miércoles, 17 de noviembre de 2010

NORTE DE ITALIA (V y final): MILÁN (II)

Otro día frío amanecía, un frío inhumano y húmedo, el último día, en el que nos recorreríamos el centro de Milán, una ciudad que parece inmensa, y no lo es tanto, con millón doscientos mil habitantes, pero un centro histórico fácil de ver, y sin necesidad de utilizar demasiado el metro.

Uno de los tranvías antiguos que a mi tanto me fascinan

Tranvías en las calles más comerciales

Un paseo a horas tempranas por el parque más próximo a nuestro hotel, donde disfrutamos del otoño italiano, un otoño de verdad, de los otoños que se ven en las películas, nada que ver con los de España, y es que no he visto tanto colorido como en tierras italianas. Y tras el parque, pronto nos fuimos acercando al centro, otra vez a Santa Bábila, donde habíamos llegado en el metro el día anterior.


Otoño en Milán, otros tonos que en Madrid no hay

Transporte de mercancías, un clásico italiano
Al lado de innumerables tiendas de las marcas más conocidas, entre bares en los que la diferencia era abismal entre desayunar en la barra o en una mesa, pues ahí al lado, se encuentra majestuosa la Catedral de San Carlo, en homenaje a San Carlo Borromeo, La catedral de Milán se encuentra en la Piazza del  Duomo, el centro y corazón de la ciudad, ésta está construída en marmol blanco y es una de las más grandes de Europa junto con la de San Pedro en el Vaticano y la Catedral de Sevilla. Es un lujo pasearse frente a tal obra de arte, repleta de esculturas y máximo exponente del gótico italiano.

Piazza del Duomo

Uno de los miles de destalles de una fachada de la catedral

Entrada principal de la Galería Vittorio Emanuele II
Hacia una esquina de la plaza nos fuimos a desayunar, un par de callejuelas más atrás, un capuccino y un chocolate, para afrontar el resto del día, el día que estábamos ya más cansados. Y volvimos a la catedral, una visita por dentro, disfrutando de sus cinco naves centrales y la altura de su techo. Fuera ya de la catedral, y cuando comenzaban a caer algunas gotas atravesamos la Galería Vittorio Emanuele II, una galería impresionante con más y más marcas, con los comercios más caros y toda la moda del mundo a tus pies. Claro que esta galería ocupa varias calles, pero es un centro comercial abierto inmenso.

El Duomo

Una de las naves dentro de el Duomo

Una de las capillas dentro de la catedral

Una de las puertas de la catedral llena de figuras
Dejamos atrás la Galeria y fuimos a ver la Scala de Milán, un crimen no haber entrado, pero no apetecía pagar 6 euros por ver un teatro recientemente reconstruido tras el fatídico incendio. Por fuera es un edificio de lo más sencillo con unas puertas que yo diría que hasta parecían cutres, y frente a la Scala, un monumento a Leonardo Da Vinci, que vivió algunos años en la ciudad lombarda.


La famosa Scala de Milán

Plaza donde se encuentra la Scala de Milán, con Leonardo Da Vinci
Ahí preguntamos a un hombre que pasaba por allí, como podríamos llegar al Castillo Sforzesco, un sitio que vale la pena visitar, lleno de museos por dentro, desde pintura, a historia, música o fotografía, un parque multitemático. Nosotros, aunque pretendíamos visitar el museo de fotografía, terminamos viendo el de Historia clásica, o algo así, lleno de esculturas antiguas y alguna que otra cosa de Leonardo Da Vinci, aunque no vimos el cuadro de La Última Cena, situado en un convento cercano al castillo.

Castillo Sforzesco al fondo

Más Castillo Sforzesco
Y cansados, bajo la lluvia decidimos que nuestra aventura milanesa había terminado, al hotel a recoger los bártulos, y paseo caminando hasta la Stazione Centrale, donde se cogía el autobús hacia el aeropuerto de Malpensa. Y avión a Madrid. Fin del viaje.

Al fondo, el Arco della Pace

Patio interior del Castillo Sforzesco
¿Esperabais palabras bonitas sobre el viaje? bueno, ha sido cultural más que otra cosa, los romanticismos los dejamos para Madrid, en casita, día a día.

Bicos Ricos

9 comentarios:

  1. que bonito que es Milán verdad? Me ha gustado esta última entrega de vuestro viaje recorriendo mentalmente de nuevo las calles de esta ciudad que tantas veces he visitado. :-)

    y ya veo que con algo de retrado habeis traido la lluvia con vosotros :-P que vaya tiempo que nos hace hoy en madrid...

    un beso

    ResponderEliminar
  2. Puaj, totalmente asqueroso aquí en Madrid, como ves en las últimas fotos de oscuro que estaba el día, hoy lo tenemos así en Madrid, pero me recuerda tanto a Galicia....

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Mi madre si ve esas fotos se muere, con lo que le gustan las iglesias, catedrales y todas esas cosas, Italia es un pais que tiene como muchas no??... buff qe lindos los arbolillos con las hojas de amarillentesco xd
    un bso grandeiii

    ResponderEliminar
  4. jaj que guarro, cari.. Nos quedamos sin saber si has "amortizado" el viaje, jaja. Cuando se tiene un blog hay que cumplir....¡como bloguero! y hay que contar tb. los detalles escabrosos jaja, que de eso se trata. Que para poner fotos bonitas, las encuentras en Google, eh... aunque las tuyas están muy bien.

    Bueno, debe ser impresionante, estar ahi, entre la catadral, la scala, las cosas de Da Vinci... Y esa galeria comercial, que me haría feliz, jaja

    Eso si, si me llegas a avisar te hubiera dado el telefono de mis amigos milaneses, dos italianos guapos y simpatiqusimos y, además, gays, jaaj


    Bezos.

    ResponderEliminar
  5. bueno, todo de lujo me has puesto los dientes largos y me ha entrado una envidia que no veas... si es que no hay como ser funcionario y estar montado en el dolar!!! jajaja
    un beso

    ResponderEliminar
  6. Pues yo sigo disfrutando de estos bellos capítulos de tu blog y con otoño y todo, que tanto me gusta, no sé si me ha hecho falta el amor, pero un " y en tal lado le robé un beso a D" hubiese estado ideal...que Italia tiene un romanticismo similar al de Francia, creo yo. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  7. Si es que cuando te digo que parece lo más bonito de toda Italia es por algo, estos días me has hecho pensar que podría haber vivido allí pero no quise por miedo.

    Biquiños con mel (aunque no te la mereces por no soñar conmigo).

    ResponderEliminar
  8. Que guapo tio, me ha encantado las fotos de la catedral, uff, impresionante. Me lo voy a poner como destino turistico para cuando tenga churri e ir por allí, porque es una verdadera maravilla. Espero que lo pasárais muy bien y aprovecharais para otras cosas, no? jajaja

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  9. Brekiaz, nunca había visto un otoño similar en toda España, son otros colores.

    Thiago, por supuesto que está amortizado el viaje, faltaba más, y lo de tus amigos, quien sabe, a lo mejor nos los encontramos por allí la primera noche, cuando lo del Tiziano.

    Sergio, lo de funcionario yo, y lo de montado en el dolar... mi cari, supongo no?

    G-boy, pues, es que si ya he dado envidia suficiente, si encima me pongo con todo lo feliz que fui con D. y los miles de besos que nos robamos... se me echa todo el mundo encima.

    Christian, no me acordaba, que habías tenido un alguien de por esas tierras.

    Alex, bueno, esperemos que para esa, la catedral se mantenga todavía en pie.... y lo digo por aquello de la seguridad, que no veas que control para entrar... je je je.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar