sábado, 25 de diciembre de 2010

COMIDA RECALENTADA

riscoAmanece el día de navidad y para algunos amanece ya casi a la hora de comer. Aún así, como estamos ya en invierno y hace un frío de aúpa, siempre te levantas con la ilusión de unas fiestas con nieve. Que nieve el día de Navidad es lo que a uno más ilusión le haría. Que conste que hemos contratado unas navidades nevadas, pero con esto de la crisis, y la falta de presupuesto solamente hemos conseguido pagar el frío, algún año alguna helada, pero nada de nieve, los copos nos salían muy caros. Es lo que tiene una navidad en plena costa atlántica.

La Navidad es un día un poco coñazo, por lo menos en mi pueblo, o en mi casa concretamente. Siempre comemos lo que se ha preparado para la nochebuena pero que tras el empacho de marisco de la noche anterior, ya nos negamos a comer. Así, es como una reboda. Desde hace unos años nuestra celebración navideña es totalmente familiar, los cuatro de casa, como la nochebuena. Atrás quedan aquellas celebraciones megafamiliares donde se juntaban en la pequeña vivienda social de mis abuelos, nada más y nada menos que los seis hijos, a no ser que alguno estuviese ese año embarcado, sus mujeres o esposos y los primos. a veces casi veinte personas, y la guinda, el cura. Todas las navidades comíamos con un cura que, se ponía las botas, y todos los años aparecía con un coche nuevo, era el padrino de uno de mis tíos. Pero esta megacelebración era por aprovechar un poco, no solo las navidades, es que también dos de mis tíos están de cumpleaños este día. Así, como antes no había papá noel, los únicos que recibían regalos y tartas ese día eran mis tíos.
Ahora las mujeres de mi familia se han rebelado, dicen que no quieren madrugar este día, después del palizón de preparar las cenas de nochebuena, dicen que preparan la cena y lo que sobre, para navidad. Y cada uno en su casa. Nos repartimos a los abuelos, en cada fecha ellos van a casa de cada uno de los hijos. A nosotros los viejos siempre nos visitan en Nochevieja, y también por Año Nuevo. Pero eso son historias ya de otro post, para dentro de una semana, por lo menos.

Y ahora, si no os importa, os voy a dejar con este post cortito, que están ya las cigalas esperándome en la mesa, y mi madre ya me ha preguntado si va recalentando las patatas para acompañar la carne rellena que ha preparado ayer, por que ella, ella no tiene tiempo nunca en nochebuena para pararse a ir a los vinos.

Bicos Ricos

3 comentarios:

  1. nosotros en casa la pasamos juntos el 24, el 25 ya mi papa se va a su casa con su sra y nosotros en casa con mi mama y su esposo, mi pequeños hermanos son los q disfrutan mas la navidad y me da pplacer engreirlos y jugar con ellos

    ResponderEliminar
  2. jajajaj, creo que a todos nos pasa lo mismo. Yo hoy he comido recalentado tbm y lo que fue sobrando de la noche anterior. Lo que aun tengo ganas de disfrutar, son de unas navidades llenas de gente en una casa. A lo mejor luego me como todo esto, ajjaja, pero ya me gustaría.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  3. Me parece que en mi casa somos más comedidos en las cantidades y no suele sobrar nada de la Nochebuena (o eso, o somos unos tragones jejeje), así que nos toca comida diferente cada día.

    Un beso (pantagruélico)

    ResponderEliminar