jueves, 2 de septiembre de 2010

CON CINCO SENTIDOS: OÍDO

Me ha dicho el "doctor Rino" que tengo el tímpano derecho perforado, que es como si de pequeño me hubiesen clavado unos alfileres en los tímpanos y uno de ellos ha conseguido con el paso de los años taparse pero el otro no, y eso es ya irrecuperable, de ahí la pequeña sordera o ligera pérdida de audición que tengo. Por ello, y dado que me gusta siempre enterarme de todo suelo hacer que me repitan las frases. A veces escucho algo pero no estoy seguro, y mientras me repiten las cosas, dado que soy de rápida palabra pero lento procesado de la información prefiero ganar ese tiempo.

Sin embargo, los oídos los tengo para escuchar cosas bonitas, a ello pongo mayor interés, y aunque escucho también cosas que me gustan menos no dejo de cargar mi disco duro del cerebro con la información que por mis orejas entra y es precisamente eso que no me gusta lo que antes se escapa por el pequeño orificio de mi tímpano derecho y que he compensado hace años con un piercing en el izquierdo, para que por ahí se vayan las palabras que no me gustan.

Cada noche, suelo dar un pequeño paseo por el centro de Madrid, aprovechando que la temperatura baja unos grados y se hace más agradable para el alma, y ahí es cuando proceso todo tipo de información que me hacen imaginar una y mil historias.

- Jefe, dale ahí a la maquinita del tabaco que me voy a comprar un Winston. - Justo al pasar por el bar de la esquina.
- Que no, Mari, mañana a las once estás aquí y llevamos a los niños a la piscina de mi amiga Kati, los dejamos allí un rato y luego nosotras nos vamos de compras.- Una de mis vecinas, desde su balcón charlando por el teléfono móvil.
- Mario se ha comprado en las rebajas unas gafas de sol que son super fashion, y yo, en el H&M del Pasapoga unas bermudas blancas divinas. - En San Bernardo también hay divinas aunque fuera de su territorio habitual, un marica fashion a su amigo de pantalones ajustados y flequillo imposible.
- Selvesa, Selvesa, Selvesa flía, ¿Selvesa? - Los chinos en la esquina de Pez con San Bernardo.
- Oye, ¿no tendrás un cigarrito verdad? - Un alcohólico que sentado con su botella de vodka me pide un cigarrillo a mi paso por él, y ante mi negativa con la cabeza escucho ya más atrás la voz - Desagradable.
- El sábado me entró una piva mazo funky en la plaza del Carmen y le dije que no. - Un grupo de chicos en el final de la calle Pez y que vienen en sentido contrario al mío. 
- El concierto es en la Riviera, vienen Pablo, Marco, César y su novia, luego se juntan allí con nosotros Paco y Dani. - Un grupo de gafapastas parados frente a un cartel que anuncia un concierto.
- Ya me estás dando los 30 pavos que te dejé el otro día, y me los estás dando ya, que te meto unas hostias que te dejo en el sitio. - Le dice una yonki a su amiga sin dientes.
- Juaaaaan sígueme, que nos vamos de putaaaaas, Juaaaaaan sígueme, que nos vamos de putaaaaaas, Juaaaaaaan síiiiiiiigueeeeeemeeeeeeee. - Un grupo de cinco chicos borrachos detrás de Gran Vía cantando a grandes voces.
- Muak, guapo, es a ti. - Una trabajadora del sexo como las llaman ahora, o un trabajador, tengo mis dudas, aunque la voz tan masculina me da una idea.
- Moreno, guapo, moreno, ven, ven con mami que vamos a pasar un buen rato tú y yo. - Una prostituta de color en plena Gran Vía se me ofrece para sus servicios sexuales
- Chicas, espectáculo con chicas, una invitación a la segunda copa. - Me ofrecen un flyer para que entre a un local de señoritas.
- Que me dejes en paz, siempre que apareces es para arruinarme la vida, no quiero saber nada de ti, eres un desgraciado, ojalá te mueras. - La chica sudamericana malhumorada al chico sucio que está a su lado
- No grites en medio de la calle. - Responde el chico sucio que está con la chica sudamericana.
- ¿Paro a este taxi o vamos caminando? - la chica alcoholizada a au amiga de vestido corto.
- Ahora tienes que meter el camión marcha atrás por esta calle, no se si te lo habían explicado ya, y terminamos con esta calle y a recoger la otra zona. - El señor del camión de la basura al conductor, un chavalín con pinta de kinki y pendiente de aro en la oreja.

Los paseos por el centro de Madrid siempre son peculiares, y más cuando juntas las conversaciones que vas escuchando a tu paso, ese es mi oído, esperando terminar la noche con una llamada de D., entro en mi piso y escucho los ronquidos de Gordi, y al rato suena la melodía de The Fray, es mi D. para desearme buenas noches y decirme que me quiere.

* Así ha visto G-boy mi oreja y así he sentido yo el oído.

10 comentarios:

  1. jaja yo cuando voy por calle no me entero de nada de lo que pasa al mi alrededor, aunque tb es cierto que casi siempre llevo los auriculares del mp4 puestos y voy sumergido en mis propias conversaciones conmigo mismo...

    ¿Tu D otra vez? ainsss, pimpf, pimpf... que buenazo eres...

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Cari, es que te has perdido varios capítulos por el medio. Ha estado una semana en mi casa en Galicia y hemos hecho un pequeño viaje a A Coruña y demás... pasando por donde vives incluso tuve que apartarme a esos arcenes que están trabajando tus arbañiles favoritos para cogerle el teléfono... ¿ves cuantas cosas?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Yo soy como Sergio, cuando voy por la calle me la suda bastante lo que pase a mi alrededor porque estoy sumergido en mi mundo... Así me va muchas veces jajajaja.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  4. ajaj,e so se llama ser una portera, ajjaja, al menos en mi pueblo. Jejeje, vaya peligro, como para decirte algo inapropiado jajajaja... bueno, ya se encontonces porque no hemos acabado los partidos de futbol en otro lado... es que no me escuchaste jajaja

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  5. jaja sordo serás, pero tienes unas buenas orejas..., eh! jajaa Pero mira, como dice siempre mi abuela... "para lo que hay que oír", claro que mi abuela es un fantasma...


    Bezos.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo no doy un paso fuera de casa sin mi música, el ruido ambiente no me gusta, sólo cuando estoy en compañía de M me quito los auriculares para oírle a él. En mi etapa depresiva, salía a recorrer las calles de noche pero también para escuchar música. Muy lindo tu post Pimpf. Cariños.

    ResponderEliminar
  7. al igual q Gboy yo voy con lso audifonos a todos lados, me distrae de todo

    ResponderEliminar
  8. Pues para no escuchar del todo bien no veas de todo lo que te enteras joío jajaja ya será que tu médico te ha engañado ¡eh! madre mía..si no has perdido ripia de una sola conversación en ese tu paseo nocturno jaja

    Fijo que si yo me pongo a dar ese paseo no capto ni la mitad de la mitad,también es verdad que porque soy de pasar del mundo ajaja soy más de ir a mi bola cuando voy por la calle jaja

    Me ha hecho gracia las conversaciones tan diferentes y peculiares que se pueden escuchar de noche por la calle ¿verdad?jajaja

    Un besoteeee chiquillo! ^^

    ResponderEliminar
  9. Uhm, por lo que veo todos sois de ir con cascos, o en vuestra mayoría, pues no veais lo que os perdeis, en cualquier lado puede haber una noticia!! Y en Madrid la cosa está más que interesante. Esas cosas que digo haber escuchado no son en un mismo día, son algunas cosas con las que me he quedado en un par de días, habrían muchas más pero, no me acuerdo de todas.

    Christian, a mi lo que me agobia es no escuchar un coche por ejemplo... o que alguien me diga.... "Te está cayendo una viga en la cabeza!!"

    Alex!! Desgraciao, no pierdes ocasión para meter ficha ehh... jajaja, pues sepa Vd. que le digo una cosa... lo de terminar los partidos en otro lado me lo ha dicho el caballero por escrito!!

    Thiago, orejones me has llamado?? o quieres decir que escucho un montón de cosas??

    G-boy, una vez me hizo eso D. en el metro, lo de ir escuchando su ipod, pues, no le han quedado más ganas...

    Damian, ay!! los audífonos, otro día cuento las anécdotas de la abuela de mis primos.

    Montxo, muy peculiares las conversaciones, el problema de oído lo tengo con el volumen...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  10. Yo antes andaba siempre en mi mundo interior sin ver ni enterarme de nada, pero desde hace un tiempo voy mirando a todas partes... será que busco algo :)

    Un beso (sin cascos)

    ResponderEliminar