viernes, 3 de septiembre de 2010

CON CINCO SENTIDOS: OLFATO

"... olía el sudor de sus axilas, la grasa de sus cabellos, el olor a pescado de su sexo, y lo olía con el mayor placer. Su sudor era tan fresco como la brisa marina, el sebo de sus cabellos, tan dulce como el aceite de nuez, su sexo olía como un ramo de nenúfares, su piel, como la flor de albaricoque... y la combinación de estos elementos producía un perfume tan rico, tan equilibrado, tan fascinante, que todo cuanto Grenouille había olido hasta entonces en perfumes, todos los edificios odoríferos que había creado en su imaginación, se le antojaron de repente una mera insensatez."

Con estas palabras nos describe Patrick Süskind el aroma de la primera chica que asesínó Grenouille en su best-seller El Perfume. Todo un compendio de descripciones sobre aromas, fragancias y olores que te despiertan si cabe más, el sentido del olfato a medida que pasas sus hojas.

Pudiera parecer que como fumador tengo los sentidos del gusto y del olfato menos desarrollados y no es cierto, el del gusto quizá menos, a lo mejor por que engullo en lugar de saborear mientras masco algo durante minutos, pero el olfato lo tengo como si de perro sabueso se tratase. Siempre he tenido la extraña costumbre de oler todo cuanto cae en mis manos. Si me pasan un folio así me lo llevo a la nariz, extrayéndole todo olor a tinta impregnado en él. Si entro en una sala recién barnizada allí me quedo largo rato aspirando la fragancia del esmalte como si de un adicto al pegamento se tratase. Cada vez que entro en mi nuevo piso voy corriendo hasta mi habitación con tal de librarme del olor a rancio y cerrado mezclado con el olor a pies que sale despedido de la habitación de Gordi, como para llevar invitados. Sobre los malos olores, no disto de la opinión generalizada de todo el mundo, odio un olor a sudor rancio aunque me encanta la sensación que produce el fresco, y odio los alientos halitosos.

Luego soy finolis con esto de los perfumes, no utilizo muchos normalmente uno o dos por temporada, uno más a diario y otro más de gala, aunque depende de las ocasiones y también me dejo llevar un poco por lo que me recomiendan. Normalmente cualquier perfume que lleva Billy, en cuanto nos vemos me lo recuerda y hace hincapié en el que lleva él puesto, que por supuesto siempre es mejor. Por otra parte D. no aguanta ninguno, me prefiere sencillamente duchado y con desodorante, dice que utilizo un perfume que es de invierno y le huele y recuerda a pasado, y el otro, mi joya que me regaló mi mejor amiga A. no le gusta, por que le recuerda a un ex-compañero de trabajo con el que no acabó muy bien. Claro que, el mismo perfume en alguien a quien admira le encanta, independientemente de que yo lo lleve puesto, cosas de la vida y del carácter. Tras todo un día trabajando codo con codo con él, y pedirle un abrazo, solamente atina a decirme "ahora no, que hueles a pergañeta". ¡Ay, si fuese yo un super obrero de la construcción musculado! Que lo demás lo tengo, incluso un cerebro más amueblado. Cuando abrazo a mi D. gusto de oler su piel y su pelo, un aroma muy característico suyo, no es perfume ni desodorante, ni tan siquiera gel, puedo olerlo y en estos momentos, mientras escribo, recordarlo.

Sin embargo hay un aroma que a mi es el que más me sorprende. El olor a madre. No a mi madre en concreto, que también lo tiene. A las madres se las huele de lejos, y tienen un aroma especial, deben ser estas cuestiones de las feromonas y demás, pero mujer con olor a madre, futura esposa que veo, y esto es algo que comentábamos hace unos cuantos años ya, un amigo y yo en el instituto, ambos coincidíamos, citábamos chicas y opinábamos si estas tenían o no olor a madre. Por supuesto el olor a madre viene unido al olor a bebé, el mismo olor del que carecía Grenouille en El Perfume.

8 comentarios:

  1. TEner muy agudizado el olor del olfato la verdad es que no sé si es bueno o malo. Yo desde luego en madrid lo tengo peor, por la sequedad del ambiente y lo agradezco porque en los buses y metros mejor no oler nada.

    Y bueno, lo de las colonias creo que a todos nos pasa que si olemos por ahí la de uno de nuestros amantes tenemos un deja vú de esos... no? Eso si, lo de oler a madre a las chicas del colegio es algo muy curioso, ¿no estariáis salidos y lo que oliáis era a chocho? jaja

    Bezos.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja, pues quizá algo de eso hay, pero no cabe duda que las madres tienen un olor distinto, no es cuestión de salidez, y no es un olor a mujer, es a madre... yo no se explicarlo, por desgracia no soy Süskind.

    Tener el olfato desarrollado es una ventaja, por que lo malo, tarde o temprano terminas oliéndolo, cuanto antes lo percibes, antes te escapas. Y Madrid sobre todo centro huele mucho mucho a meaos... puaj. Lo de la sequedad, totalmente de acuerdo, aunque este año parece que he librado un poco en cuanto a mi nariz y mis ojos, el año pasado lo pasé muy mal.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Desde que me operé la nariz hace ya unos cuantos años mi sentido del olfato tiene autonomía propia: ahora no huelo nada, ahora soy el primero en detectar un olor que nadie de los que están a mi alrededor detectan aún (aunque luego me den la razón).

    Así que bueno, soy un poco negado en cuanto a temas olfativos y a veces tiene sus ventajas porque hay gente que le huelen los pies, las axilas o el aliento y yo no lo noto.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  4. Buenas!
    Estamos dando a conocer nuestro nuevo blog, un blog en el que cualquiera puede participar y publicar todo aquello que no publicaría en el suyo.
    Esperamos que nos visites y si te gusta la idea participes, si encima lo anuncias en tu blog o le dedicas unas rayas en algún post tuyo, genial ;)
    Gracias, te esperamos allí :)

    ResponderEliminar
  5. Ea Pimpf, pues no sé si sea el sentido más desarrollado, pero hay aromas que simplemente no soporto, como el de la basura podrida, el vómito y sí, me encantan los perfumes, aunque sus aromas me lelven a tiempos no muy gratos. Creo que el gusto lo tengo mucho, mucho más desarrollado y con justo mérito jejeje. Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Desde que dejé de fumar se me despertó el olfato una barbaridad. Ahora huelo, como tu, los barnices, la gasolina, el olor a nuevo de un coche... y muchos otros agradables y desagradables.

    Pero tengo una pequeña habilidad, y es que puedo bloquear mi sentido olfativo a voluntad. Y a veces es muy práctico :)

    Un beso (inodoro)

    ResponderEliminar
  7. Yo tengo ese problemilla con los olores, y es que muchas veces no aguanto estar en algún sitio si huele mal o con alguien, lo que pasa que como soy así, no se si tonto, no suelo decir nada.

    Yo uso ahora perfume, y me gusta mucho oler a gente que lleva un perfume, porque hay veces que al aspirarlo, ufff, te deja una sensación muy agradable.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  8. Aiss los olores...yo con los olores enseguida estoy ahí jaja No se me escapa uno por muy lejos que esté.Y al igual que tú soy fumador y no sé si seré otra excepción o qué,porque desde luego si la gente que no fuma aun llega a tener mayor sensibilidad tiene que ser un infierno (en cuanto a los malos se refiere)...yo hasta el punto de que si huelo según que olor hediondo me dan arcadas xD Si es que soy de un fisno...ais madre...jaja Y con los perfumes,colonias..yo no puedo con las que son así como empalagosas,dulzonas,de esas fuertes...me acaban poniendo un dolor de cabeza que me muero...jaja

    El olor a madre y a abuela es super característico xD

    Un besoteee illo!^^

    yo sí que uso colonias más que perfumes y no obstante tampoco mucho,muchas veces soy más de duchadico y un buen desodorante pero porque perfumes etc me acaban como cargando la cabeza..aunque sí que tengo unas 3 que sí que me gustan bastante y evidentemente cada 1 para según que ocasiones,una de diario,otra un poco más "osea" y otra ya en momentos suuuper especiales xD

    ResponderEliminar