viernes, 1 de octubre de 2010

EL CEPILLO DE DIENTES

Un cepillo de dientes es un aparatejo de uso diario para la higiene buco-dental, los hay eléctricos o manuales, de los de toda la vida. Los hay con las cerdas de distinto tipo e incluso con el mango flexible, pero es algo que en pareja va más allá de ser un simple artilugio.

Hace algo más de un año me compré un par de cepillos de dientes, uno me lo llevé para Galicia y el otro lo dejé en la casa de D., rosa, con su funda y su mango flexible. Ha pasado el año entero y el cepillo continúa allí, en el baño. Durante este año hemos pasado nuestras épocas mejores y peores, con mayor y menor uso del cepillo, nos hemos dado vacaciones, o como lo llamaría la Casa Real, ceses temporales de la convivencia en pareja. El cepillo ha continuado allí. Tras las reconciliaciones al ir al aseo he comprobado que seguía en el sitio donde lo había dejado, en ese momento no podía hacer otra cosa más que emocionarme, y pensar "D. me quiere, D. confía en mi, este cepillo indica la esperanza que D. tiene en nuestra relación, por eso no lo ha tirado todavía". Es una tontería de utensilio que tiene unas connotaciones que van más allá de las meramente prácticas. Claro que no es lo único que me he dejado en su piso, tengo un pijama, y un par de camisetas que según él, y en períodos de vacaciones conyugales le han servido para exprimirles todo el aroma que de mi quedaba en ellas y pensar con ello que no me había ido del todo.

Y pensareis ¿qué le ha dado a este con el cepillo de dientes? Si ni tan siquiera tiene aroma, y tras un año debería haberlo tirado su D., bueno, tiene su lógica. He tenido una bronca gorda con Billy Sive esta semana, una nueva bronca, que ya suelen ser habituales, el problema es que voy cogiendo callo y cada vez duelen menos. Me ha dicho con toda la sutileza del mundo "tengo un cepillo de dientes en mi cuarto de baño y no es mío.....". Pues me alegro, le he respondido yo muy irónicamente. Vamos a ver, me alegro realmente y no me alegro, pero no deja de tocarme las narices el comentario. Le he respondido ¿y no sería mejor que me dijeses que estás con un chico y acabamos antes? Es que a mi las indirectas estilo Gila, no me van mucho, a mi si me dicen aquello de "alguien asesinó a alguien, alguien es un asesino", pues yo no lo pillo, o más bien, si lo pillo pero no me hace gracia, a veces no entiendo el porqué dar vueltas a las cosas. Claro, Billy sabe lo que pienso yo de los cepillos de dientes, por eso lo ha dicho de esa forma y también sabe que hay de ciertas cosas que sigue sin hacerme gracia hablar. ¿Qué me he puesto muy celoso? Si, lo reconozco. ¿Qué no tengo motivos? No, no los tengo, también lo reconozco. ¿Qué me ha hecho gracia? Pues ninguna. ¿Qué me habría molestado menos si me lo dijese directamente? Estoy totalmente seguro de que si. Me ha explicado (en medio de mis reproches) que es de un chico que se lo dejó la primera vez que lo invitó a su casa a cenar, que han quedado un par de veces más y un par de paseos. ¿Y en la primera cita va y lleva ya su cepillo de dientes a su casa? Está enamorado. Siempre se enamora enseguida en cuanto le dan una pequeña esperanza de que allí puede haber algo. Yo no he podido reprimirme y contestarle como una bicha histérica, claro que mi histeria en gran parte se ha debido a una defensa férrea de mi D. al que no se ha cortado en atacar, y yo tampoco me he cortado con "el chico al que estoy conociendo".

Por el momento le he dado unas msn vacaciones (nuevamente), que le permitirán conocer a este chico de cuyo nombre no quiero acordarme y emprender lo que tengan que emprender sin irrupciones mías por el medio, que yo también necesito no tener en mente a nadie más que a mi D., y espero también que el día que Billy tenga necesidad de hablar conmigo, D. no se ablande y no me vuelva a decir aquello de "llámalo, que seguro que lo está pasando mal".

Así pues, hemos llegado al punto en que yo tengo un cepillo de dientes en casa de mi chico y otro chico ha dejado su cepillo de dientes en casa de mi ex. ¿A que son simbólicos los cepillos de dientes?

P.D.: Cuando buscaba una foto con la que ilustrar el blog, me he encontrado un post, en un blog que desconocía sobre todo esto de los cepillos de dientes, es Soñar ... despierta, blog al que voy a dar un repaso ahora mismo, aunque no postee demasiado.

5 comentarios:

  1. acabo de pasar de ese blog, bonita la entrada :)!

    Y pues hay algo que no entiendo u.u
    (ya q soy como nueva jeje) por lo que leo D. es tu novio but quien es Billy u.u ?

    bueno espero q tngas un super bueen finde!!
    :)
    bsos asi de grandes!

    ResponderEliminar
  2. Mmmmm, bueno, supongo que los celos por los ex es algo natural y no necesariamente vinculado con algun sentimiento romántico,si no al recuerdo de aquella persona. Pues M ha sido mi relación más que formal y yo hasta sueño con su tumba al lado de la mía. Sólo él consiguió dejar su cepillo de dientes en casa.

    Hace poco quise cambiar el mío y justo él compró dos en un pack, así que me pasó el rojo (mi color preferido) y bueno, un día me encontré cepillandome los dientes y mirando mi bello y exótico rostro en el espejo y noto que el mango era Azul...ME SORPRENDÍ Y ESPANTÉ, pero luego dije "que va"...me equivoqué de cepillo jajajaja, pero con tantos besos y demases, es más menos lo mismo quién lo ocupe. Cuando le conté a M la anécdota le pareció divertida...pero no se horrorizó jajajajaja. Y bueno, cariños Pimpf, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  3. Hace unos meses un chico vió que yo tenía dos cepillos en mi baño y me preguntó si tenía novio. Yo me sorprendí por la pregunta pues los dos eran míos y no se me había ocurrido nunca esa simbología. Hoy leo tu entrada y recuerdo aquel día y lo que debió pensar este chico. Que ingenuo puedo llegar a ser :(

    Un beso (bien limpito)

    ResponderEliminar
  4. tienes ahí un circulo vicioso entre D. Y Billy que yo sigo sin pillar mucho, porque si estas con D. que te importa que Billy tenga un novio, un rollo o lo que sea.. o es que aun sigues con intenciones de estar con él. Ummm, me pierdo, me pierdo mucho en estas cosas.

    U beso cielo

    ResponderEliminar
  5. Brekiaz, por lo que he visto, ese blog se ha mudado a otro, pero la esencia es la misma. ya te contaré yo quien es D. y quien Billy.

    G-boy, yo jamás confundiría mi cepillo de dientes, es algo tan personal... yo de hecho los cuido mucho, y D. es de los que los agotan enseguida... pero son muy muy simbólicos, tremendamente.

    Parmenio, ya me desarrollarás ese pequeño detalle de "un chico vió dos cepillos de dientes". Es que es normal que pensase que compartías tu vida con alguien.

    Alex, bueno, si, algo de vicioso hay, en lo de D. y Billy, pero famos, lo ha dicho un poco G-boy, celos por los ex deben ser algo normales. Yo a día de hoy se que aunque haya olvidado a mi Angelines, seguiría sin hacerme gracia verla con nadie...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar