sábado, 11 de septiembre de 2010

AQUEL 11-S

Hoy se celebra el noveno aniversario de los atentados del 11 de septiembre en los Estados Unidos de América, y yo recuerdo con total nitidez aquel día, el día que dicen, cambió el rumbo de la historia, pero que yo personalmente creo que cambió ciertos aspectos en materia de seguridad en la aviación y fue la excusa perfecta para algunas operaciones internacionales de altura que en los años posteriores se fueron llevando a cabo.

Aquel 11 de septiembre finalizaba ya un verano tedioso para mi, trabajaba en un hotel por las noches donde aprovechaba para estudiar algunas asignaturas que me habían quedado para septiembre, en concreto esos días lidiaba con Política Económica III, un auténtico truño, entretenida pero complicada de estudiar por el sistema de examinar. Llegaba septiembre y yo era un amasijo de nervios, trabajo, exámenes, falta de sueño y me levantaba normalmente a la hora de comer. Ese día mi madre me despertó como de costumbre, a grito pelado ¡Piiiiiiiimpf, tienes la comida en la mesaaaaa! Y envuelto en legañas, me di un breve aseo y a la mesa, donde teníamos las noticias puestas. Pronto comenzaron a emitir las imágenes que estremecieron al mundo.

En directo informaron que una de las Torres Gemelas de Nueva York, en concreto la norte, estaba inmersa en humo y llamas y todavía estaban por determinar las causas de la catástrofe. Mientras comíamos debatíamos a que se podía deber el incendio, yo supuse que cualquier cortocircuito lo habría provocado, mi madre defendía la teoría de que eso había sido hecho por unos terroristas, y le recriminé que no fuese tan sensacionalista, que esas cosas no las hacían los terroristas ni de coña. Y a los pocos minutos, mientras se veían las escenas del humo y los helicópteros sobrevolar la zona, se ve la segunda explosión, en la torre sur. Ahí fue cuando mi madre se llenó de razón y me dijo "ves?? los terroristas, contra las torres esas tan grandes", insistí en mi teoría inocente, y que lo de la segunda explosión se debía a algún accidente de los helicópteros que sobrevolaban la zona, algún error humano. Pero pronto comenzaron a mostrar a cámara más lenta las imágenes, y se veía claramente un avión chocar contra las mismas. No había lugar a dudas, era un atentado en toda regla, un atentado del que no podríamos precisar la magnitud de la tragedia pero que pronto vimos que no solo eran las víctimas de los aviones, los que estaban en los edificios también, y se hablaba de grandes cantidades de gente.

Nos mantuvimos pegados al televisor las horas siguientes del día, entre discursos de George Bush, avisos de más aviones presuntamente secuestrados o desaparecidos, ataque al Pentágono, y los derrumbamientos de las Torres Sur y Norte además de algunas aledañas y todo en tiempo real, periodismo del siglo XXI que le llamaban. En todo este caos en el que parecía que los Estados Unidos iban a sucumbir a la grandeza de la que siempre hicieron gala comencé a ser consciente de algunos detalles en los que no había reparado. Y es que entre mis amigos, dos en concreto están en Nueva York, uno pasaba las vacaciones con un amigo suyo, y tenían pensado visitar las Torres Gemelas. No tuve noticias durante horas; la otra estaba trabajando allí, pero yo desconocía en concreto donde, solo sabía que era en Manhattan. E internet fue la clave, conecté ansioso mi msn, esperando que alguno de ellos se conectase, y tardaron algunas horas. Mi amigo estaba sano y salvo, en su casa, descansando para lo que iba a ser esa tarde una tarde de paseo por Queens, habían visitado las Torres Gemelas una semana antes. Mi amiga salía de trabajar cuando se conectó por casualidad al messenger. No tenía ni idea de lo que había ocurrido, la informé yo, y rápidamente se puso a ver las noticias, asombrada por lo ocurrido y por no haberse enterado de nada. Días después comentaba el nerviosismo que se veía en la gente por las calles, y la histeria que había provocado el mayor atentado terrorista de la historia.

Estudiar poco estudié ese día, y al siguiente tenía el examen, pero me fue imposible concentrarme con tal torrente de información. Pese a ello el examen me salió bien, y días más tarde aparecía en la lista de aprobados.

Así viví yo el 11-S

8 comentarios:

  1. sin duda fue un día que se quedó marcado en la mente de todos y creo que mas o menos recoramos con mucha nitidez todo lo que haciamos o teniamos que hacer ese día... y sobre todo que nos quedamos pegados y pendientes de información durante todo el día... A mi hay muchas cosas que no me cuadran de todo esto, pero tampoco descarto que pasara tal y como lo contaron.
    En fin que yo por aquellas fechas me estaba preparando para trasladarme a madrid unos 20 dias después mientras mi mejor amigo estaba sobrevolando las Azores camino a Nueva York en un avión de Delta que el día despues supimos que aterrizó en un aeropuerto militar en St John en Canada. Un día angustioso y con su madre llorando todo el tiempo al telefono conmigo...
    no, no se me olvida
    Besos

    ResponderEliminar
  2. por cierto que me encanta Oceana y su Cry Cry

    ResponderEliminar
  3. Lo de Oceana es un temazo en toda regla... quizá no todo lo explotado que debiera, a mi me lo parece.

    Y weno, hoy escuchaba lo mismo que digo hoy, en la radio, que todo el mundo sabemos o recordamos lo que hicimos ese día, y como lo vivimos.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  4. Yo no recuerdo que hice ese día, pero me quedé helado con las noticias. Me parecía más bien el trailer de una película que algo que estuviera sucediendo realmente.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  5. Yo estaba en el cole aún, acá fue de mañana que la noticia llegó. Veníamos de un ensayo de desfile y vimos la tragedia en vivo y en directo, mientras nuestro profesor de historia nos comentaba los posibles escenarios de menudo atentado. Impresionante en realidad, cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  6. Yo estaba en el MSN con mi primer novio. Justo "formalizamos" ese día. Curiosamente celebrabamos nuestros aniversarios el mismo día que se conmemoraba esa brutalidad....

    Cuando rompimos, no me preocupé mucho... en seguida pensé que "torres más altas cayeron" jaja


    Bezos.

    ResponderEliminar
  7. Yo si creo que cambio el mundo ese día, al menos, vimos donde esta el enemigo de todas las democracias delnmundo, de los países que viven en libertad. Lo que pasa que es mas chulo decir eso de la venganza contra EEUU, que si la prepotencia americana y tal y pascual, pero flaco favor nos hacemos.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  8. Yo llegaba de trabajar y comía en casa de mis padres. Nada más llegar mi madre mi dijo que un avión se había estrellado en una torre. Mientras veía la tele se estrelló el segundo. En directo. Pasé toda la tarde sin despegarme del televisor.

    Un beso (rememorando)

    ResponderEliminar