domingo, 26 de septiembre de 2010

LA VIDA POR DELANTE

Viernes noche, después de haber recogido las entradas en taquilla, D. y yo buscamos un lugar cercano donde cenar. Nos esperaba la Conchita Velasco tras esa romántica cena improvisada que nos habíamos currado en un par de paseos por La Latina.

Era la primera vez que iba a un teatro grande de Madrid, de los más conocidos y mi debut era con una obra de las de peso, La Vida Por Delante, del maxificado Jose María Pou, ese grande del teatro español en estos años en que el teatro ha ido recuperando el peso perdido tiempo ha y la obra quizá un poco larga y eso un fumador lo nota enseguida, pero el peso de Concha Velasco inconmesurable sobre el escenario fue definitiva.

El primer minuto o minuto y medio se te hace eterno, con Concha Velasco en escena, esperando que diga algo, pero ella solamente se mueve por el escenario, y la gente, parece como intentar alentarla a que comience a hablar. Y pronto se deja escuchar esa voz de la chica ye-yé. No te quieres enterar... y comienza la obra por fin. Aparece un joven Rubén de Eguia, en el papel de Momo, un joven musulman al cuidado de Madame Rosa, ex prostituta y judía de origen polaco que tras salir de un campo de concentración alemán contempla impasible la llegada del final, el final de una vida cargada de historia acompañada de unos críos a los que cuida. Rubén tiene un papel muy importante en la obra, casi tanto como el de Concha Velasco, pero su intento de hacerse pasar por musulman es lo que quizá no cuadre del todo. Pese a ello, los que no somos expertos en teatro nos deleitamos con algunas posturas de Momo a cuatro patas... si, un desprecio cultural a lo que estábamos viendo, pero la carne es débil. Yo le dije en varias ocasiones a D. que a mi Momo me estaba encantando, sobre todo físicamente, qué espalda, que culo y que bien lleva el chandal, ahm y que huevos colgones cuando está a cuatro patas.... Pornografías aparte, volvemos al desarrollo de la obra. Por minutos pesada y por minutos intensa, simpática en todo el tiempo, con un humor fino nada descarado, que no busca la gran carcajada. Y más Concha Velasco. Inmensa.

Bueno, yo he visto ya a Conchita Velasco, y la he visto en escena, la misma que protagonizó Las Chicas de la Cruz Roja o Santa Teresa, un mito viviente de la escena. Y creo que esa misma obra sin ella no habría sido lo mismo, a no ser que en su lugar pusiesen a Terele Pávez, y aún así, tendría yo mis dudas.

Pero aparte de la obra hay más detalles que uno no deja pasar. En primer lugar el ambientazo que hay en los teatros, cuanta pareja gayer por aquí y por allí, el teatro creo que es buen sitio para ligar. Pero lo que más gracia nos hizo fue un chico de los de pantaloncitos apretados, corbata negra y flequillo imposible, si, de esos a los que muchos darían una patada en la boca. Qué interpretación. Justo al final, después de las ovaciones, él se levantó de su asiento, con su mariliendre, se apoyó en el escenario y cruzó los brazos con los pies muy juntos, se llevó una de sus manos a la cara... y empezó a llorar. Al momento su amiga le abrazó. Inmenso estuvo en ese minuto de gloria. Pero no terminó ahí, tras el gimoteo se apoyó en el escenario, y se llevó la mano al corazón. Premio Max a la interpretación gayer nobel... para... el chico de la corbatita negra fina!!

Chuchi, que intensidad!! Y con este premio improvisado despido este post, así como Concha Velasco se despide de las tablas del teatro, según ella misma ha dicho.

Bicos Ricos

6 comentarios:

  1. Es una pena que deje el teatro aunque mientras siga haciendo cine o televisión me conformo. Total, parece que tenemos a la nueva Concha Velasco en la drama queen de la corbatita negra no?

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja recreé mentalmente la escena del chico gay y su mariliendre y me ataco de risa. Con M nunca hemos ido a ver alguna obra, somos más de conciertos corales, donde también van muchos gays jejejeje. Buen domingo Pimpf.

    ResponderEliminar
  3. no conozco a Concha Velasco pero al parecer debe ser una primera actriz de las tabas españolas.
    Qeu beuno que vayas a lteatro, yo no voy hace muuucho y es todo un feeling diferente q ver una película,aishh deberia ir más al teatro :(

    ResponderEliminar
  4. Me encanta el teatro y siempre que voy a Madrid intento acercarme a alguno si puedo. La próxima vez intentaré ir con pareja para cumplir mi cuota de gay jajaja

    Tendrías que haber sacado una foto del momento de gloria del chico para ilustrar esta entrada :)

    Un beso (teatrero)

    ResponderEliminar
  5. Pues lo disfrutaste mucho. Ver una buena obra de teatro y salir con buen sabor de boca no es fácil, pero me alegro que os gustara y lo disfrutarais. Concha Velasco es un monstruo de la escena.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  6. Christian, la escena española puede respirar tranquila, que tenemos continuidad.

    G-boy, pues algo de teatro de vez en cuando nunca viene mal, si os gusta....

    Pumara, primerísima, la verdad es que ha hecho un montón de películas de todo tipo, y con unos registros muy distintos, señalable su interpretación en Santa Teresa.

    Parmenio, puedes ir solo también, yo al lado tenía a uno allí, solísimo al que D. le dedicó algunas palabras...

    Alex, sobre la obra... nuestra respuesta es "bueeeenooo". Así que tampoco es que nos haya impresionado, claro que yo no tengo demasiados referentes en teatro como para opinar, que es la segunda vez que iba. Lo que si es incontestable es Concha sobre los escenarios.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar