martes, 23 de noviembre de 2010

FIONA

Fiona llegó a mi casa no sabemos muy bien ni de donde ni concretamente cuando. Fiona era una gata callejera que se dedicaba por aquel entonces a sisarle comida a mi anterior perro, Robi. 

Fiona provocaba más que quebraderos de cabeza a Robi, que no paraba de ladrarle pero era incapaz de frenarla a la hora de defender su comida, ambos tuvieron sus más y sus menos, uno defendiéndose con ladridos y colmillos y la otra con agilidad y sus uñas. Así, por evitar los ladridos de Robi, en casa, y muy clandestinamente se decidió dejarle algún que otro resto de espinas de pescado. Y comenzó a formar parte de la familia, de una forma sencilla. Con su docilidad pronto hizo que le cogiésemos cariño, e incluso Robi dejó de ladrarle y pasó a verla como una más ya que no era ninguna amenaza para su protegida alimentación a base de salchichas. 

A Fiona antes la llamábamos sencillamente "Jata Quente", pues era la atracción del resto de gatos callejeros del barrio, así fue como se quedó embarazada en varias ocasiones, varias camadas, en una primera tuvo tres gatitos, y en una segunda nada más y nada menos que cinco. Sus colores, pardo, blanco y negro dominaban en sus crías, que los heredaban independientemente del color del macho que la había montado, y es que Fiona tenía todos los colores posibles en un gato, excepto el gris. Blanquito fue de los pocos gatos suyos que pudimos regalar, alguna que otra camada tuvimos que enterrarla directamente nada más nacían los pobres, y la cría que más recordamos fue Alonso. Alonso era un gato pardo que atraído por el calor del motor de mi coche se metía a través de las ruedas en el motor, donde descansaba, así fue como hizo un par de viajes a Vigo, Pontevedra o Vilagarcía, y lo curioso, que normalmente volvía en el mismo motor, más calentito si cabe, hasta un viaje, que no lo volvimos a ver, quizá terminó colándose en algún motor de coche de mayor cilindrada. Fue por esto de las camadas y lo mal que lo pasábamos cuando teníamos que deshacernos de los gatitos que tuvimos que llevarla al veterinario a que la operasen de los ovarios, lo pasó muy mal aquellos días, pero, entendimos que fue por su bien.

En verano conoció a los chicos que veranean en mi casa y fueron ellos quienes le pusieron el nombre de Fiona. En casa nuna tuvimos especial cariño a los gatos, por aquello de lo traicioneros que son, que se suben por todo y que en el fondo, aunque de compañía suelen ser muy suyos y es raro que se dejen acariciar. Fiona no, o por lo menos, conmigo no, ella nunca entraba en casa, pero nada más verme llegar, sobre todo en las madrugadas que yo volvía con unas cuantas copas de más me buscaba como una gata caliente que es, esperando mis mimos y mis caricias, mis masajes gatunos, a mi nunca me echaba las zarpas, me tenía un gran cariño.

Fiona tenía ya unos años, y a raíz de varias peleas con otros gatos vino una vez con unos arañazos en la nariz, que se le fueron infectando. Con los años, la nariz se le fue infectando más. Los últimos meses, aunque ella parecía estar bien, tenía esa dichosa infección que le llegaba ya a un ojo, y fue por ello, por que no dejaba de sangrar por ella, y entendiendo que estaba sufriendo ya demasiado, tuvieron que llevarla  este fin de semana al veterinario a ponerle una inyección de esas que hacen que tu mascota vuelva metida en una caja de cartón y no regrese más.

Fiona mantenía a los otros gatos del lugar a raya, fuera siempre de territorio, y tenía siempre con ella un gran apoyo, a mi perro Corcho, son innumerables las fotos que tengo de ambos durmiendo juntos, jugando el uno con el otro, o incluso al punto de hacer que ahora en lugar de un perro tenga un gato-perro, que imita en todo a los gatos pues, para Corcho, su única madre fue Fiona. Respetaba a los peces de mi estanque, e incluso a la rana, aunque a esta en alguna ocasión le había provocado algún que otro susto, pero con quien nunca pudo fue con la tortuga que aunque lenta, siempre conseguía meterse dentro de su caparazón antes de sentir el zarpazo de Fiona. Muchos topos y ratones nos dejaba en la alfombra de casa, mostrándonos sus trofeos, los trofeos de un felino ansioso de demostrar a sus dueños de lo que era capaz, y algún que otro susto con algún pajarillo que conseguía cazar.

Descanse en paz en el lugar donde se encuentran tras perder las siete vidas y donde seguramente se topará con Garfield que probablemente la intentaría seducir,  espabilando al lento de Benito, escapando de las "gatunadas" de Tom, o intentando ayudar a Silvestre para cazar algún lindo canario,  vagueando con Isidoro, chinchando a Azrael, o el mismísimo Don Gato del que seguramente se quedaría embobada, o presumiendo más que Hello Kitty por ver quien es la gata más caliente del lugar, y ahora allí su hueco para la pequeña y cariñosa Fiona.

13 comentarios:

  1. Ouuuh! me has echo recordar al gato qe teniamos en casa, pero este tenia complejo de perro (y el nombre como qe no ayudo mucho, pues se llamaba Goffy, nombre puesto por mi sobrina Pau),hasta que un dia la ncontraron en la sqina de casa toda tieza y con el cuello mordido, una pena, mi tio se puso muy triste por que era quien siempre le recibia (luego dla sposa claro) en la puerta de casa, y mis primas se pusieron muy tristes

    BONITA HISTORIA!
    un bsuuu

    ResponderEliminar
  2. un bonito homenaje a Fiona... yo nunca he tenido mascotas pero sospecho el cariño que se les coje al compartir su vida con los demás miembros de la familia.
    Será triste saber que no está por allí pero como pasa con las personas os habrà dejado recuerdos y momentos compartidos que hará que la recordeis con cariño y una sonrisa
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, Brekiaz, me has hecho reir un montón entre lo de "encontrarla en la esquina toda tieza" y lo de "quien siempre le recibía (luego de la esposa, claro)", mira, me has hecho reir a costa de los gatos muertos.

    Adrianos, se les coge un cariño tremendo, y que conste que en casa no somos muy de gatos y esta no dormía más que en el jardín, y nosotros semos de perro, pero quieras o no, son años.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  4. Ay pobre, que descanse alli donde se encuentre el cielo de los gatos, cari. Eso si, que terrible eso de tener que enterrar las camadas, no? me hace gracia eso de que la catrasteis por que entendisteis que era por su bien, pero lo entendio ella?

    en lo que tienes razón es que yo prefiero a los perros, de siempre. Y aunque una vez adoré a un gato que se le llamé Mimoso, no era mio, aunque venia a verme a mi jardín todos los días...

    Bezos.

    ResponderEliminar
  5. Si, Thiago, yo creo que ella lo entendió, por que seguía teniendo su vida sexual, y no tuvimos que enterrarle más camadas, y que conste, que yo para ese tipo de labores sucias no estaba, de ello se encargaba mi padre, que la habría enterrado a ella gustosamente, pues era el que menos cariño le tenía... si lo que más le ha dolido ha sido gastarse 40 euros en el puto pinchazo. (muerte digna le llaman... muerte cara le llamo yo)

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  6. Precioso panel...
    Me encantan los gatos... De hecho tengo uno -Chatín- que es un encanto.
    Lo siento por Fiona... hubiera sido una buena novia para Chatín.
    Aunque son muy suyos, los hay más listos que los humanos y más cariñosos que los perros -a su manera-
    Lo siento por Fiona.
    Besos a tí!

    ResponderEliminar
  7. jajaja te as reido de mi Goffy u.u jajaja es q de verdad lo encontramos tiezo en la esquina de casa ): , qe otra cosa te puedo decir XD jajaja
    un bsoooo!!

    ResponderEliminar
  8. No me gustan nada los gatos, me parecen lo más traicionero que hay en este mundo animal, así que lejitos lejitos.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  9. Que homenaje más bonito, anda que si tuviera que hablar de todas las mascotas que he tenido (2 perros, 2 hurones y 3 gatos en total) me salía un post eterno... o no. Que todos han tenido más o menos el mismo patrón de conducta, aunque Seiya y Demeter, los hurones, quizás sean los que se merecen un post aparte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me hiciste recordar cuando mi gatito peluzo murio hace poco.. Lo queria mucho. los gatos son mis animalitos preferidos. Ahora tengo una gatita que se llama kirara... Es linda, mi hermano la encotnro en la calle. Es huraña pero linda...
    Ke lindoq ue tu gatito este en el cielo de los Gatos XD
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  11. a jata quente y el perro corcho! jaja vosotros si que sois originales para los nombres... ainss que historia más bonita y tierna pimfito, casi se me cae una lágrima y todo... jaja un beso

    ResponderEliminar
  12. Pues a mi los gatos no me van, hasta a los perros prefiero, pero no hay como los conejos jejeje. De hecho, pronto me llevarán uno completamente negro. Cariños PIMPF.

    ResponderEliminar
  13. Angel, jejeje, es que te imagino con un gato como Azrael a tu lado, es la imagen que tengo tuya, en un sillón, con un portátil y acariciando la cabeza de Chatín.

    Brekiaz, y sigo riendo con el comentario, jejeje

    Israé, ¿más traicioneros incluso que los propios seres humanos? ¿y que las maricas malas? Y mira que muchos tienen las uñas largas...

    Christian, bueno, de Fiona he hablado por que la ha diñado este fin de semana, que en Galicia otra cosa no, pero mascotas... y peces... ya ni te cuento.

    Gus, cuando se dejan acariciar y te buscan si, que si no, son de armas tomar.

    Sergio, el original es mi hermano, aunque lo de Jata Quente fue cosa mía.

    G-boy, es una sorpresa que tú me estés diciendo que "no hay como los conejos" es que suena tan... hetero...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar