domingo, 31 de octubre de 2010

LA CASA MALDITA DE ANTONIO GRILO

El viernes mencioné que me venía a Galicia en coche. He venido con una familiar con la que suelo ir y venir a Galicia en cuanto puedo. Ella es como yo fan del mundo misterioso y morboso en general, ahora, como ambos vivimos aquí, en concreto, de Madrid. Es con esta chica con la que tengo pendiente mi visita turística al Cementerio de la Almudena, así como a algunos lugares con encanto de Madrid.

Y es que Madrid está plagado de historias, crímenes, casas encantadas y otro tipo de misterios y mi prima y yo, recorreremos algunas de estas zonas de Madrid, en las que haya ocurrido algún hecho luctuoso, desde Alcalá 20, al antiguo Teatro Novedades o el portal donde apareció el cadaver de Enrique Urquijo, el recorrido por el Madrid de Jarabo, la plaza Mayor y adyacentes donde eran ajusticiados los reos antiguamente, o La Casa América, más conocida como Palacio de Linares con historias de fantasmas tras sus puertas, o el mismo Museo Reina Sofía, antiguo hospital donde se cree suceden cosas extrañas, o la casa de las Chimeneas, en Chueca con distintas apariciones.

Así, y a escasos pasos de donde trabajo hay un edificio que está marcado por algún tipo de maldición, es el número 3 de la Calle Antonio Grilo, al lado mismo de la librería Fuentetaja, en su nueva ubicación. Yo cada vez que paso por allí siento algún tipo de desasosiego, veo el edificio y me recorre una extraña sensación de malestar mezclada con miedo y respeto. No es un edificio donde se hayan visto fantasmas, es un edificio plagado de muertes violentas a lo largo del siglo XX.

Aquel 5 de noviembre de 1945 comenzaron los violentos sucesos, con la aparición del cadaver de un camisero de 48 años y natural de Toledo, al que le habían destrozado la cabeza con un candelabro, se supuso que había sido un crimen por robo pero que jamás fue resuelto. En 1948, en la misma vivienda, cuando no habían transcurrido tres saños de aquel trágico suceso, aparece el cadaver de otra persona, con la parte trasera de la cabeza destrozada, en lo que se supuso un ajuste de cuentas. Otro crimen sin resolverse. En 1962 ocurrió quizá uno de los crímenes más horribles que se recuerdan en la España negra, cuando un sastre, que vivía en el tercer piso del mismo edificio, aquel primero de mayo, salió al balcón con el cadaver degollado de uno de sus hijos gritando ¡Los he matado a todos! ¡Les quería mucho!, al momento se asomó nuevamente con el cadaver de otro de sus hijos. Jose María ruiz, que así se llamaba este hombre, había degollado uno a uno a sus cinco hijos, Maria dolores, de catorce años; Adela, de doce; José María, de diez; Juan Carlos, de siete y Susana de dieciocho meses. Después, se acercó a la habitación de su mujer, y la asesinó a martillazos. Tras salir al balcón llamó a un sacerdote para que lo confesase y le diese la extrema unción, el sacerdote se lo negó pues pensaba suicidarse. Y acto seguido se pegó un tiro en la cabeza con un revolver sin licencia, una Walther calibre 6,35, falleció poco después en el hospital.

Los hechos son aterradores, pero la leyenda negra en el número 3 de Antonio Grilo tendrá todavía otro suceso, en la misma vivienda en la que tres años antes habían fallecido la familia Ruiz al completo de forma violenta. Rufino Márquez encuentra en uno de los armarios el cadaver de un bebé, que horas antes había estrangulado la que era su novia. Ésta había ocultado a su pareja su embarazo y cuando dió a luz, asesinó al pequeño y lo escondió.

Solo se que a mi, el número 3 de Antonio Grilo me da mucho, pero que mucho respeto.

5 comentarios:

  1. "La gente que viene aquí es como si les faltara algo; yo no soy triste, es que estoy en un sitio donde nadie viene con tortilla....; yo no soy triste es que me miráis con tristeza".

    Eso decía la Fuertes poniéndole la voz a un ciprés del cementerio; y digo yo que afectará el saber cosas de un lugar; claro que hay gente que nota cuando un lugar le da mal rollo... Hummm, si yo tuviera un perro que moviera la cabeza como siguiendo algo, lo metería en un convento jajajaja... no me gustan las pelis de fantasmas xD, que luego la oscuridad se llena de... a mí darrrme psicópatas jajajaj, pero espíritus y tal, hazme el favor de meterlos todos en la nave del misterio jaaja.

    Besos de pasarlo bien y no te gires sin avisar XD

    ResponderEliminar
  2. jjaa bueno, de lo que se entera uno, cari...¡Otro morbisillo al que le gustan los cementerios y eso! Bueno, no conozco mucho esa calle aunque paso mucho por San Bernardo, eso sí, jaaj Así que tu vives por ahi? Ten cuidado que hay mucha sauna gay por esa zona, jaa

    Bezos.

    ResponderEliminar
  3. bueno va, pues a mi no me llevas allí que estas cosas me dan miedo. Ya os vale, esto es pasar una mala noche por gusto, porque seguro que eres de los que se iría allí a pasar una noche entere por si aparece alguien. Uf, mira que sois.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. Acá en Villa conejos existe una casa embrujada, que sobrevivió al terremoto, siempre se dijo que los dueños tenían pacto con el diablo, y después del cole, todos los chicos iban a mirar el segundo piso, en donde faltaba una pequeña ventana y podía verse en la pared una cruz rojiza que decían estaba hecha de sangre... yo no soy muy crédulo, porque nunca me ha ocurrido nada y eso que hasta lo busqué en un tiempo. Cariños Pimf.

    ResponderEliminar
  5. yo no me iria a vivir alli pero viendo callejeros aparecen las del cuarto y dice mi novio que son dos bomboncitos. jajajaja

    ResponderEliminar