viernes, 17 de diciembre de 2010

MI CHONI-CAJERA Y YO

Encantado me tiene mi cajera, que es lectora de mi blog desde los comienzos del mismo, y yo no lo sabía, como decía la canción de Elefantes, pero no hay vez que me pase por allí y ésta no me regale un post en condiciones. Pareciera que la visito nada más que por tener algo que escribir, pero no, es que ella sabe que a poco que diga o haga, yo me fijo.

Sin embargo hace tiempo que no coincido con ella, y esto se une a una falta de creatividad, así que tengo que reproducir el último de nuestros encuentros, de hace ya algunos meses, por que este blog no puede vivir sin mi cajera choni, ni la cajera choni puede vivir sin su ración de protagonismo. Aquella última vez, la Vero me tiró los tejos a mi, o por lo menos intentó sacarme los colores.

Mi cesta de la compra habitual, al mediodía, antes de ir para casa, espero mi turno y allí está ella, con su uniforme y su tarjeta de identificación que dice "Verónica". Pasa los productos, mientras charla animosa con su compañera de la caja de al lado. "33,74 euros, cariño". Cari, cari, que de barrio nos ha quedado eso. Rebusco en mi cartera y saco varios billetes, uno de veinte, otro de diez y uno de cinco, nada que no gastase un sábado en copas. Ella me da el cambio, un cambio que yo reviso siempre, por que no es por nada, pero en el día tienen la extendida costumbre de sisarte uno o dos céntimos por compra sin que les hayas pedido una bolsa. Claro que mi cajera choni no es de ese tipo de cajeras, ni mucho menos, faltaría más. Me devuelve 1,36 euros. Recuento, entre las calderillas y veo que se ha pasado en diez céntimos. Así que le digo "mira, que me devuelves de más". Se me queda mirando con cara extraña, por que ella es una cajera eficiente de las que nunca se equivocan dando el cambio. Le enseño las monedas y efectivamente, se le ha colado una de diez céntimos. La cojo y se la doy, y le digo "esta es para ti". Entonces es cuando ella asiente y reconoce que me ha dado mal el cambio y me dice "es cierto, se me ha debido colar, pero con clientes como tú, guapos, amables y encima honestos, da gusto, y no se puede decir lo mismo de todos los que pasan por aquí, otros se habrían quedado los diez céntimos". Ahí es el momento en que me sube el ego y me enorgullezco de ser yo, claro que, sobraban diez céntimos, si se le hubiese escapado un billete de cincuenta euros otro gallo habría cantado. Pero es que Vero siempre sabe como sacar los colores a cualquier cliente.

Claro que cuando Pimpf tiene el día, también sabe devolverlas, y después de que se me pusiese colorado, ella me dió las gracias. Y ahí fue cuando Pimpf, no podía ser menos, y además de honesto, halagador. Le respondí con un "Las que a usted le adornan". No sé si me entendió bien, o si no está acostumbrada a que la traten de usted, o si captó la frase en si misma, pero resolvió con un "a ti, cariño".

Me imagino saliendo del supermercado, y al próximo cliente hacerle el comentario que deja todo claro y pone a cada uno en su lugar "algunos, que por ligar ya no saben que inventar". Lo que si, Vero, te has ganado un post.

Bicos Ricos

8 comentarios:

  1. jajaja ésa salida "a ti, cariño" me ha encantado; porque vale para todo jjajaja, bueno o malo; y sepa usted que revisa el cambio jajaja, que me alegra que exista alguien también que use el jedionda jajajja, porque si se extingue éso yo no sé adónde podríamos llegar; oyes, menuda foto has puesto jajajaja... ¿qué es Choni?, ¡Choni es ésto! jajajaa

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Debe ser la cara más visible del Chonismo. Pero yo, como todas mis fotos las he buscado por el interné, algo tan sencillo como poner "choni" o "megachoni". Que jediondez.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. tu cajera es lo más... cre que ya te lo he dicho en alguna otra entrada de esta saga. Yo quiero una cajera así.. pero nada, solo me tocan unas antipáticas...
    besos

    ResponderEliminar
  4. q tal jale tienes, ahi con ella. No se te a ocurrido invitarla a algun lado quien sabe quizas acepte

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja, recuerdo que de las primeras cosas que leí en tu blog que me gustaron mucho fue esta relación con tu cajera, lo que me hizo notar que con las que me antienden yo no tengo tanta química jajajajaja. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  6. La cajera de mi super es un zombie que e mira con las cuencas de los ojos vacías y que cuando te da el cambio no alarga el brazo no sea que se le desprenda. Te la cambio.

    Un beso (al contado)

    ResponderEliminar
  7. Adrianos, sé que es tu favorita de este blog, pero vamos, las que tengo últimamente son mucho más muermas.

    Damian, pues no se me había pasado nada por la cabeza con ella, vamos, que tampoco es mi estilo... ni me lo imagino.

    G-boy, la química no la pongo yo, la pone ella, y no solamente conmigo, es así en general con su público.

    Parmenio, no sientas penilla por no tener una cajera choni, creeme, lo importante es que sean rápidas.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  8. jajajajj con la cajera Choni???? ay madre.. pues mira, voy a ser aquí pelin exquisito, pero no, no puedo con la gente choni... Y no lo siento, eh, que cada uno es muy dueño de aguantar o no, a quien le de la gana jajajaj

    Un beso cielo

    ResponderEliminar