y una mierda, acojonados que nos tenían, y nos tenían que convencer de que debajo había personas normales, que no se comían a los niños. Y luego, cuando les cogías un poco de confianza, los seguías varios kilómetros de ruta, detrás de los gaiteros. Pero los niños de hoy ni miedo le tienen, y la culpa de todo la tiene Bob Esponja, y el Telediario, que ahora ven a Rajoy los niños y ni se inmutan, aún sabiendo que él si se come a los niños.

Ahora bajo el gigante de Isabel La Católica va uno de mis mejores amigos de infancia, y que tiempo después se convirtió en un amor imposible, y a sus años, que no hace más que parar a beber, pero no agua, cañas en los bares, así cualquier niño les pierde el respeto a los católicos. Me decía la técnico de cultura del pueblo que nunca encontrarían a dos gigantes que lo hiciesen tan bien y que bailasen tan sincronizados, le dije que si, pero yo pensaba mientras le decía que si "y tan del PP, que hasta para estas cosas los cogen de los de ellos, y al resto, que les den por saco, que ellos se quedan el dinero asignado para ello y por el que antes los jóvenes se pegaban, ahora ya ni ilusión por ir, porque hasta eso tienen ya repartido". Asi de falso mientras le sonreía a la técnico y antigua compañera de trabajo. Isabel la Católica es ahora, por razones homo mi gigante favorita, y yo no paro de sacarle fotos a mi R. que va debajo de ella.



Pero pensareis que menudo coñazo esto de los gigantes y cabezudos a mis años. Pues no os creais, el caso es que ahora ya no hay gaiteros, hay una charanga, que mismo te hacen unos gigantes y cabezudos que te tocan un miserere en semana santa, o las mismas canciones en los carnavales o navidades, valen para todo y tienen a dos trompetas muy monos, sobre todo uno, el más joven, y no veas la fiesta que montan, que hay un montón de gente que los sigue, y paran también a tomarse las cañas. El caso es que me he pasado la tarde al ritmo de:

"Si te aprieta la goma de la braga
si te aprieta la goma del sostén
te lo cortas con unas tijeras
ya veras que bien bailas después
Vaya braguitas, vaya sostén
vaya conjunto que tas comprao en el corte inglés"

10 comentarios:

  1. jajajaj! Esas calles me resultan tremendamente familiares... pues... ¡no he gastado yo chanclas por esas calles! jajaj!... Veo que se conservan.
    Y pimfito... no me politices a la católica... jajajaj! Que está visto que los del PP danzan mucho mejor... por mucho que te duela! jajajaj!!!!

    ResponderEliminar
  2. Pues he buscado las fotos donde se viese cuanto menos del pueblo mejor... pero si, está todo muy bonito y conservado, es lo que tiene vivir en un pueblo turístico...

    Pero vamos, sobre lo de politizar, yo pq Isabel la Católica la lleva un amigo, que si no... los pondría más verdes... que no hay que politizar pero... el dinero se lo quedan.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Que pena que hayan cambiado los gaiteiros por charangas, con lo que me gusta a mi una gaita....

    ResponderEliminar
  4. Que va, si lo divertido es la charanga!! Todo el mundo encantado con el cambio, y salen más baratos que los gaiteros.

    Eso si, ahora me fijo en la negrita cabezuda y me recuerda a algún alcalde madrileño... fijaos..

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Que post más divertido y la fiesta tambíén parece serlo (se agrega a la larga lista de fiestas españolas que me gustaría ver con mis ojitos), me recordate con tu texto cuando yo era pequeño y acompañé a mi hermana mayor a una celebración del colegio, todos los niños estaban disfrazados, mi hermana de muñeca pepona y yo del chapulín colorado, pero uno de los chicos se disfrazó de cocodrilo!...y le agarré un miedo horrible, ya creía yo que me iba a engullir ese muchacho jajajaja.

    Saludos Pimpf!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaj, de Chapulín Colorado?? Soy super fan del Chapulín ¡Síganme los buenos!!!

    Pues nada, ahorrando un poco para venirse a España unos días, por lo menos... 15

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. Ainsssss, yo recuerdo las fiestas de mi ciudad que iba una banda tocando por la calle y me tenían embobado los músicos (no por lo que piensas, que de niño era yo muy pánfilo jajaja) y sobre todo me fijaba en el que llevaba ese instrumento que es como un cuerno y suena como un BROOOOOOOOOO muy grave.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  8. Uhmmm, yo no estoy nada puesto en los instrumentos musicales, pero seguro que es algún tipo de trombón... me matarán los entendidos. El caso es que la charanga a mi me encanta, y los trompetas más...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Si es que es normal que dieran miedo por aquel entonces, ya que eramos unos inocentones de padre y muy señor mío, pero ahora los niños no se asustan, que están acostumbrados a ver a la Vice-Bogue en la tele y al ZP, y saben que esos solo se comen el trabajo, el bienestar, la economía saneada, la buena imagen de España en el exterior, las pensiones, las indemnizaciones por despidos, los sueldos de los funcionarios, uffff. y no sigo que hay para mucho jajajajaj

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  10. Yo corría delante de los cabezudos (que aquí persiguen a los niños con látigos, que son muy bestias jajaja) y me quedaba embobado con los gigantes. Ahora ya no corro delante de los cabezudos... pero me sigo quedando embobado con los gigantes :)

    Un beso (de abajo a arriba)

    ResponderEliminar