viernes, 10 de diciembre de 2010

MAREA BLANCA

Preparaba un post sobre una visita que hace tres años hice al Cementerio de Santa Mariña de Dozo en Cambados (Pontevedra), cuando recordé que no muy lejos de allí se encontraba Vilanova de Arousa, un pueblo marcado por la droga, y recordé que allí había sido rodado un documental de Documentos TV que en su día me impactó, Marea Blanca se llama.


"Vilanova de Arousa es un lugar prácticamente sin jóvenes. Mientras la mitad de una generación nacida en los sesenta terminaba en el cementerio enganchada a las drogas, sus patrones montaban la más activa organización de tráfico de cocaína de toda Europa. Es la historia de una generación perdida en el suelo natal de los capos."

Así se presenta el documental en la página de Televisión Española. Partiendo de la foto de un equipo de futbito tomada en el verano de 1982  creado por jóvenes "porreros" como se les denominaba inicialmente "drogadictos" después, va narrando que ha ocurrido con el paso del tiempo a cada uno de ellos, habla también de algunos de los capos del narcotráfico gallego, de testigos protegidos y cuenta con entrevistas a familiares de muchos de ellos que ya no están. Así, de los diez que aparecen en la fotografía en 1982, cuando se rodó el reportaje vivían tan solo cuatro, el resto habían caído a consecuencia del consumo de la droga. Con edades comprendidas entre los 22 años y los 39 han ido cayendo a lo largo de dos décadas, algunos por suicidio, otros por infecciones relacionadas con el Sida, alguno por ataque epiléptico o sobredosis. De los cuatro que han sobrevivido, alguno cuenta los años que quizá le queden de vida, algún otro está en proceso de desintoxicación, y tan solo uno o dos han conseguido reconducir su vida sin problema alguno.

Os dejo con el enlace al documental, de como la cocaína primero y después la heroína pueden llegar a destruir miles de familias, miles de vidas. Realmente lo aconsejo, a mi en su día me dejó sin palabras, y hoy lo vuelvo a ver y me ocurre lo mismo. Allí, en mi Galicia, no muy lejos de donde yo vivo, aunque, mi pueblo no se ha librado de esta lacra, y todos recordamos a mucha gente que ahora ya no está y que cayó por lo mismo, en un pueblo en el que no hay tanto movimiento como en Vilanova, pero en el qué a menor escala se puede comprobar que el reportaje es extrapolable a muchos lugares.

9 comentarios:

  1. Yo el documental que vi sobre el tema en galicia fue "ni locas ni terroristas",con aquellas madres que se pusieron a las puertas de un bar con un pedazo cartel que ponía: "narcos asesinos"; y contaba no sólo lo que había pasado con sus hijos sino con sus familias... salía una chica contando que había perdido a su hermano pero que también de alguna manera una parte de sus padres, y cómo el hermano se despidió de ellas antes de suicidarse y cómo esparcieron sus cenizas en el mar porque allí era feliz :_(

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Historias de la droga, cari, que luego me vendrá Anónimo, ese personaje que me tilda de insultador y me dirá que se siente insultado por este post, o que no soy gallego y cosas así, pues estas cosas están muy al orden del día no solo en la zona de Vilagarcía, en mi pueblo, también hay historias similares, narcos y un poco de todo, aunque a escala, claro.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. duro reportaje. No me extraña nada, la fuerza y sobre todo la rabia interna de esas madres que han perdido a sus hijos, y que muchas si pudieran les arrancaban los ojos a todos esos hijos de puta...Lo siento,pero no me sale de otra manera...

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. Uhmmm, si, es bastante duro, si, impacta. Hombre, también entiendo eso de "hijos de puta", aunque hay que analizar el contexto. Los narcos, se puede decir de alguna forma, daban trabajo a muchos de ellos, y ellos se metían ahí libremente. Claro que antes no había la información de ahora, ni a ellos se les pasó por la mente que terminarían como terminaron. Son temas enrevesados.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Lo triste es que tampoco es un mal endémico de tu tierra y en todos lados, a mayor o menor escala, se ve esta lacra. Y ya de paso comento (aunque me huelo que va a crear algo de polémica lo que voy a decir) que los drogadictos (como cualquiera que tiene una adicción) no me dan ninguna pena ni los califico de enfermos, me niego a que los pongan en el mismo estrato que quien tiene un cáncer, una hepatitis o una enfermedad mental. A fin de cuentas los adictos son los únicos responsables de su tragedia personal, gente con una débil personalidad y una aún más débil voluntad.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  6. Pero yo no lo veo mal lo de calificarlos como enfermos, a fin de cuentas, una adicción no deja de ser una enfermedad, buscada o no, en el caso de estos chicos, y por aquella época no había la información que hay ahora. Ninguno imaginó que les fuesen a suceder las miles de cosas que después les han pasado. Digo yo, a los obesos también se les considera enfermos, y ellos son responsables de lo que comen, e incluso enfermos de cáncer, muchos son por malos hábitos....

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. Voy a verlo. Me ha dado mucha curiosidad :)
    Gracias

    ResponderEliminar
  8. Me ha impresionando mucho esta entrada. Aún no he visto el documental, pero ver la foto y comentar que solo quedan cuatro y no en buenas condiciones me ha sobrecogido.

    Yo si creo que son enfermos. Puede que sea autoinducido y que si no hubiesen empezado no habrían llegado a esa situación, pero es que si solo hiciesemos cosas sanas moriríamos de salud. No practiques deporte porque te puedes lesionar. No comas una dieta que no haga un nutricionista porque puedes tener carencias alimenticias...

    Que tienen culpa de lo que les ocurre. Por supuesto. Y ya lo pagan con sus cuerpos y sus vidas. Pero creo que son enfermos y que se les debe ayudar.

    Un beso (de un ex-fumador)

    ResponderEliminar
  9. Gus, pues es muy recomendable, espero que lo hayas visto ya.

    Parmenio, pues, a ver el documental, muy bueno, aunque como dice Christian, no es un mal de Galicia, pero allí afectó tanto...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar