lunes, 1 de noviembre de 2010

LOS CONCURSOS DEL PUEBLO

El día de Todos los Santos, en España y en gran parte de los países católicos tenemos la costumbre de visitar masivamente los cementerios, honrar a nuestros difuntos a los que normalmente tenemos abandonados físicamente el resto del año, aunque no en el corazón.


Yo normalmente me doy un paseo por el cementerio de mi pueblo este día, si estoy allí suelo llegar a casa con una pregunta para mi madre ¿Quién ganó el concurso este año? Todos los años mi madre y una tía van ese día al cementerio y se lo recorren con tranquilidad fijándose en una y cada una de las lápidas que hay. Como buenas marujas que son, se fijan en varios puntos, en primer lugar se fijan en aquellos que han fallecido y que ellas no se habían dado cuenta hasta la fecha, ante su sorpresa, es la fase que yo denomino "apertura de nuevas candidaturas" y después se fijan ya en varios puntos clave. Las nuevas lápidas, cuales son las más elegantes, las de mejores mármoles, las más bonitas, y las más horteras o cutres. Después se fijan en las lápidas abandonadas, aquellas que por  estas fechas tienen flores de plástico o no han sido lo suficientemente arregladas para el gran evento de los difuntos. Por último, las flores, que es básicamente en lo que más se detienen, en los ramos, en aquellos que son más ostentosos, los hechos con más cariño, en las flores utilizadas, si estas son básicas o si son más o menos caras.

Y es que el jurado popular es importantísimo estos días. Sin haber premios, más que menciones especiales, las super tacañonas se dan el repaso al cementerio de arriba abajo. Pero esto no es actividad de mi tía y mi madre exclusivamente. Es que eso lo hacen todas las señoras que se pasean por el cementerio ese día. Hay que ver, qué cultura la nuestra, y es que ni en la muerte podemos dejar de estar regidos por el qué dirán o la imagen. Si es que ya lo decía en su día James Dean "Vive rápido, muere joven y tendrás un bonito cadaver".

Claro, luego a mi me llaman portera, pero de casta le viene al galgo, y yo no me quedo sin hacer las preguntas bichas de todos los años. ¿Y este año que le ha puesto en el niño la Srta XXXX a sus padres? ¿Ha vuelto a ponerles un ramo con una cinta escrita en rotulador? ¿Y tía XXXX le ha quitado ya las flores de papel jediondas que tenían? Mamá ... ¿y para cuando nosotros tendremos nuestro nicho? (Que espero esté vacío por muchos muchos años).

11 comentarios:

  1. Tienes razón, incluso después de muerto, sigue importando la imagen que tenemos. En mi familia, tienen la costumbre de que se le encineren y no sabía porqué hasta que un día de pequeño me dijo mi madre que cuando muriese que la quemaran para evitar que estuvieramos cada 2 x 3 en el cementerio a visitarla; sí, unas conversaciones normales que le dice una madre a su hijo de 12 años jaja.
    ¿Quién destacó este año en el cementerio?
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, yo soy de los clásicos, de que me entierren tal cuá. Eso si, este año, supongo que algo contaré en algún post, pero se ha notado la crisi... aunque los ganadores, y accesits se han esmerado más que otros años. Yo este año me he fijado en uno de los nuevos (pq cada año entran nuevos participantes), una cosa muy ostentosa, estilo actriz... y los ramos hechos con mucho cariño, o en el de un conde de rancio abolengo con unas miniflores... no sé, complicadillo... Esperemos la opinión de las super tacañonas, que son las que controlan de esto.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi los cementerios no me van nada, tanto como las misas, ya he dicho que ni a mi propia misa de funeral iré y que espero me cremen y ahí vean que hagan con mi polvo. El cementerio de acá aún está en reparaciones y dicen que el aroma es muy de cementerio. En fin Pimpf, yo realmente creo que uno debe vivir a full, aunque eso signifique morir joven. Besos.

    ResponderEliminar
  4. jaj cari, yo lo encuentro todo una horterada, esos nichos de marmoles todos iguales y tan feos, con esas cruces doradas de plástico y algunos ocn fotos del fallecido.. por dios. Pero la gente que se cree que hay ahí? Es que yo no lo entiendo. Todo el mundo sabe que el cuerpo no dura mucho y se descompone y el alma... Bueno, el alma suponiendo que exista y eres creyente - como se supone que son esos que van al cementerio- estará con dios, no? Bueno todas menos mi abuela fantasma que sigue en mi casa... Eso me ahorra tener que ir al cementerio jajja


    Bezos.

    ResponderEliminar
  5. Es curioso pero totalmente cierto. A mí me dan mucha pena esas tumbas que año tras año están cada vez más abandonadas, uno no sabe si es que se llevaban mal con sus familiares vivos o es que ya no les quedan.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  6. aqui todo el mundo se va al cementerio a visitar a sus muertos, les arman fiestas y lleban toda clase de comidas y asi, beben y todo. pero mayormente son en los sementerios en provincia por qe los de aca son cerrados y hasta cierta hora.

    bsoo bsooo
    yo ando planeando una salida al cementerio para Noviembre C: (un tour asi q hacen ciertas fechas)

    ResponderEliminar
  7. no le encuentro la gracia de ir por ahi a juzgar como recuerdan a los muertos de otro :$

    ResponderEliminar
  8. G-boy, uhm, pero lo de los cementerios y las misas no tienen nada que ver, en los cementerios, en muchos casos tenemos a seres queridos (que ya no tenemos), las misas son historias a parte. Hombre, los cementerios es cuestión ya de gustos, a mi me gusta más un parque de atracciones que un cementerio, pero son cosas distintas.

    Thiago, bueno, lo de los cementerios yo no estoy de acuerdo contigo, a mi me encantan pero eso debe ser el lado morboso, pero me gustan para darme un paseo por ellos, no cuando hay que ir por algún entierro... Pero sobre todo esto tengo un post para mañana.

    Christian, es la crisi... pero como se refleja la sociedad aún después de muertos, y aquellos que no tienen pero si ponen? y aquellos que aún teniendo mucho en vida en la muerte no reciben nada? y aquellos que presumen cuanto pueden y más? Mil historias de cementerios.

    Brekiaz, en la cultura gallega eso de ir a comer al cementerio no creo que se ponga de moda, pero visitas a los cementerios... ayer estaban éstos llenos.

    Pumara, jeje, al igual que tú te fijas en los kilos que ha podido coger tu amiga de más, pues las madres y marujas y señoras que van al cementerio, se fijan en los ramos de flores y esas cosas, supongo, va con la naturaleza humana, y el que diga que va a un cementerio y ve una tumba desatendida este día y no se fije... miente...

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Nunca llegaré a entender esa hipocresía de ir al cementerio solo una vez al año para que todo el mundo lo vea. Además que los cementerios no me gustan, no le encuentro sentido alguno a ir a ver una lapida. No se, será que para estoy soy muy mio, pero sinceramente, no se que saca la gente de ver un trozo de marmol y saber que un cuerpo descomponiendose está ahí abajo. Polvo eres y en Polvo te convertiras, Viva la Cremación.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  10. Uy, yo es que soy muy clásico, claro que yo respeto lo de la incineración, pero vamos, que no me gusta, para mi por lo menos no. El caso es que si lo ves... ¿Qué es la catedral de Santiago? Mucha piedra por todos lados, y la tumba del Apostol, que es lo que todo el mundo va a ver... hombre, es muy distinto, pero tiene también su parecido, si lo ves. Yo es que no soy de los que van una vez al año, voy varias, y es lo que tiene tener el cementerio en el centro del pueblo... que de vez en cuando te dejas caer por allí, pero vamos, que no es bonito, es lo que le falla...

    Bicos ricos

    ResponderEliminar
  11. Son unos días donde por fin ponemos a la muerte en el centro de la información. Es una tradición que me gusta y aunque prefiero un cementerio vacío me gusta que la gente se acuerde.
    Un abrazote

    ResponderEliminar