lunes, 6 de diciembre de 2010

SEÑALES INEQUÍVOCAS

Estoy que no meo dentro del tiesto. El sábado por la noche volví a coincidir con Jacobo, aquél joven con el que coincidí no coincidí en la playa este verano, en mis rocas de pensar, aquél que había tenido un pasado oscuro con las drogas y que un buen día apareció en el pueblo otra vez, fuera del armario. Telita.

Tengo que reconocer que el sábado fue de lo más atípico que recuerdo. Entre otras cosas, salí de casa casi a las tres de la madrugada, que no está mal, salí sin quedar con nadie y apenas me encontré con nadie. Al primero que ví fue a mi amigo Ivan, todo un compendio de bondades, y saber estar, pero con el que tengo un trato justo, justito, uno que es super chulito power. Después de un rato, de hablar de fútbol y demás, comencé a agobiarme y cuando me iba para casa, voy y me encuentro con un tío mío, el que tiene año y medio más que yo y está más que bueno, y con él mi tía, la que me lleva cinco años y estaba feliz de la vida, como decimos por aquí. Estaban en un cumpleaños, y no me quise meter demasiado, pero allí estaba Jacobo.

Y al final me metí de lleno, con Jacobo delante, yo era el más, el más guapo, el más elegante, el que supuestamente la tenía más grande, con el debido permiso de mi tío. Y allí estuvimos en grupo, unas cinco personas, y Jacobo allí. Alto como siempre, moreno como casi nunca, delgado y mandibulín, como mandan los cánones. ¿Qué le volví a ver? No lo sé, el saber que es gay y que es bastante discreto, tiene buen cuerpo y unos ojitos brillosos consecuencia de sus malos hábitos con la droga.(Es jodido el tema este de la droga, que conste, pero también me consta que ya nada de nada). Jacobo me miraba, y yo a él. Disimular disimulamos poco, tanto el uno como el otro. Jacobo parecía intuír que mi cara le estaba diciendo "vámonos para cama, hemos perdido muchos, muchísimos años". Sonrisas varias, ganas de aproximación, y cierra el local en el que estamos los del cumpleaños y yo. ¿Qué hará Jacobo? Él dice en tono alto "así como está lloviendo, casi que voy a ir a coger el coche". Yo en tono alto digo "la noche continúa en la siguiente discoteca". Y Jacobo no quitaba el ojo, y yo consciente de que él es gay, es mono, y no me quita el ojo de encima. Así que resuelvo "vámonos todos a la discoteca, nos vemos allí".

Llegué a la discoteca solo, como era de esperar, con una tajada del quince o dieciseis, y esperé a verlo. En la discoteca estaban el Filippo John gallego, la marica mala que me roza su trasero como si no me diese cuenta. mi primo lejano pequeño con el que intercambio mi teléfono y nos prometemos un fin de semana en una GOA cualquiera, tatuaje, chico mono, The Sunshaine girl, Jirafa Girl y la misión de las misiones junto con "joven rarísimo y buenísimo". Es lo que tiene de bueno y malo controlar a todo el pueblo y alrededores, en lo que es la vida nocturna. Pero Pimpf solo tenía en mente a la gente del cumpleaños que no llegaban. Y Jacobo terminó por no llegar. Se fue a casa, solo, con su coche. Claro que, pensó, vencer la censura con la familia encima es más complicado de lo que uno podría imaginar. Habrán más noches y más cumpleaños.

Bicos Ricos

7 comentarios:

  1. Pues vaya, uno por otro y la casa sin barrer, como se suele decir. Estas cosas suelen ser muy comunes, surge el deseo pero por h o por b ninguno da el paso.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y no le pillaste el teléfono? Una llamada a tiempo a veces puede obrar milagros. Y dejarlo escapar cuando los dos parecéis interesados no me parece sensato.

    Un beso (jacobino)

    ResponderEliminar
  3. par de leentos!! jajajaja... q pasa pimpf falta valentia jajaja :), pues nada, ya existiran mas cumples, mas salidas no?? :)

    un beso grandii

    ResponderEliminar
  4. Christian, de que al final nones? millones de casos al día, pero joden...

    Parmenio, a lo mejor es que tampoco había mucho interés por ninguna de las partes, o simplemente un ligero interés...

    Brekiaz, nada valiente, pero bueno, de valientes está el cementerio lleno, dicen.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Estás hecho un porno-cazador! jajajaaj!
    Ese radar es único... jajajaj! ¿en cuántos kilómetros a la redonda tiene eficacia?
    Eso sí! Creo que asustaste al pobre chico... jajajaj! Te vería el Peazo paquetón... jajaja
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, Angelillo, claro, no lo dije, pero también yo tenía el paquete más grande del lugar.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. Una oportunidad perdida. A lo mejor tenías que haber estado más encima de el, que puede que sea muy tímido, más si tiene que ocultar las cosas.... ozu, que algunas veces hay que insistir, hombre. jajaj

    Un beso cielo

    ResponderEliminar