martes, 2 de noviembre de 2010

LA CIUDAD SIN MUERTE

Estos días parece lógico aquello de hablar de la muerte, con las fiestas de Halloween (aunque para los que les guste más es el Sahmain), y en concreto, los días de Todos los Santos y el día de los Difuntos. En España celebramos el día de Todos los Santos, fecha en la que todos celebramos nuestra onomástica, a mayores de nuestro día, pero es un día que normalmente aprovechamos para celebrar el día de los difuntos, que es en concreto el 2 de noviembre, pero no es festivo. Así pues, el día de Todos los Santos acudimos en masa a los cementerios, por norma general y los engalanamos, aunque sea una vez al año honrando a nuestros seres queridos que ya no están entre nosotros.

Yo quiero con este post cerrar este ciclo de la muerte. Y me quiero centrar en concreto en lo que es la muerte en Madrid. Como sabeis, llevo casi dos años en la capital, trabajando como un condenado, y tengo la impresión de que aquí, en Madrid, la gente no se muere.

Madrid vive de espaldas a la muerte. Pese a tener uno de los cementerios más grandes de Europa, el cementerio de la Almudena (donde tengo pendiente hacer una visita puramente turística), la muerte en Madrid no se nota. Pese a tener la capital unas de las tasas más grandes de delincuencia y de homicidios, pese a ser la ciudad con más habitantes de España, y por ende, donde más fallecimientos hay, a la par que nacimientos, la ciudad escapa de la muerte.

En los dos edificios en los que he vivido no ha muerto nadie, pero es que salgo a la calle y no escucho a los vecinos hablar sobre si ha muerto tal o cual vecino. En el bar no es tema de conversación. Si desaparece algún vecino de nuestro entorno, por que ha sido llamado a pasar a mejor vida, nunca mejor dicho, ni nos enteramos. En verano veía a Doña Paquita, una vecina de mi edificio pasear todos los días con su velocidad de 0,12 kilómetros a la hora y su endiablada velocidad al cruzar la calle de un solo carril donde vivo. Llevo un par de meses sin verla, quizá haya muerto, o quizá no, pero mi Doña Paquita ha desaparecido del mapa, y no he oído comentarios. Hace un par de semanas, el ambulancia se llevaba a una señora muy mayor también del edificio "ya verá que paseo le van a dar, abuela" decía su nieta. Pues hasta aquí mis noticias sobre esta señora. Y es que en Madrid no hay costumbre de muerte, como en mi pueblo.

En mi pueblo, cuando alguien fallece, nos enteramos todos los vecinos, por el boca a boca. Primero escuchamos 13 campanadas cuando fallece una mujer o 12 campanadas cuando fallece un hombre, según la tradición de una antigua cofradía de mi pueblo, la única. Luego, uno va preguntando por quién doblaban las campanas y termina sabiendo el nombre. Pero es que la gente aquí va a los velatorios, sea por dolor, compañía, o por dejarse ver, como hacen los políticos normalmente. Luego el entierro y toda la ceremonia, normalmente religiosa. Pero no termina aquí la sensación de muerte. Las esquelas también contribuyen con ese ritmo de dolor, la que anuncia el funeral y la de agradecimiento al día siguiente. Días después, la familia aparece por el pueblo, intentando hacer su vida normal, vestidos de luto riguroso, normalmente esto se ve en la gente mayor, un luto riguroso que a veces se reengancha con otro luto.

En Madrid no, la gente apenas fallece, parece. Las esquelas son apenas existentes, más que para cuatro gatos que tienen apellidos compuestos o son ex-dirigentes de empresas, y solo cabe mencionar las del ABC. También fallecen los artistas, en general, sobre todo actores, y son éstos los únicos que percibe la gente, por el bombo que se da en la prensa y por los velatorios en los tanatorios o grandes teatros. Son los únicos que fallecen, ahm, bueno, o algún sindicalista conocido. El resto de personas deja de existir. Suponemos que algún día pasan por el tanatorio y de ahí a la Almudena, o en muchos casos a sus pueblos, pero no llega, es como si la gente no falleciese. Se vive de espaldas a la muerte, se la ignora, se la ningunea. Pues me alegra que "apenas hayan muertes", pero me apena que a la muerte se de tan poca importancia. Madrid, siempre tan fría....

Bicos Ricos

11 comentarios:

  1. Bueno, tu post es muy divertido cari, hasta que te topas con la muerte de frente. Como ya sabes yo este finde he tenido funeral y entierro por el padre de dos amigos que falleció con 54 años justo el día antes de Todos los santos. Aquí parece que nos morimos poco a poco, pero si miras en EL PAIS, tb, hay una seccion pequeñita, apenas una estadística que dice. "fallecidos ayer en Madrid", mira a ver si te encuentras y has fallecido y no te has dado cuenta, jajajaa


    Bezos

    ResponderEliminar
  2. Ya ya, si existe, supongo, que lógicamente soy gran lector de los obituarios, y de las esquelas (aunque en El País apenas las hayan). Eso no quita que Madrid viva un poco de espaldas a la muerte, y se vea como algo lejanísimo que solo te toca, desafortunadamente si el fallecido es alguien cercano, pero a aquellos que no tenemos a nadie cercano... En mi pueblo ya te digo, es otro cantar, y aunque este finde me he librado, eso no quita que nada más llegar, una de mis amigas, aquella con la que comparto cafés y pasatiempos, me pase el parte de bajas de los dos últimos meses... o que haya tenido que dedicar algún puente de visita a Galicia a tales menesteres...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. sin quitarte la razón es que depende mucho del portal y barrio en madrid... a mi ciertamente me ha "sorprendido" que en mi nuevo barrio y portal la muerte ha sido presente, comentada y seguida por todos los vecinos en pleno corazón de madrid. Claro que es un edificio donde la gente que lo habitó por primera vez siguen viviendo allí (con todo lo bueno y malo que eso significa)... me imagino que en el centro eso se ha perdido un poco

    besos
    ps. me ha encantado el texto :-)

    ResponderEliminar
  4. Si, será cosa de barrios, supongo, alguna cosa me ha contado mi prima al respecto, pero vamos, esto de tener un tanatorio en el quinto coño, y no haber tanto trato entre vecinos, hace ese momento tan delicado muy frío, muy distante... na, que en mi pueblo lo "vivimos" más.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. La guadaña es fría. Se la puede ignorar, se la puede olvidar, se la puede marginar... pero al final, siempre llega.
    Inexorablemente... inexorablemente.
    Quizás sea bueno ser conscientes de la muerte y pensar alguna vez en el finitud. Es una terapia buena en ciertos momentos de la vida.

    Besos, Pimfito transcendental!

    ResponderEliminar
  6. Ya, Angel, si es que yo cuando me pongo serio... que forma de camuflar los posts para decir que vivimos en una sociedad que intenta ignorar la muerte viviendo de espaldas a ella, mientras solo piensan en tomarse cafés de los malos del Starbucks... pero al final, llega... como el cupón de la Once, que toca, todos los días, toca.

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  7. Pues es que en las ciudades hay mucha gente y no se sienten las partidas a no ser que sean muy próximas a ti, de vez en cuando, llegando al pueblo mi hermana y madre me cuentan de la gente que ha muerto y que ni siquiera conozco. Ahora quería hablar de la muerte de alguien, pero me hace falta más info. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  8. aqi hay un sementerio q ire a visitar el otro mes en plan turistico y asi C: !
    a mi mucho me llaman la atncion de noche claro de dia me dan como un nose qe

    bso grandE!!

    ResponderEliminar
  9. No creo que sea así, lo que pasa que quizas estando solo de "paso" por Madrid no te des cuenta y pasa mas desapercibido, pero si que se muere la gente y si que se entera uno, al menos en mi barrio, que las marujas van todas corriendo a contarlo. No se, de espaldas a la muerte creo que no, pero es posible que como ciudad grande, la muerte pase solo de un edificio a otro y los de en frente ni se enteren.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  10. Es posible, aunque lo más seguro es que sea porque en las grandes ciudades la gente apenas tiene tiempo para pararse a cotillear no?

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  11. Completamente da acuerdo y muy a tono con lo que he contado yo en el mío. Me alegra coincidir tantísimo en esto y te invito a visitar la Almudena o cualquier otro cementerio conmigo, que soy un buen guía, te lo aseguro.
    Te leo el post anterior q tb se me paso

    ResponderEliminar