martes, 21 de diciembre de 2010

UN AMIGO SECRETO

Al otro lado de la línea, una voz aparentemente joven y tímida, el mismo ligero acento andaluz que meses atrás había escuchado por primera vez. Había que dar el paso, tras las conversaciones a través de internet, Pimpf había recorrido mentalmente lo que había sido aquella amistad, un comentario en un blog, la curiosidad, otro comentario, y pocos días después Pimpf ya estaba leyéndose todos los post desde el inicio de aquel bloguero, un bloguero atípico, que poco después le aclararía que a él no le gustaba escribir, que lo suyo era leer. Está claro, él es un receptor de sentimientos. Él tiene unos ojos que dicen, llaman la atención, yo creo que es por todo lo que captan, unos ojos que leen y entienden de que les estás hablando, unos ojos que con leer un par de frases saben intuir tu estado de ánimo, unos ojos que día si, y día también te dedican su tiempo para que te desahogues con él. Poco después hablaron por teléfono. A los días, él le dijo "para lo que necesites, ya sabes donde me tienes", y lo necesitó, y lo llamó otra vez, en aquella ocasión para darle una buena noticia, y él, como no, estaba allí.

Era la última vez que habían hablado, y se mantenía el mismo tono alegre, en la cabeza de Pimpf las palabras escritas de apoyo en una tarde muy tensa, un apoyo nuevamente, cuando a Pimpf le hizo falta. Aquella tarde, el teléfono despertó a Pimpf, que dormía su habitual siesta, le había prometido llamarle y cumplió. Pimpf lo animó con su autoescuela, hablaron un poco del trabajo, o más bien de lo poco que trabajaba Pimpf, y hablaron de sus parejas, de qué ocurriría en las próximas fechas, de las vacaciones, de las navidades, y Pimpf pensaba ¿cuándo parará este desgraciado por Madrid? y aunque no salió el tema de forma explícita, quedó claro que, su visita a la capital tardaría algo, por el momento.

Entonces Pimpf empezó a imaginar como sería aquella cita, y cuando. Se imaginó una visita en primavera, quedando en la Puerta del Sol, debajo del reloj, como suele ser tradición, por que lo del Oso y el Madroño queda ya un poco en desuso, más que nada por el cambio que le han hecho, a un lugar menos molesto pero menos atractivo. E imaginó que a la hora convenida estaba allí. Tal y como lo había imaginado, alto y delgado, inicialmente serio y tímido. Un abrazo, y a los pocos segundos, un torrente de palabras y palabras, un atropello constante mútuo por tratar las decenas de temas acumulados con el tiempo. Una comida en un lugar tranquilo, ¿en un nórdico quizá? ¿algo más andaluz? y reservándose para la cena en un gallego, por supuesto. Un paseo por la tarde, y descanso, para ver una película, de terror por supuesto, quizá alguna pendiente de zombis, o mejor alguna de esas que le gustan a él, taiwanesas o de por ahí, cargadas de tensión. Y mientras, disfrutar unos chupitos de licor café. Y después.... y después... no debería contar nada. Ah, si, después a tomarnos unas copas por ahí como mandan los cánones, más que nada por llevar la contraria (algo que me encanta) a aquellos que en sus apuestas blogueriles habían aventurado, valga la redundancia, una aventura.

Entonces, Pimpf comenzó a unir toda la información que tenía y que ya advertía en su perfil del blog, "Temperamental, individualista, excéntrico, curioso, soñador, idealista, despistado, apasionado, sociable, sarcástico, tranquilo... En resumen, una caja de sorpresas llena de defectos y virtudes a partes iguales.", y por suerte no comprobó su temperamento, pero lo que si le quedó claro es que no es una persona individualista, independiente, quizá, pero no individualista por las muestras de interés desinteresadas, y se sorprendió por otras cosas que él no cuenta de si mismo, una persona dulce, amable, generosa, y desinteresada, una persona a la que le gusta la miel, y a la que Pimpf está tremendamente orgulloso de haber conocido. Una vez le dediqué un post musical, y hablaba de que es un gay atípico. Ha quitado del blog esa definición de atípico, y en aquella ocasión él me preguntaba que es atípico, no sabía contestar, ahora si, atípico es alguien que, por unas cosas o otras no te deja indiferente cuando tratas con él. En su día le dejé una canción de Placebo, hoy le dejo una de un grupo de los grandes del synthPop ¿o tecnopop? y que además son mis favoritos, y la letra, la letra dice mucho, no en vano, es el tema emblema en cualquiera de sus giras, Depeche Mode, "Never Let Me Down Again".

¿Qué no sabeis de quien os hablo en este post? Él seguro que lo ha captado a la primera, Christian

8 comentarios:

  1. Vaya, vaya, vaya... ¡y vaya!
    Este blog es una sorpresa contínua para mí. En el momento que me distraigo un poco... me la meten... la novedad! jajajaj!
    Bueno... que ya voy! ya voy a ponerme al día... joer!
    Guapo!... te veo muy muy desaparecido! jajajaj! ¿o quizás soy yo?...
    Besos, Pimfito!

    ResponderEliminar
  2. estas historias de bloggers conocienose me encantan más por q nos enteramos de todo cuando lo cuentan :)

    ResponderEliminar
  3. aayyyy este Christian, la verdad es que es alguien encantador. Si no fuera porque a mi hablar por telefono se me da fatal, estaría todo el día pegado a el. Es un gran tipo, una persona que se preocupa por los demás y gran persona. Yo tbm estoy deseando conocerlo..

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  4. A ver si a lo tonto voy a tener un club de fans que ni Lady Gaga jajajajajaja. Espero que no, que bastantes detractores tengo ya. Ya sabes que se te quiere.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  5. Angelillo, muy desaparecido estás, pero que mucho, y llevo días pasando lista, tienes varios negativos de los grandes, escritos en rojo.

    Damian, por el momento no hay mucho que contar, algún día pues contaremos como nos hemos ido de copas y te diré que es muy alto y demás...

    Isra, lo de hablar por teléfono no se te da tan mal, seguro que te gusta poco, pero no se te da mal.

    Christian, jejeje, bueno, cuando te vengas por Madrid, chulona mía, voy a hacerte emperatriz de Lavapies... jajaja, es que como te he visto en unas fotos haciendo bailes similares a los de la Gaga....

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  6. jajajajaj!
    ¡Perdona a tu pueblo, señor!
    Perdona a tu pueblo, perdónale, Señor.
    No estés eternamente enojado,
    no estés eternamente enojado,
    perdónale Señor...

    Si estuvieras aquí, te lo hubiera cantado perfectamente.

    ResponderEliminar
  7. que acierto de canción... y que ganas de conocer a Christian en persona ¿verdad?
    ...a ver si le hablo pronto que me han entrado ganas jeje

    besos

    ResponderEliminar
  8. Aquí hay otro del club de fans de Christian. Debería hacer un tour por todas las ciudades españolas para que todos podamos verle en directo. Algo así como el Christian Tour Monster ;)

    Un beso (a los dos)

    ResponderEliminar