viernes, 5 de noviembre de 2010

LOS HOMBRES DEL TRIÁNGULO ROSA

Los Hombres del Triángulo Rosa, subtitulado como "Memorias de un homosexual en los campos de concentración nazis", es el último libro que me he leído, y que se me ha colado nuevamente a Un Mundo Sin Fin. Los Hombres del Triángulo Rosa es una novela de Heinz Heger que hace de negro de Joseph K, un vienés que fue encarcelado por ser homosexual y enviado a un campo de concentración nazi.

Aplicándole el artículo 175 del código penal alemán fue como fue detenido Joseph K, encarcelado y procesado ante un tribunal que lo condenó a seis meses de prisión, seis meses que se convertirían en 6 años. De la prisión en Viena, pasó al campo de concentración de Sachsenhausen, y de este al de Flossenbürg. Narra el trato inhumano que recibieron los presos en general, pero sobre todo, los homosexuales, que junto con los judíos eran lo peor de la sociedad, si es que se les podía considerar sociedad, desde torturas atroces, palizas, insultos, a vejaciones de todo tipo, incluyendo el "ser pareja" de algunos encargados dentro del campo con tal de asegurarse su propia existencia. El libro me ha recordado a Viven, sobre todo en el capítulo final, y en algunos pasajes donde el protagonista contaba como lo único que quería era volver con su familia e intentar sobrevivir.

Es conocido por todos el martirio que sufrieron en especial los judíos en los campos de concentración, incluso polacos, o prisioneros del bando aliado, pero en muy contadas ocasiones hemos conocido casos donde el protagonista es un homosexual. Numerosas películas o libros nos recuerdan el paso de todo tipo de personas por los campos de exterminio, hemos visto, en las fotos de Parmenio los campos y nos hemos quedado un poco con sensación de angustia solo de pensar en lo que pudo haber ocurrido hace 70 años. Heger nos trae un testimonio en primera persona, y con pasajes terroríficos como la tortura hasta la extenuación de un cura homosexual, o de un austríaco al que terminaron dándole con una pala para rematarlo.

El título del libro hace referencia a la marca con que se diferenciaba a los presos en los campos de exterminio, el triángulo rosa invertido era para los homosexuales, el rango más bajo dentro de estos lugares de la muerte, subiendo en el escalafón estaban el triángulo negro para retrasados y asociales, el amarillo para los judíos, el verde para delincuentes comunes, el rojo para presos políticos y el violeta para los testigos de Jehová. Este era el orden y en base al cual se les daba un trato u otro. A raíz de esta diferenciación, se tomó el símbolo del triángulo rosa invertido entre grupos homosexuales en los años setenta, después, vendría la bandera arco iris, de recuerdos menos funestos y que la ha ido sustituyendo. 

Si os gustan las sensaciones fuertes, yo lo recomiendo, si os gusta la historia, también por que hay hechos que es conveniente no olvidar, aunque os cansen ya un poco las historias de nazis, vale la pena saber que mucha gente ha muerto por el simple hecho de amar a una persona del mismo sexo.

8 comentarios:

  1. me apunto el libro (como engorda esta maldita lista de libros por leer)...

    espero que hayas visto Bent (en el cine o añun mejor en el teatro)... que va del mismo tema
    Besos

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que no, no he leído ni visto Bent, así que yo también me lo apuntaré. El libro este es muy chiquitín por eso se me cuelan al otro libro, son más fáciles de llevar en el metro.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. cari, no sé, la verdad es que es difícil olvidarlo pues cada dos por tres nos lo recuerdan. Cada vez que sale alguna barbaridad del actual gobierno sionista de israel nos contratacan con algún libro o peli sobre el holocausto.

    si te digo la verdad estoy un poco cansado de tantas noticias sobre el tema. Todo eso sin quitarle su caracter ejemplarizador y su carga de terrible locura, eh.

    Pero siempre digo lo mismo, ¿cómo un pueblo que sufrió tanto, puede hoy ser tan cruel con otro pueblo? No sé, no lo puedo concebir por eso, me carga un poco tanta historia de pueblo desgraciado y mártir, por decirlo suavemente... Creo que estudiar la historia es genial y efectivamente sirve para no repetirlo, pero ellos no parece que aprendieran mucho, no?.

    Bezos.

    ResponderEliminar
  4. Hombre, estoy totalmente de acuerdo contigo. Visto hoy, lo que ellos hacen, cabría pensar que los nazis tampoco estaban equivocados, por que son malos de cojones, en general hablo, acojonaos supongo que estarán, por eso hacen lo que hacen con sus tanquetas sobre los chicos que les lanzan piedras.... Pero el libro no es en concreto sobre los judíos, aunque se habla de ellos, en este caso es sobre los homosexuales, ¿te imaginas ahora que ponemos un muro en Chueca y apalizamos a los heteros? No, que los heteros nos encantan... jajajaja

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Pues ciertamente debe ser un libro escabroso, no creo que me lo lea, porque los Nazis y sus atrocidades no me llaman la atención. Aún así, la simbología del triángulo rosa me parece interesante y la estudié, cuando en mi novela semi autobiográfica y con mucho de ficción, creé un grupo que iba en contra de unos pandilleros homofóbicos (Los puños de Dios). Finalmente les puse Unión Lambda, pero ya te contaré. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  6. Bueno a mi con lo qe me gustan las pelis asi, buscare el libro por aqui haber si lo puedo concegir y ya.!!

    bso bso!

    ResponderEliminar
  7. Hombre, es una perspectiva distinta tanto de las historias nazis como de las historias sobre gays. Habrá que leerlo a ver.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  8. Os lo digo sinceramente, voy hacer como que no he leido los comentarios de Thiago y el tuyo sobre el pueblo Judio, que lo unico que hace es defenderse de los bárbaros y terroristas palestinos.

    Y casi mejor que no te comento nada más porque me habéis dejado bastante alucinado con estos comentarios y ese odio que sentís por un pueblo que es el único verdaderamente democrático de la zona.

    Os diría que os fuerais a cualquier ciudad Israelí con la bandera Arcoiris y despues a una de Siria, Palestina, Arabía, Iran o Irak... hacerlo así, que si es al reves no salis vivos

    Un beso

    ResponderEliminar