domingo, 31 de enero de 2010

SHERLOCK

Pues nada, me he quedado este sábado en casa, sin plan, y mi pareja mientras, por ahí, sin sentir la necesidad de lucirme con sus amigos. Sin plan alguno, me he dedicado por entero al cine, al cine de la mula. Me he zampado en unas horitas Celda 211 y Sherlock Holmes.


Celda 211 me ha gustado, no me he quedado dormido como otros, ni viéndola desde mi cama, pero tampoco la veo como un peliculón. Visto lo poco que ha producido el cine español este año pues son comprensibles los goya que se llevará, pero tampoco es que de demasiado de si la película. A excepción de un par de detalles que si me han gustado, el primero la importancia que tienen en la película los etarras, y la segunda, el papelón de Luís Zahera, y su gran interpretación, siempre a la sombra del inconmensurable Tosar.

Dicho esto, también tengo que admitir que me ha gustado más Sherlock Holmes, pese a lo marisavidillo que siempre es ese personaje, pero me ha impactado la recreación del Londres de finales del siglo XIX, todo un espectáculo que me ha recordado a la gótica "Desde el Infierno". Ni que decir tiene que no me gusta en absoluto el tal Downey Jr. este ni el Jude Law, aunque he leído que hacen un papelón, yo no me lo creo, y se les ha ido la pinza un poco con tanta peleucha. En cualquier caso, la historia atrapa, las deducciones sorprenden (quizá en exceso), sigue quedando patente la historia de amor encubierta entre Watson y Holmes, pese a que en esta película hayan pretendido hacerlos pasar por heteros. Qué sería de Hollywood si no siguiesen presentando a sus parejas masculinas con apariencias hetero (a excepción de Frodo y Sam), que sería de nosotros si no malinterpretásemos a Batman y Robin o mismamente, a Epi y a Blas.

Así me he pasado yo el sábado, rodeado de cine pirata, compaginándolo con mi ex y sin poder disfrutar de unas palomitas, o lo que es peor, sin unas pipas.

LA FORMA CORRECTA

Este es mi segundo post programado. Pero que conste que yo soy de los vagos con todas las letras.

La mañana del viernes ha sido intensa, en cuanto a lo emocional. Uno se resiste a perder para siempre a la persona a la que más ha querido en los últimos meses. Yo soy de esos que se arrastran hasta lo indecible, y como dice mi "ex?", eres un melodramático. Lo reconozco.

Pero ha sido toda una mañana en contacto constante, vía mail, que no es la vía para solucionar problemas, pero era de las pocas vías de escape que teníamos, y aproveché que como me dijo una amiga ayer "si expresases tus sentimientos hablando igual que escribes..." y yo le contesté "sería alcalde de mi pueblo, pero nadie es perfecto". Asi que decidí revolverme, dar mis últimos coletazos y ponerme serio. Y se ve que surtieron efecto. Se tomó el buen camino, el de la comunicación (que por otro lado es lo que ha ido minando también la relación), pero buena comunicación, una llamada de teléfono, larga, complicada, llena de matices, sin reproches, y con las escopetas descargadas (mejor dejar la munición para otro tipo de comunicación, no verbal). Una llamada cuyo fin podría ser las bases para redefinir un futuro sin reproches, salidas de tono, reacciones diversas o malas caras. Dicho esto, quizá cuando se publique el post el efecto sea distinto al esperado, pero se ha concretado un abrazo muy grande de entrada, una conversación agarrados de la mano, sin malos rollos de por medio y la busca de un futuro común, aprovechando que lo que sobra es amor, pero siendo conscientes de que lo que falta es ese día a día tan complicado.

sábado, 30 de enero de 2010

DÍAS DE VINO Y QUESO

La dieta me mata. Llevo mes y medio siendo el Bridget Jones masculino pero todo son trabas.

Este es mi primer post programado, así que, cuando sea publicado yo estaré plácidamente durmiendo tras un día de paso atrás en mi ansiado objetivo que no es otro que "quedar en el chasis".

En todo este tiempo he ido aproximándome a mi objetivo, por primera vez, de forma inteligente y aconsejado por mi médico me he alejado del peligro cardiovascular. Claro que en este mundo todo son trabas, si, los gallegos tenemos la facilidad de echar las culpas de nuestros males a cosas como "la sociedad" o "el mundo" o "todo el mundo".

Viernes, última hora en el trabajo, el jefe tiene un queso de oveja que quiere compartir con los trabajadores, acompañado de un buen rioja. ¿Quién puede decir que no a una oferta así? Saltará el típico listillo que diga que a él no le gusta el queso de oveja, pero me es indiferente, han traído patatas fritas, que como comúnmente las llamamos en Galicia, son "patatillas", y a eso no hay quien se niegue.

Y creo que he superado la prueba, pese a los inconvenientes. Llegar y justo la compañera de trabajo a la que menos cariño le tienes te ofrezca el queso... te hace arquear una ceja. Que tu compañera de despacho te ofrezca que piques con todo lo que hay te aburre, y que luego se comente en todo el despacho el asunto de mi dieta... te sonroja. Pero quizá lo que me ha hecho más fuerte en todo este asunto ha sido el comentario de mi jefe "pues yo te veo más gordito" y cómo termina la conversación, con un simple "Es que cada día tienes más ojeras". Pues gracias hombre, pero me ha llenado ello de valor para no picar con las patatillas, que por otro lado estaban ya llamándome con toda la fuerza que unas patatillas tienen "vamos, cógenos".

Así pues, he llegado a mi casa, y como quien no quiere la cosa, he vuelto a comer, eso si, todo a la plancha.

viernes, 29 de enero de 2010

J.D.SALINGER

Como siempre en este ciber-mundo, siempre hay alguien que se te adelanta en todo (sólo en el cibermundo, lo de la cafetería es otro tema).

He llegado de mi café diario, y en una esquina de El Mundo, si, ese periódico que Thiago rechaza, pero que cuando no hay otro que leer, le intentas sacar todo el jugo que tiene, o cuanto menos, sus defectos; donde me he enterado de la muerte de Salinger.

Debo confesar que no soy lo que se diga un fan de la obra de Salinger, ufff, que digo, si Salinger prácticamente solo ha hecho un libro en su vida, eso si, qué pedazo libro, "El Guardian Entre el Centeno". Todavía recuerdo mi etapa de instituto, clase de gallego, y nos obligan a leer un libro. A los que nos gusta la lectura nos daba un poco igual, pero que caras de mosqueo entre el alumnado en general "O Vixía no Centeo". Me lo compré, y curiosamente descubrí la maravilla de libro que tenía delante, aunque apenas recuerdo bien su contenido, pero me ha quedado el recuerdo de un libro imprescindible en la biblioteca de cualquiera. Ni qué decir tiene que aunque me ruborice decirlo, en aquellos tiempos donde no todo era tan visual o tan directo, si no donde primaba más la imaginación, alguna que otra pajilla cayó leyéndome esa pedazo obra de arte.


Pero que decir de la figura de Sallinger, si bien, lo poco que se es de lo malhumorado que era ese hombre, venga pleitos por aquí que si con su hija, que si con el aprovechado de turno que quería hacer la segunda parte de su libro, que si malas caras con los fotógrafos, que si pocas fotos de él, toda una retahíla de admiraciones hacia él. Sólo añadir, que me parece una pena que se haya muerto, pero que me jode que se haya permitido el lujo de escribir prácticamente un libro y vivir toda la vida de ello, dejándonos huérfanos de más y más bibliografía.

Claro que retomando mi frase inicial, en el ciber-mundo los hay adelantados, y hace escasos minutos, cuando intentaba buscar algo sobre J.D. Salinger para no quedar como un cateto ante mi reducida audiencia del blog, en la Wikipedia, ya había quien había anotado la fecha de su muerte.

Y es que la tecnología es lo que tiene, no sabemos nada de nadie, pero siempre hay enteradillos que te pueden informar sobre este ¿genio? ¿vago?

PD.: Que conste, que sin ser de mi gusto, debo decir que en la foto que he colgado hoy de él, me parece atractivo, quizá por su parecido a mi, y me he imaginado como viejo cascarrabias dentro de unos años, esperemos que muchos.

jueves, 28 de enero de 2010

A LA CARRERA


Casi todas las mañanas, exceptuando los martes, se produce un hecho insólito que bien podría ser considerado como uno de los piques deportivos más importantes del olimpismo mundial.

Puntual a mi hora del café dejo mi ordenador del trabajo en suspensión y voy a la cafetería donde acostumbro a desayunar. Y puntual al reloj está él ahí, con su gorro de lana, esperando en el semáforo, miro hacia la derecha sin cortarme demasiado, él hacia la izquierda. Ambos esperamos que el semáforo se ponga verde, y hoy tarda más de lo acostumbrado, no hay coches cruzando la acera, él ve hacia los lados, y se lanza a la carrera, yo lo sigo. Como tengo paso rápido lo adelanto por el camino y entro en la cafetería, él hace lo mismo.

Echa un vistazo encima de la máquina de tabaco, ni rastro. Yo ya lo había hecho, y me siento, y a escasos metros, él sentado. Café americano pido, él un café con leche. Nos sirven, mientras yo me entretengo con mi teléfono móvil, él se frota las manos para calentarlas. Echa un vistazo más y adentra su mirada en el fondo de la sala, allí están. La gente devora la prensa, mientras, él y yo tendremos que esperar otro día de pique por ver quien consigue el periódico que ese día se encuentre a disposición. Ayer mala suerte para ambos, todos ocupados, ni el haber arriesgado nuestras vidas para llegar antes ha servido de nada.

Citius Altius Fortius

miércoles, 27 de enero de 2010

SAL A LA VIDA

Anoche escribía un post que se pretendía titular "Cosas que nunca te dije", con la tarde complicada que tuve ayer sentía necesidad de contar esas cosas a ese amor imposible que se han quedado en el tintero.


La velocidad de los acontecimientos, mi cambio de humor, y las ganas de salir del atolladero han hecho que cambie mi post totalmente, por este de "Sal a la Vida". La anécdota del día, la graciosa. Aunque con mi amiga Diana siempre puede sucederte algo similar en cualquier momento.

Sus nervios siempre a flor de piel, o mejor dicho, de pulso quedaron patentes otra vez. Café Vintage, en Tribunal, Madrid, tarde donde ambos estábamos agobiados, ella con ganas de contarme todo, yo con la necesidad de hacerlo, pero sin el valor suficiente. Entre café y té con tetera innovadora, que según palabras suyas "si, la tetera muy moderna todo lo que tu quieras, pero incómoda... como ella sola", mientras con pulso tembloroso apoyaba la tetera en la mesa, y prosiguió con su historia.

Mientras charlábamos, fue pasando el tiempo, el té consumiéndose, y fue rellenada la taza varias veces. Una de ellas, casi de las últimas, cogió de la mesa el "azucarero" y salerosamente le dió tres manotazos, con esos pequeños cuadrados blancos cayendo sobre el tentempié inglés por excelencia. Un sorbo y una cara rara, y casi gritando dice "Coño, que mal sabe esto". Efectivamente, aquellos granos blancos eran sal, y su recipiente el salero. Y el té... el té se acabó al instante.

martes, 26 de enero de 2010

PALABRAS QUE DUELEN, SILENCIO QUE HIERE

A veces nos empeñamos en ser duros con nosotros mismos y nos mortificamos de nuestros propios errores. Se tiende al egolatrismo y a construir un futuro, una vida basada en nuestras propias verdades que nosotros mismos llegamos a creernos. Siempre hay más puntos de vista, y en ocasiones, tenemos esa posibilidad de rectificar, sin ningún tipo de orgullo, pues para cosas importantes, no hay nada como la humildad, y pedir perdón las veces que haga falta, aunque la otra persona no tenga razón alguna.

Estos días yo también he demostrado como el orgullo puede, como en el fondo no he parado de pensar más que en mi mismo, pero también he puesto ese punto de humildad necesario para tejer una relación de amor. Un toque de atención que quizá haya llegado muy lejos por una inminente y terca necesidad de exigir al otro cosas sin derecho a pedir, como tú no has pedido nunca a tu pareja. Un intento de avanzar más en una relación que ha desencadenado tormentas, odios y sentimientos encontrados, latentes. Mucho carácter, cielo, y yo con todo no puedo.

He visto también el orgullo del otro, he visto el lado malo que no debería salir nunca. Tú con tu genio, yo con el mío, con mis manías, tú con tu impaciencia. Tú y solo tu.

lunes, 25 de enero de 2010

EL MÍNIMO DETALLE

El mínimo detalle, el mínimo gesto te hace sonreir hasta en una mañana fría de enero en Madrid, donde el frío va más allá de la temperatura.

Todas las mañanas tenía algunos alicientes que me entretenían y me llenaban de gozo, se me han acabado, pero descubro que cada día hay algo que te sorprende. En este caso es la camarera de la cafetería por la que me paso cada mañana a tomar el rutinario café. Entro por la puerta y tengo ya un "Buenos días" con una sonrisa. Sin preguntarme si quiero algo o no, la camarera prepara un café americano, de esos que te ayudan a quitar el sueño de golpe. Con algún comentario esporádico pasas la media hora que por ley te corresponde. Siempre hay alguna pregunta tímida, de mínimo acercamiento, o como esta mañana, un comentario del estilo "estás muy guapo hoy".

Sales, y ella no está, te quedas sin tu "hasta mañana", pero sorprendentemente te la encuentras por la calle corriendo, y con una sonrisa de oreja a oreja te dice "hasta mañana".

Y todo ello, cada día a las 10.45 de ma mañana.

Gracias

domingo, 24 de enero de 2010

SÁBADO ATROZ

Que un sábado como este no se repita, por favor.

Que en un mismo día tu novio/amigo/ex, lo que sea te borre del facebook, duele a mares, al punto de no parar de llorar por mucho que intenten animarte, ni que tu otro ex te hable de un futuro juntos, no hay forma. Duele, y punto.

No es momento ahora de empezar a hablar de una relación terminada, o recientemente terminada, o que no te apetece terminar aunque sabes que no concluye a nada, por que lo que está feo, seguirá más feo. El hecho es que pasar del máximo amor, al desamor en unas horas es complicado, ni mi enfado inicial puede llevar a tal conclusión, pero lo del facebook de hoy ha sido definitivo, más en el día que te descubres (o te descubren) como "el novio de" delante de tus amigos de armario.... tan triste... tan solo... que solamente me faltó decir.... "no, si ya no es mi novio" pero con su cuerpo todavía caliente, costaba eso, costaba todo.... costaba hasta respirar.

viernes, 22 de enero de 2010

EL PORQUÉ DEL TÍTULO

Pimpfiadas, el título para aquellos ochenteros fans de Depeche Mode significará algo, o le recordará a aquel título con el que comenzaba el famoso concierto del álbum 101. Así de sencillo.

Cuando creas un blog lo que más te apetece es empezar a escribir, sin más, pero lo primero es poner antes el título del blog, y en esos momentos de nervios no sabes cual elegir, buscas uno rápido, fácil de recordar, fácil de escribir y acorde con la dirección del blog, y todo en esos segundos o minutos quizá en los que mueres de ganas por dar rienda suelta a tu ingenio literario, quien dice ingenio literario, dice ganas de colgar cualquier cosa, seamos francos.

Soy seguidor de Depeche Mode desde que tengo uso de razón, o mejor dicho, desde que tengo la suficiente autonomía emocional como para escuchar algo que no sean los cuarenta principales. Engañado de mi, comencé a escuchar a este trío (por aquella época, cuarteto) precisamente en esa radio fórmula, pero investigando llegué a ser un fans. Mientras configuraba la cuenta descubría en Rockola.fm canales con su música, en mi trabajo donde tengo la libertad de poder leer algunos blogs y escribir con calma. No, no soy escritor, aunque tampoco es difícil adivinar en que trabajo. Pero al tiempo. Así que, sonando Pimpf el título no podía ser otro. Acertado o no, es lo de menos, por que a la hora de preguntarme sobre que iba a tratar este blog no fui capaz de responder.

MAL PIE

Empiezo con mal pie, debo admitirlo. Comenzar un blog en medio de una ruptura ¿sentimental? no es la mejor de las formas de hacerlo aunque quizá si de las más efectivas. Sobran los motivos y los temas, y no me refiero a poner a caldo a un ex, que podría ser tema para largo, pero no es el caso.

Los inicios con lamentaciones harán que tu dedo haga clic en el botón X, pero me gustaría que te parases un poco y leyeses algunas de estas "pimpfiadas" que pueden salir de mi pulso, sin más pretensiones que desahogar en ciertos momentos, entretener en otros y a veces poner el dedo en la llaga (con sal).

Me anticipo ya, salero poco, como dice mi abuela "eres un desensabrido", pero los sosos también tenemos derecho a vivir, gallego lo cual me proporciona cierta tozudez innata y egocéntrico (no por ser gallego).

¿Carta de presentación horrible? Si, lo reconozco, hay momentos para sacar pecho, quizá hoy no haya sido el mejor momento, pero emprender una aventura de estas que no sabes cuantos días puede durar parece siempre un buen momento ¿o no?