martes, 19 de octubre de 2010

PUTOS EXTRANJEROS

Hace un par de semanas cenaba yo en casa de una conocida periodista abiertamente de izquierdas, en una terraza, acompañado de un extraño grupo compuesto por cuatro españoles, una francesa y dos búlgaros. Entre cervezas, vino y charla se nos fue la noche.

Uno de los búlgaros comenzó a divagar, en concreto a quejarse de su situación de extranjero. ¡En el trabajo me llaman puto extranjero! decía. Y comenzamos a escucharle con atención su monólogo sobre los extranjeros. Dimitri, que es extranjero, aunque europeo comenzó a decir que en su trabajo le veían como "metrosexual" por llevar camisetas sin mangas al trabajo, lo veían musculado y al ser guapo era siempre el centro de todas las críticas de sus compañeros. Dimitri trabaja en la construcción con gente de otras nacionalidades, muy pocos españoles.

Llego a mi trabajo por la mañana temprano, cuando todavía hace fresco, y me pongo allí con mis camisetas sin mangas - sonreía y dejaba ver una blanca dentadura en su amplia sonrisa iluminada con sus ojos verdes - y no se si será que me ven  guapo, pero enseguida me están llamando "Ehh, tú, puto extranjero, acércanos esos tablones" y yo voy y se los llevo, luego me pongo ya a lo mío y apenas les hago caso. "Ey, puto extranjero, bajamos a tomarnos el bocata, invítanos a un cigarrillo", y nos bajamos a descansar, creen que soy gay, también cuchichean a veces sobre esto. Y a mi me da igual que se lo crean, que crean lo que quieran - mientras exageraba cómicamente algún gesto con pluma - yo no lo soy, pero como si lo fuese, pero que me llamen ¡Puto extranjero! ¿Quién me lo dice? ¿Un boliviano? ¿un ecuatoriano? ¿un brasileño? Vamos, que yo seré puto extranjero pero ellos no se quien se creen que son, que son también putos inmigrantes como yo. Pero se lo dicen a alguien que ha vivido en un pais que en los años de guerra fría acogían a todo el mundo, un país socialista donde no habían putos extranjeros, que los habían, pero donde todos nos queríamos unos a otros - realizando un gesto de abrazo bajo esos brazacos impresionantes - un país comunista donde no nos faltaba nada a nadie y donde nadie teníamos nada de nada, pero donde trabajábamos todos y éramos felices y contentos y no llamábamos a nadie putos extranjeros, pero lo que me jode no es que me lo llamen los españoles, que no me dicen nada, ellos trabajan para adelante y no dicen nada, son los otros los que me llaman ¡puto extranjero! pero sé que en el fondo es por que me envidian, envidian todo lo que trabajo y envidian lo guapo que soy. 

Así que yo hoy os dejo esta reflexión, en un post que va más allá de temas políticos (que por otra parte sabeis que yo de política y de mi vida privada no hablo). Yo creo que el racismo ha aumentado alarmantemente en España, y lo veo más en Madrid que en Galicia (donde hay muchos menos extranjeros y los que hay son normalmente hijos o nietos de gallegos emigrados), donde dicen las malas lenguas que ha disminuido la cantidad de trabajadores extranjeros en puestos que ahora ocupan españoles otra vez (aunque yo esto no me lo creo, ni lo he visto), donde todo son comentarios negativos hacia los extranjeros. Soy por otra parte, gallego, con lo que esto supone, un pueblo que ha emigrado a lo largo de la historia a todas las partes del mundo, llegando incluso a la Luna, donde dicen que hay un gallego de Ferrol. Yo no sé lo que habrán padecido los emigrados gallegos por el mundo en otras épocas pero en general creo que se puede decir que hemos sido muy bien tratados, y es que tenemos fama, aparte de introvertidos, de desconfiados o de no saberse bien si vamos o venimos, pues tenemos fama de trabajadores.

10 comentarios:

  1. muy humilde el búlgaro no es... "como soy tan guapo..." jajaja

    ResponderEliminar
  2. Bromeaba, supongo, aunque era mono, un poquito más que su gemelo.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. El "odio" hacía el extranjero, se ha acrecentado, quizas, porque hay demasiados, y esos demasiados no se han integrado lo suficiente. Siempre se está con la retaila de que los españoles fuimos emigrantes, y si es cierto, pero los españoles iban, trabajaban y no intentaban cambiar ni constumbres ni llenaban las carceles, ni montaban bandas mafiosas ni nada. Y el discurso no es racista, sino la pura realidad. En España no somos racistas, nunca lo hemos sido hasta que se nos han atragantado.

    Es muy facil el discurso integrador pero, ¿ellos se integran? ahí esta el problema. Y no es agachar la cabeza, no, es introducirse en un país que te acoje. En miles de parques de Madrid los propios españoles no pueden ir porque los han hecho "privados" los extranjeros, y eso, eso jode mucho.

    Hay que tener una política de inmigración cierta y veraz, y no el papeles para todos, porque al final colapsas el sistema, como nos está pasando.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. decir extranjero a alguien siendo uno mismo migrante me parece la boludez mas grande q he escuchado

    ResponderEliminar
  5. Bueno, yo no sé donde trabaja este chico, pero yo no veo que la gente le llame a nadie "puto extranjero" ven aquí... y eso que cuenta. Otra cosa es que si ha aumentado el racismo y es que es un recurso fácil cuando las cosas van mal y la cuestíon economica está jodida, pues la solución siempre es vovlerse contra los extrajeros...

    Otra cosa es que le llamen boris, o mojamé, pero es lo mismo que los obreros se llaman entre ellos aunque sean nacionales. No sé, el caso es que desgraciadamente el racismo se extiende, ya ves Merckel que parecia la gran lideresa y se ha pasado al lado oscuro... Es terrible.


    Bezos.

    ResponderEliminar
  6. but me qdo aqi en mi Lima qerida, pero como lei qe dice Dooms..."decir extranjero a alguien siendo uno mismo migrante " ES ALGO TONTOO uu.


    bsillo grande :)

    ResponderEliminar
  7. Coincido con Brekiaz, si así están las cosas por allá, mejor no salgo de Trueno o Villa conejos jejejeje, yo creo que no va en una nación en sí, va en personas y talvez sean más vistosas las xenofóbicas, pero siempre habremos quienes queremos a las personas no importando de donde vengan. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  8. Que estupidez no? Total, no creo que ser de un determinado lugar haga superior a nadie, total, todos los lugares tienen sus carencias. Además, seguro que el búlgaro no es más guapo que mi granadino (sí, ese a quien llamas maliciosamente senegalés jajajajaja)

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  9. En todas partes el racismo se esta extendiendo y tendria que ser todo lo contrario.
    Pero que un inmigrante le diga a otro inmigrante, puto extranjero jajaja es una idiotez.

    Es como aqui en Lima, un cholo le dice cholo a otro U_U

    ResponderEliminar
  10. Alex, veo contradicciones en tu argumentación, tales como "En España no somos racistas, nunca lo hemos sido hasta que se nos han atragantado" ¿lo somos o no lo somos? A mi, desde luego, no me sobra nadie, ni me falta nadie.

    Doomsday, esa es la gracia, que los extranjeros, se llaman entre ellos más extranjeros...

    Thiago, lo que está claro es que no trabajan en una sucursal de un banco, ni en la cúpula de un holding, más bien son empleados de la construcción, y no te extrañen ciertos modales, y más para con el nuevo.

    Brekiaz, di que si, que mejor en Lima, si no notais la crisis, mejor quedad ahí, que luego por aquí creen que nos imponeis vuestra cultura.

    G-boy, pues no lo sé, se que muchos son los xenófobos, en cualquier caso, no es algo de españoles-extranjeros es cuestión de extranjeros-extranjeros.

    Christian, pues aquí hay clases, los hay más extranjeros y menos, y los hay que se sienten más o menos españoles, solo sé que, el búlgaro, por mucho que no lo quieran los sudamericanos, tiene nacionalidad europea....

    Cafeinomana, Uy, ya me explicarás que es eso de los cholos...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar