domingo, 12 de diciembre de 2010

SI ME LO PIDES ASÍ....

Sábado por la tarde, una línea cualquiera de metro, y toda la gente que ocupaba el vagón pendiente de sus planes de sábado, que si compras, que si los maridos o los niños, que si los autodefinidos, o mismamente, que la persona que llevas al lado habla un montón. De repente se escucha un ruido y alguien que llega apresurado. Se ve como deja la mochila que porta y saca un papel del bolsillo mientras dice "Escuchenme un momento, por favor". El señor comienza a moverse a lo largo del vagón y comienza a exponer su historia, un drama, claro está. Léase la historia en modo chulesco y agresivo.

"Señores, este papel que llevo demuestra que he estado encerrado en la carcel entre 1988 y 2006. y no lo digo yo, lo dice este papel que es una copia de UN CERTIFICADO del original. Desde que he salido de la carcel he intentado empadronarme y no me han dejado, así que he perdido todo cuanto tenía, por que esta puta sociedad nos trata así, así que no me queda otro remedio que vender paquetes de pañuelos en el metro a un euro para no verme en la necesidad de tener que coger una pistola y robar".

Se vuelve hacia donde tenía su mochila, viendo a cada uno de los que estábamos sentados en el metro. Se puede entrever que le falta algún diente, y yo me imagino a alguien pegándole una paliza en la carcel, por que si le dicen que se agache para coger el jabón del suelo, no se agacha, chulea al que se lo pide, y éste, seguramente opte por darle unas hostias. Y es que la carcel es un poco una escuela de gallos. Nadie dice nada en el vagón, todos escuchando la historia pero todos callados, sin ganas de comprar ningún paquete de clineex, o porque nadie entiende que tendrá que ver que el pobre no se pueda empadronar para que la sociedad lo trate mal, o incluso sin entender porqué no lo dejan empadronarse, por que empadronarse no tiene ciencia ninguna, todas las poblaciones se mueren por que uno se empadrone en ellas. A lo mejor, lo que no entendíamos era la necesidad imperiosa de robar a punta de pistola al respetable. A mi se me pasó por la cabeza que podría intentar ponerse a trabajar, pese a que las cosas están mal, pero robar, por dios, tanto no.

Entonces cogió la mochila muy enfadado y dijo "ni puto caso, es que ni puto caso hace nadie, hasta un día que me enfade, entonces si que me harán caso, cuando me enfade van a ver y saque la pistola". Ahí yo me dije para mis adentros "vale, si me lo pides así..." Y es que hay que ver como se las gasta uno. Pero yo me acojoné, si sentía algo de piedad por su historia se me quitó al momento por que me invadió una sensación de miedo increíble, como para sacar mi cartera y comprarle un paquete de pañuelos, que mismo va y me saca una navaja, es que sacando el "por favor" del principio, el resto todo fue una amenaza constante, y ni aún así. Que le compro unos cleenex y me responde seguro amenazándome "¿sólo un paquete? ¿sólo uno? a ver si me voy a tener que enfadar y me tienes que comprar algo más" Yo me acojoné, creo que me lo notó en la cara. Pero mientras salía del vagón, profiriendo maldiciones y amenazas, la señora repintada de los autodefinidos masculló algo, quizá algo así como "pues con esa chulería vas de culo" El se quedó viendo para ella, no sé si con la esperanza de que le fuese a comprar unos pañuelos, o si entendiendo bien lo que decía mientras le hervía la sangre, al punto de sacarle una pistola, que no lo llegó a hacer. Pues íbamos a tener a la heroina de la tarde, a lo mejor con un disparo, y eso que no le vimos la pipa, por no estarse callada, o por no comprarle los putos pañuelos.

Bicos Ricos

8 comentarios:

  1. Cada uno somos esclavos de nuestros actos y muchas veces no somos conscientes de lo mal que lo estamos haciendo en la vida. A lo mejor le habría ido bien que alguien se lo dijera clarito...aunque a lo mejor le partía la cara. Y es que todos somos heroes, pero a distancia.

    Un beso (y unos kleenex)

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí esta gente que siempre está con miedo, que se cambian de lado el bolso cuando pasa según quien, psss; recuerdo estar en la parada del tranvía y vino un chico pidiendo porque no había comido en todo el día o eso decía, y nada para cuando se fue la doña a mi lado me dice: "yo le iba a dar pero me da tanto miedo que me tiren de la cartera...", y claaaro.... que amos, se podrá justificar pero yo le dije que guardara bien su cartera en el bolso... ahí apretujadito con el miedo jajajaa, eeeen fin... ahora que cosa tan extraña lo del padrón.... es como si la iglesia se negara a contabilizar un bautizo porque el bautizado renegara de ellos, jesúúus, qué mundo este pimpf

    ResponderEliminar
  3. yo a todos estos que se multiplican en Diciembre ni les creo ni les compro ni na... cuidar de ellos, alojarles, ayudarles a la reincersión es cuestion del estado + alguna que otro voluntariado (que pa eso pagamos impuestos...)

    La mal entendida y "obligada" "caridad" de comprarle a el unos "kleenex" -que me imagino son robados que si no de donde los ha encontrado para venderlos?- no va conmigo

    Y ya si me ponen niños es que les mando fuera con un "niño tu deberias de estar en el cole" y ya

    Besos de no puedo con ellos

    ResponderEliminar
  4. Desde luego que hay gente para todo, yo este verano quedé con un bloguero de Málaga y se nos acerca un mendigo y nos dice "Aunque me parezca a Jesucristo soy como Lucifer" y se fue.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  5. Woooow que fuerte, a mi no me ha tocado algo así, pero antes que el bus parta desde la ciudad a Villa conejos, suelen subirse a vender cosas, chocolates por ejemplo y las chicas no han encontrado nada mejor que ponerlos sobre tus rodillas sin más, luego si no quieres te los retiran, es una incomodidad horrible, pero claramenre siempre puede ser peor jejeje. Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Esa desesperación dice algo de como están las cosas. Me imagino que la gente llega a un extremo que puede llegar hacer cosas inimaginables y que ni siguiera ellos mismo podrían pensar. Pero la sociedad nos hemos vueltos fríos y no miramos a nuestro lado cuando ocurren estas cosas. Preferimos seguir escuchando nuestra música, leyendo, o simplemente mirando a otro lado.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  7. Parmenio, como contaba aquella fábula ¿y quién le pone el cascabel al gato?

    AntWaters, bueno, si agarras la cartera por que están pidiendo... pss, el caso que este hombre acojonaba, por que amenazaba!!

    Adrianos, es que hay miles de soluciones antes que pedir por ahí. Otra cosa es que necesite sacarse un sobresueldo, que mira, yo eso tampoco lo veo mal, pero por la excusa que puso, me daba a mi la espina de que no era cosa de excusarse.

    Christian, jejeje, coño, es casi mejor el tuyo, que el demonio acojona más incluso que un arma.

    G-boy, ya te digo, muy incómodo, y si estás con un plan sílfide más incómodo todavía... lo que ellas ignoran.

    Isra, pero no es excusa la desesperación. Siempre ha habido gente que pide en el metro o que vende cleenex, pero a mi que no me ponga la excusa de que lo hace por no robar, que es como si un cura dice que va a follar con condón por no contagiarle cualquier cosa a los niños con los que se va a acostar..., yo desde luego, tengo mis problemas y por eso prefiero ver para otro lado, y otros tendrán muchos más problemas que ese hombre, seguro.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  8. jaj ya veo a Alex sacando tajada jajaja. Como si antes no hubiera pobres. Ya conté una vez como a mi padre lo corrió a boinazos un paralitico al que ayudó a curar las piernas, y cuando le curaron ya nadie le daba lismosna,a jajaj. como si la expresión "pobres vergonzantes" lo inventaron ahora los socialistas, vamos, jaaj Claro que este de vergonzante no tenía nada. Tengo yo que contar una experiencia tb. con un pobre.... ahora que me acuerdo.


    Bezos.

    ResponderEliminar