martes, 31 de agosto de 2010

BENDITA SEA LA CRISIS

Está todo el país revuelto por esto de la crisis, que si las empresas cierran que si Zp no ha hecho los deberes y a la vuelta de la esquina una huelga general y yo mientras, bendiciendo la crisis y es que ayer al bajarme a tomar mi cafelillo en el descanso del trabajo he dado gracias a esta crisis por hacer que alguien que tendría que estar haciendose sesiones de fotografía como modelo esté trabajando en la cafetería donde suelo ir a diario.

Hace cuestión de unos meses me llevé una alegría similar cuando al pedir un desayuno me atendió un chico del este, y no os penseis que tengo en un pedestal a los del este, el chico era guapo con ganas, alto y fuerte, al más puro estilo azafato de Noches de Sábado de Jose Luis Moreno. Pero no solo me encandiló a mi en mi lado más gay, mi lado hetero se encendió y me llenó de celos escuchar a sus compañeras las camareras o a las clientas que entre ellas cuchicheaban. Hasta que llegó la clienta total, la que le dijo "vaya chico más guapo, de donde has salido?? Yo chico, no se que quieres que te diga, pero con camareros así de guapos da gusto venir a tomarse un café, estoy por repetir desayuno con tal de tenerte en mi mesa otra vez". Y los comentarios eran generalizados en toda la cafetería con el nuevo chico coca-cola. Yo rápidamente se lo comenté a D. que enseguida me pidió que le hiciese un robado que no conseguí.

Ayer sentí algo parecido. Silvia, mi camarera favorita que no hacía ni un par de días me había dado un par de besos al verme a mi vuelta de vacaciones chuchicheaba al oído de la también nueva camarera del este con aspecto de actriz de película porno barata con su sombra de ojos con purpurina a juego con las pinzas del pelo. Y mientras cuchicheaban se les escapaban sonrisas pícaras. Al otro lado de la barra el camarero nuevo, el que tendría que estar posando y que comía cacahuetes a la espera de una nueva mesa a la que atender.

Efectivamente, al entrar en la cafetería en una mañana de finales de agosto con no demasiados clientes y toparme casi de lleno con un morenazo con los ojos verdes, unos labios que parecían pedir un beso, un despeinado estudiado, un pecho que se intuía sin bello, un cuerpo, difícil de precisar por que el uniforme de camarero desluce mucho, se ve que de volumen muy bien, incluso ligeramente marcado. Me puse al instante a adivinar su nacionalidad, por que no era latinoamericano, pero si latino, y pensé que podría ser italiano, el típico chulazo italiano, pero hablaba español, y seguí escuchándolo, gallego no era (por que no es por nada, pero en Galicia no solo exportamos trabajadores, también carne de calidad), así que, me pareció andaluz, un morenazo andaluz de esos que hay muchos bien cordobés o bien granaíno, y tampoco, o no seseaba nada, y se le escapó un cierto tono chulesco que solo podía ser de un sitio, de Fuenla, como el Niño Torres.

Y volví a cometer el error de sentarme en un lugar donde no podía hacer un robado en condiciones a mi camarero nuevo, y donde no me iba a atender él, por que yo siempre estoy a disposición de mi Silvia, que me ve llegar por la puerta y ya sabe lo que me tiene que servir. Claro que no le quitaba el ojo de encima, pero lo peor es que él no me lo quitaba a mi, no se si por sentirse intimidado, por que habían pocos clientes, o por lo que fuera, pero yo en la gloria siendo el centro de atención de mi futuro novio. Sin ir más lejos, mientras me tomaba el café me pensé pasar por una joyería para regalarle una esclava de esas de plata que llaman mucho la atención, o un collar de esos gordos tipo correa de perro, vamos, estas cosas kinkis que gustan tanto a los más horteras madrileños y acto seguido pensé que mi nuevo novio tendría que tener el mismo estilo o más que D., y me lo imaginé con smoking en blanco y negro, fumándose un cigarro e invitándome a un Martini. Y pensé finalmente, que ciertamente, si no hubiera crisis este chico podría vivir tranquilamente de su imagen, o quien sabe, con la crisis esta quizá haya conseguido el trabajo de camarero ahí por la imagen. En cualquier caso me congratulo de tener en esa cafetería una jefa de recursos humanos con tan buen gusto.

Bicos ricos

lunes, 30 de agosto de 2010

BYE BYE, FRIKIPOWER

Cinco minutos, cinco minutos me ha llevado rajar de Frikipower con El Guiri y Gordi

Anoche tras un día demasiado agotador (y es el motivo por el cual no me he puesto al día dejándoos mis preciados comentarios), cuando me iba a meter en la ducha llamó al telefonillo El Guiri, que estaba pasando unos días en Madrid de vacaciones y vuelve al piso el 17 de septiembre, como nos anunció, cuando vuelva de unas vacaciones en su Inglaterra. Hizo una pequeña gira por la casa comprobando que todo estaba más o menos como lo había dejado él, abrazó su tetera y como un enamorado suspiró.Tras cinco minutos de conversación nos preguntó a Gordi y a mi por Frikipower. Y ahí me despaché, mientras Gordi asentía en todo lo que yo decía. 

¿Frikipower? Frikipower es un jetas, un raro, pero raro raro, que no ha tirado en todo el mes la basura que expresamente le dejamos con el melón que a los dos días huele que apesta, no se ha dignado a limpiar el baño que tiene una capa de mierda, vamos, que estoy deseando que se vaya de una vez por que es anticonvivencia, con decir que si en la bolsa de basura que él ha colgado, si allí dejas una cáscara de plátano, él ya no tira esa basura. El papel higiénico se lo debe comer el desgraciado, por que se ha pulido todo el que teníamos tú y yo, más los 32 rollos de Gordi. Yo no se para qué utiliza teléfono móvil con lo que grita cuando habla por él, que le valía más la pena sacar la cabeza por la ventana, que seguro que le escuchaban allá mismo en su Perú natal.

Mientras yo hablaba no dejaba de ver la cara de asombro de El Guiri, y sus labios, y alguna que otra mirada discreta a su paquete, o admiraba su altura. Madre del amor hermoso ¿por qué nos ha abandonado en verano? Gordi está deseando que vuelva más que nadie. Fijaos, que hasta ha tenido que hacerse el majo conmigo para salir del tedio del verano mientras no estábamos de vacaciones, y con eso le he cogido cariño, pese a lo guarrillo que es.

Me interrumpió Gordi. "Pues a mi me preguntó hoy si podía renovar en la habitación por un par de meses más, y tuve que decirle que sintiéndolo mucho, no podíamos renovarle, que El Guiri volvía en cuanto él se fuese. Menos mal que han sido solo dos meses." Yo esto de los dos meses, que lo decía con sufrimiento de su alma, no se si lo dejó caer por que le ha parecido un coñazo convivir con alguien tan friki, o vago o antisocial, o simplemente por que no puede vivir sin El Guiri, y acto seguido añadió "Mejor conocido que bueno por conocer". A lo que yo, muy bicha añadí "Es, más vale malo conocido que bueno por conocer, que eso siempre me lo decía mi jefa cada vez que me renovaba el contrato".

Así que, hoy no, ni mañana, pero el sábado nos habremos librado del lastre este, y direis que soy malo, pero me la trae floja, creo que convivir no es una palabra que Frikipower haya añadido a su diccionario tras estos dos meses con unos chicos tan majos.

domingo, 29 de agosto de 2010

75 AÑOS DE RABIA CONTENIDA

"Carmen, "Mucha a do Fedello" que es como era conocida aquella mujer en el pueblo, llevaba años haciendo lo mismo cada 15 de octubre, asearse, vestir su ropa negra azabache de luto riguroso, desayunar su taza de café, encender una vela a la Virgen de los Desamparados, colocarse su pañoleta también negra, presignarse nada más salir de casa y llevar aquel ramo con nueve rosas rojas a la cuneta en la que había terminado su vida y comenzado su agonía y soledad en este mundo.

Efectivamente, Mucha se había pasado la mayoría de sus días recordando y llorando por los trágicos acontecimientos que terminaron con el fusilamiento de su marido Juan en las afueras del pueblo, junto a ocho marineros más, víctimas del fuego fascista de aquellos convulsos años donde las rencillas personales costaban muy caro.

A sus 92 años mantenía la figura delgada que tenía cuando a los dieciocho años le dió el "si quiero" a Juan, también con su traje negro como mandaban los cánones de la época para las novias, y seguía guardándole el amor que le profesó aquel día, solo incumpliendo una de las premisas matrimoniales "hasta que la muerte nos separe", Mucha seguía enamorada de Juan, aquel Juan que le había sido arrebatado de su lado y con el que pronto, esperaba ella, se reuniría.

Aquel fatídico 10 de octubre del 36, la embarcación llegaba a tierra firme, las gaviotas seguían revoloteando a "Muchita" la barcaza que Juan había comprado un año antes y con la que se ganaban la vida. Una patrulla de la Guardia Civil los estaba esperando, y aquel cacique del pueblo a su lado, con su habano en la mano señalando "ahí está el rojo ese". Efectivamente, Juan pertenecía al Partido Comunista, fue apresado por ello, y juzgado de urgencia. Su condena, la pena de muerte por conspirar contra la república.

Cinco días más tarde, y pese a los ruegos de Mucha ante el puesto de la Guardia Civil, de rogar y ofrecerse en cuerpo y alma al señor cacique del pueblo para que intermediase ante la benemérita, Juan fue conducido con otros ocho, entre ellos anarquistas, sindicalistas o militantes de la izquierda a las afueras del pueblo, a aquella fría cuneta donde a escasos metros el mar rompía con fuerza.

Y al alba, como manda la miserable tradición, fueron bajados de la camioneta y entre insultos, escupitajos y gritos de "muerte a los rojos", ante las lágrimas de los condenados, ante las súplicas de clemencia, nueve disparos sonaron en toda la comarca. Nueve disparos que hicieron a los pájaros salir de sus nidos, nueve disparos que estremecieron a aquella villa, nueve disparos que segaron la vida de nueve personas que a su vez dejaban atrás nueve familias y nueve historias inconclusas.

Sus cuerpos fueron llevados a la morgue del pueblo, y supuestamente, habían sido enterrados en una fosa común en el cementerio. Mucha todos los años llevaba nueve rosas al lugar donde habían matado a su joven marido, allí donde cada 15 de octubre amanecía con las marcas de nueve cruces pintadas en rojo.

Los años fueron pasando, y Mucha, envejeciendo, cada vez con más dificultad llevaba las rosas, algunos años la acercaban a aquel lugar. Y llegaron tiempos mejores, donde el régimen fascista llegó a su fin, donde llegaron distintos tipos de gobiernos y democracias, y donde finalmente se creó una "Ley de la Memoria Histórica" por la cual a Mucha le reconocían su derecho a recibir indemnizaciones por la pronta muerte de Juan, pese a que nadie se lo iba a devolver, pero con la esperanza de ayudarle a identificar los restos de su esposo en aquella fosa común donde no aparecía ningún nombre.

Y Mucha, asistió a la exhumación de los restos que en aquella fosa habían, ningún rastro de disparos, apenas algún resto humano. Las pruebas fueron negativas, y entre los esqueletos que allí habían, ninguno de su querido Juan, ni de los otros ocho. Mucha hundida solo pensaba en reencontrarse en otra vida con Juan.
El año pasado, intentaron hacer un homenaje a los fusilados, en el cementerio, y con las nuevas generaciones fueron a topar. No les permitieron realizar aquel homenaje alegando que "no hay cadáveres, no hay razón para un homenaje".

Y Mucha, como cada 15 de octubre, realizó su ritual de aniversario, se aseó, se vistió su ropa negra azabache, desayunó, puso la vela a la Virgen de los Desamparados, se colocó su pañoleta, y al salir de su casa se presignó. Fue con dificultad hacia aquella cuneta donde se habían cargado a su marido, depositó las nueve rosas rojas, rezó por cada uno de los fusilados, y acto seguido, se tiró a aquellas rocas donde el mar rompía con fuerza.

Y por fin, mezclada con la espuma del mar, con el ruido de las rompientes, arrastrada por la fuerza del oleaje, desapareció para siempre, como un 15 de octubre había desaparecido su Juan. Y casi setenta y cinco años después se volverían a reunir Mucha y Juan.

Al año siguiente, aparecieron dibujadas en las rocas, diez cruces rojas, en recuerdo de Mucha."
Este texto es totalmente ficticio, aunque basado en algunos hechos que tristemente acontecieron allá por 1936 en una villa marinera, de cuyo nombre no quiero acordarme.

sábado, 28 de agosto de 2010

THIAGO LA HA CAGADO

Yo todo ilusionado por tierras coruñesas viendo Thiagos por todos los lugares y rincones, observando cualquier monopatín que se moviese por la Plaza de María Pita, buscando entre todos los surfistas de Pantín algún neopreno que marcase la diferencia o en Barrañán alguien desnudo con el chimango hasta las rodillas con el super zoom de mi cámara antigua y nada. No apareció por ningún lugar, físicamente. Todavía espero aquella invitación que en su día hizo como guía turístico de la ciudad herculina pero ni rastro.

Claro que, alegré la vista mucho en A Coruña, no nos engañemos, que uno se piensa que por la zona de Vigo están los mejores hombretones de Galicia y una vez sales de tu tierra, ves algo de mundo y te encuentras cosas de lo mejorcito, como para pedir plaza en el norte. Y si, finalmente lo encontré a Thiago allí, donde comienza el Paseo de Riazor/Orzán, en el monumento al surfista o surfeiro. Pero es que Thiago la ha cagado, yo haciendo allí una fotaza impresionante con la puesta de sol de fondo como visión thiaguista y va y lo descubre en el post en el que yo hablaba de mi visita a A Coruña.

Y claro, esa era mi visión Thiaguista, ya que yo no tengo grandes dotes para dibujar, y lo único que a  veces se me da bien es lo de la fotografía, aunque él mismo me criticase las fotos en blanco y negro, pero eso es cuestión de otro post. Cuando comencé a leer su blog hace ahora año y poco quedé un poco pillado al ver las visiones que le hacían, con el tiempo me he ido acostumbrando y las hay ingeniosas, buenas, graciosillas, y de todo tipo. La mía inicialmente iba a ser un Enjuto Mojamuto, con un poster detrás de algo de surf, y el blog abierto de par en par en su pantalla de ordenador, y alguna tabla por ahí, pero es que hasta los elementos juegan en mi contra, y desde hace un tiempo no soy capaz de reinstalar el Photoshop, así que nos quedamos sin la Enjuto Visión y nos quedamos con esta que os traigo hoy.



¿Hace falta en un post así que os hable de Thiago? Creo que no. El que no lo conoce es que no está auténticamente instalado en la blogosfera mundial, y cualquiera de mis lectores ha salido de su blog, así que, poco más puedo decir de él que no sepais o le eleve de forma exponencial su ego. "El niño" como le llamo yo en los marujeos privados nos tiene encandilados con sus ocurrencias, con sus posts serios, con el desparpajo, con su poesía (bueno, con esto un poco menos), con su abuela, con su crítica política, con su imaginación, y con sus comentarios en nuestros blogs, a los que da vidilla. por eso le hacemos homenajes del estilo cada poco. Y yo creo que ya está bien de echarle flores, no se le vaya a subir el ego, que otra cosa no, pero además de ser plateado, es como él ha dicho en su día I.A.G.O. (Ignorante, airado, guapo y orgulloso).

Bicos Ricos

viernes, 27 de agosto de 2010

FNF Nº 30

Volvemos una semana más con un poco de música de esa tan selecta que suelo poner, bueno, de esa que todo el mundo conoceis ya y que normalmente acostumbra a ser música de tiempo pasado, que suele traerme a la mente gratos recuerdos. Algo parecido a M80 que me empiezo a considerar, con los grandes éxitos de los 70, 80 y 90.

Esta semana os dejo el vídeo de The Wallflowers, el clásico One Headlight que sonaba allá por ____ con la cabeza visible de Jacob Dylan escritor y vocalista, hijo del dios de la música, Bob Dylan (o como yo lo conocía Dr. Who). El niño gasta cierto parecido con su padre, en versión físicamente mejorada con tremendos ojazos y con una voz que a mi particularmente me encanta, ¿Qué el niño se ha aprovechado de la fama de su padre aunque no le gusta que le hablen de él en las ruedas de prensa por aquello de que quiere lanzar su carrera a su aire? Pues bendita la hora que se dió a conocer, yo encantado, si fuese un desconocido quizá no habría llegado a nuestros oídos este temazo de finales de 1996 con el que alcanzaron la cima de muchas listas musicales del álbum Bringing Down The Horse, que según mi inglés de andar por casa es "Cayendo de la burra".



Quería dedicar esta semana el post a G-boy, uno de mis blogueros allende los mares, lo más cerca que tengo en las antípodas de Madrid, que no es poco, en aquella tierra salvaje que no para de temblar como él nos cuenta en su blog Cronicas Sexuales, un blog en el que G-boy nos acerca cada día un poco más a la realidad cotidiana de una pareja de chicos contándonos como discurre cada jornada, entre trabajo, amigos y compañeros, y comidas, ahm, pero no seais mal pensados, cuando digo comidas me refiero a gastronomía cuando nos ilustra como su chico, su M. le cocina sin parar y se hartan ambos a comer, lo que yo en su día dije que el blog debería llamarse Como Agua para Chocolate, o algo así. Yo no se si acierto con la música, una semana más, a mi el tema me encanta, por eso se lo quiero dedicar, y además a un bloguero de los que no fallan desde que han pisado el blog, y eso es como mínimo, de agradecer de alguna forma.

En breve le enviaré una fotillo mía, para que me haga una visión certera, caricaturizada, yo es que tengo muy poca vergüenza, pero lo prometido es deuda, y siempre hace ilusión algo hecho desde tan lejos, solo pedirle que por favor, no la haga con spray.

Bicos ricos

LA VUELTA AL COLE

Caris, ayer me han dado una mala noticia y tengo que haceros partícipes de mi desazón, me han llamado al móvil (maldito el día que se lo di a título personal a mi compañera) para decirme que mañana (hoy) comenzaba a trabajar, pero que ya no podían vivir sin mi.

Efectivamente, cuando mejor me lo estaba pasando en Madrid sin más preocupaciones que hacer lo que me salía de los mismísimos me dicen que mi despacho está listo para que empiece a trabajar, sobre todo para que pueda atender al teléfono ya que otro tipo de labores están por el momento en suspenso hasta la próxima semana. Pero hoy tenía que venir por aquí a ordenar un poco esto, colocar cosas en estanterías, ordenar mi escritorio, cambiar la contraseña de mi ordenador, y para actualizar mi blog, que para eso me pagan ya que es a lo que dedico gran parte de la mañana, hasta que la censura me lo permita.

Y como un currito más he madrugado, sin nada de depresiones posvacacionales, mi desayuno con cereales y tostada (que no se me ha caído al suelo) y zumo, solo me ha faltado una mochila gigante llena de libros, un actimel y un sandwich de lo que sea (que la bollería la van a prohibir por nuestro bien), y al cole, con la ilusión de los críos el primer día de clase, cuando todos en el patio esperábamos que un profesor, fuese cual fuese pero que sería durante el resto de curso nuestro tutor, y en ese momento comprobar los alumnos que habíamos pasado el curso y continuábamos juntos, ver a los nuevos, y esperar a los repetidores, siempre con el temor de que te puteasen, o escupiesen, que para eso eran mayores. Y aparecías en una lista, y comprobabas que otro año más estabas por orden alfabético al lado de tu compañero del pasado año, que te sentarían en un aula vieja con las mesas ordenadas en forma de U pero lejos de los compañeros con los que siempre hablabas y a mitad de curso te cambiarían de sitio y que se te irían presentando los profesores del resto de asignaturas. Esa ha sido mi ilusión de hoy. Y una mierda. No, no he pensado en nada de eso. He venido sin ilusión ninguna, solo con ganas de actualizar el blog.

Me he encontrado los despachos vacíos, de gente que estará consumiendo parte de las vacaciones que todavía les quedan, solo estamos cuatro gatos, y un mono, el mono yo, el morenazo, que ya me lo han dicho y que más me he encontrado. Ahm, si, un montón de búlgaros que continúan todavía con las obras, hombretones altos y rudos que te pueden llamar "Svereva"* en cualquier momento, hombretones fornidos, algunos barrigudos, otros más jóvenes de ojos bonitos y por ejemplo ahora tengo ahí a Nicolai a cuatro patas y con el culo en pompa dándole una capa de barniz a un megarodapié, y yo no se, pero creo que no es sano trabajar en estas condiciones infrahumanas, bien por tener a Nicolai en esa postura o bien por el barniz que creo que ya me está subiendo. Si, podeis malpensar, me sube el barniz y otra cosa más. Yo creo que me voy a dejar seducir por el aroma de la laca y sumirme en un profundo sueño donde me veo rodeado de búlgaros sedientos de sexo o enganchando por detrás a Nicolai. Claro que a lo mejor me despierto y aparezco en una furgoneta perdida en medio del monte, o un zulo y los búlgaros pidiendo el rescate por mi, o con un poco de suerte solo quieren desvalijar las pocas cosas que hay en el despacho.

Bicos Ricos

* Svereva: Ni puta idea de como se escribe pero era lo que Stoichkov solía llamar a los árbitros, o sea que no es nada bueno.

jueves, 26 de agosto de 2010

ANECDOTARIO DE LAS VACACIONES

Si bien el viaje que hicimos D. y yo a la Costa da Morte fue maratoniano y cansino nos dió tiempo a ver lo más importante y una vez más a comprobar que podemos tranquilamente convivir las 24 horas al día, algo impensable cuando nos conocimos que no pasaban nuestros encuentros (sexuales) de las tres horas. Estamos en otra fase.

En nuestra vuelta de ese viaje estuvimos tomándonos un par de copas con mis amigos para concretar lo que haríamos al día siguiente, ir a las Islas Cíes y así cumplir uno de los sueños de D. que era conocerlas. Fuimos en el barco de mi amigo C. con otra pareja y una prima mía. El día amaneció con niebla, pero no muy densa y nos acompañó en nuestra estancia en las islas. D. no las disfrutó como él quería, y su cansancio hizo que no hiciésemos ninguna de sus rutas de senderismo, de las tres que hay, pero si que hiciésemos una escapada a la playa de los Alemanes, la nudista, que era uno de sus deseos. Y allí estuvimos una hora y pico descansando. Esa noche volvimos a salir, en lo que sería su última noche en Galicia y al día siguiente, tras rascar los huevos todo el día, llevé a D. al aeropuerto y por fin descansar tanto uno como el otro.

Pero el viaje estuvo cargado de momentazos, como el que ya comenté del encuentro entre D. y Billy, y sus posteriores reacciones. Pero claro, hubo más que eso. D. en mi casa.

Yo sufría cada vez que estábamos en casa, las pocas ganas de que metiese a alguien en casa por parte de mi madre hacían que ninguno estuviese cómodo. Claro que cuando llegó D., mi madre cambió su actitud, y se mostró como una anfitriona preocupada por el invitado y que para recibirle tenía ya un arroz con leche preparado. Hicimos un cambio de habitaciones, D. para la mía, yo para la de mi padre y mi padre con mi madre. Un sufrimiento tenerlo tan lejos, y yo atemorizado pensando que D. me iba a romper una camisa de cuadros que no le gusta nada. No fue así. No hubo tampoco grandes momentos de tensión y D. pronto se ganó a mis padres, básicamente hablando de su trabajo. Pero D. no dejaba de estar incómodo.

La primera noche presenté a D. en sociedad, como amigo, claro está, a última hora, uno de mis amigos, cuando le comentaba que me iba a dormir éste dijo "te vas a dormir con el palomo??", esto no hizo la menor gracia a D., así que pronto se tuvo que ganar la confianza de C. que era el que había hecho el comentario. Y tanto que se la ganó, a los dos días dormían placidamente en la playa, D. le había tocado la entrepierna y se habían dado crema en la playa el uno al otro....

Otro momentazo fue en plena reunión familiar cuando a D. se le ocurre soltar aquello de "Pues su amiga de Madrid" y todas las miradas clavadas en mi, la cara que se le cambió a mi madre, y luego las preguntas de todo el mundo, por conocer más sobre esa "amiga" de Madrid, yo lo mataba pero él dijo que había sido por "despistar".

En Neaño, al coger la habitación, el recepcionista y dueño nos comentó con lástima, que "desgraciadamente, lo único que tenemos es una cama de matrimonio", y D. muy rápido le contestó "de desgracia nada, si habíamos pedido una cama de matrimonio", con la consiguiente cara de sorpresa del dueño del hotel, y es que a estas cosas, en la Galicia profunda todavía no están muy acostumbrados.
Comprando unas toallas en Valença de Minho, le señalé a D. un juego de las toallas más horteras, aquellas que decían "Él y Ella", y responde D. "a ver que hacemos con las de Ella, que yo no soy la chica", y la dependienta dijo "os consigo unas toallas de Él y Él y luego ya me buscaré yo la vida para conseguir la de Ella y Ella".

La noche que se fue D. quedé con mi amigo G., que es uno de mis mejores amigos en Madrid, gayer desarmarizado y muy conocido en el pueblo. Quedamos con mi amiga M. para tomarnos un licor café en condiciones. Cuando nos vió a G. y a mi solo se le ocurre decirme "tu vida entre gays, se va tu amigo D. y ahora con G." y solo pude responderle "es que me adoran".

miércoles, 25 de agosto de 2010

COSTA DA MORTE

Amanecimos en Neaño, más bien amanecí yo que me bajé a desayunar ya que D. apenas había dormido por la falta de costumbre de dormir juntos en el último mes, muy romántico y todo lo que querais, pero nada práctico, y a la hora, tras leer la prensa fui a despertarlo para irnos, que la jornada que nos esperaba era maratoniana.

Salimos pronto hacia Malpica de Bergantiños, que el día anterior nos lo habíamos dejado atrás y queríamos ver las Sisargas. A mi Malpica me recordó totalmente a Bermeo, con menos barcos pero en su esencia, bastante parecido. Allí desayunamos, yo por segunda vez y tras un breve paseo, ya que no hay mucho que ver, nos fuimos a ver las Islas Sisargas y el faro que había por allí.


Sin mucho tiempo salimos hacia Corme, donde veríamos A Roncuda y el faro que hay allí, en una de las imágenes típicas de Costa da Morte, con sus cruces blancas. Corme es otro pueblecito pesquero que tampoco tiene demasiado que ver, y lo que nos llamó la atención fue la tranquilidad del mar, teniendo en cuenta la fama de mar bravo y de olas que allí hay, pues con este anticiclón que se instaló en Galicia este verano, ni la Costa da Morte era tan mortífera como parecía.


El viaje continuó hasta Laxe donde apenas paramos más que para disfrutar de las vistas de su enorme playa, y decidimos que con el tiempo justo que llevábamos lo mejor sería ir hacia nuestro destino, así que, de camino a Muxía paramos en Dombate, para ver su dolmen, la mala suerte hizo que el dolmen llevase años en obras y la chica muy maja que daba información nos enseñase unas láminas con sus pinturas.

Paramos en Vimianzo, un pueblecito interior donde hay un castillo que han arreglado para el turismo y le han colocado allí varios talleres de artesanía, orfebrería, cestería, señoras haciendo encaje de bolillos y demás, lo que nos hizo decidir no ir a Camariñas pueblo, pero si parar al mediodía en el Cementerio de los Ingleses, en un sitio perdido en la costa de Camariñas, donde hay una playa impresionante que creo que es un paraíso perdido del surf por que las playas están casi vírgenes. El cementerio de los ingleses, después del complicado camino te parece un chasquito, claro que valoras las desgracias del Serpent donde fallecieron 173 marinos ingleses y te da un poco de repelús.


Rápidamente a Muxía, donde visitaríamos el Santuario de Santa María da Barca, muy conocido en la Galicia esta profunda de santuarios, romerías y cantigas. Comimos en Muxía, en un sitio peculiar, mezcla de gallego con sus centollos gigantes adornando las paredes y cordobés, con su ambiente de flamenqueo, y la música, la música era capítulo aparte, por que sentías como si estuvieses en una feria de pueblo o escuchando los grandes éxitos de los casettes de gasolinera. El Santuario era como yo lo esperaba, con su faro al lado y las famosas piedras, la de Abalar, la de Os Cadrís, la de Os enamorados y otra más que no recuerdo, vamos, tontás pero que la gente les tiene mucha fe, y yo que quieres que te diga, si dicen que la fe mueve montañas, en este caso, piedras.


De Muxía a Finisterre, con lo que concluiríamos la ruta por la Costa da Morte, Finisterre, el fin del mundo como se ha conocido siempre a lo largo de la historia, vas allí con el peso que tiene saber que estás en un lugar considerado mágico y el sitio te encandila, por la paz que desprende, y por lo increíble de su paisaje, hacia un lado confundes la línea del horizonte entre la mar y el cielo, hacia el otro, ves a lo lejos la entrada de la ría de Cee. Así pues, puedo decir que he llevado a D. al fin del mundo, que se dice rápido. ¿Se puede pedir más?

Si, rumbo a Santiago, para dar un paseo rápido y ver lo que es fundamental, casco antiguo y catedral. Santiago está llenísimo de turistas, y es una pena por que hay que hacer cola para entrar en la catedral y poder disfrutar de su Portico de la Gloria. Tras un par de horas, nos volvimos a Vigo, a cenar en una de las mesas de la playa de Samil, y de ahí, para casa. Fin del viaje.

martes, 24 de agosto de 2010

UNA VISITA AL NORTE NORTE

Con esto de la agenda apretadísima de la semana pasada se me han quedado cosas sin contar, cosas que he ido anunciando a los pocos pero que vale la pena desarrollar y ampliar con documentos gráficos, como se merece la ocasión.


El caso es que si Thiago en vacaciones se baja al sur de Galicia, Pimpf, que no puede ser menos, se sube al norte, pero al norte norte gallego, a lo que antiguamente se conocía como el fin del mundo, y no lo era, pero casi, así que el miércoles muy temprano salimos rumbo a San Andrés de Teixido aprovechando que hacía mal día, allí donde dice el dicho que "vai de morto o que non vai de vivo", o lo que es lo mismo, "va de muerto el que no va de vivo". Y en breve nos pusimos por la autovía en Padrón, y la curiosidad de D. nos llevó a la casa de Rosalía de Castro, donde yo había estado de muy joven, y luego a visitar, en la misma parroquia de Iria Flavia a otra de sus celebridades literarias, Camilo José Cela Trulock, donde D. comprobó que la sencilla losa que cubría a Cela estaba bien sellada, y es que escritores falangistas pese a ser nóbeles, mejor dejarlos descansar en paz. 

El viaje continuó con un tiempo que empeoraba a cada momento hasta Cedeira, un pueblecito más allá de O Ferrol, pero bastante más allá, por una carretera con muchas curvas y playas paradisíacas donde los surfistas hacen auténticas maravillas con las olas y los que por allí pasamos nos deleitamos con la maravillosa visión de esos rubios de bote. Cedeira es un pueblecillo tranquilo, dividido por un río que a D. le recordó un poco al País Vasco, y aquí comenzó la serie de comparaciones entre Galicia y Euskadi, Allí comimos tranquilos y tras unas fotos de rigor, hicimos los 13 kilómetros que separan Cedeira de la pequeña parroquia perdida que esconde un santuario muy visitado y bañado de leyendas y costumbres. De allí son la "herba de namorar", los "los sanandresiños" o la fuente de los tres caños. El lugar es precioso, de lo más recomendable que conozco, y transmite una enorme paz al lado de los acantilados más grandes de la Europa Occidental con permiso de los de Madeira.


Tras la visita a San Andrés vuelta hacia A Coruña, esa ciudad que siempre había tenido prohibida por no se que tipo de razones de la vida. Nunca me había coincidido para ir, y tenía muchas ganas, siempre me hablaron muy bien de la ciudad y sinceramente, nos impresionó. En su comparación con Euskadi, sin lugar a dudas, A Coruña es Donosti, y por lógica, Vigo es Bilbao. Pero la ciudad es muy bonita y merece también la pena. Tras tomarnos un helado en la Marina con sus galerías tan típicas de Galicia, paseo por la plaza de María Pita y paseo por el casco antiguo, recorriéndo todas las iglesias pequeñas que nos encontramos a nuestro paso, y no es que a D. le interesen, es cosa mía, que a mi esto del arte me encanta, a él le encanto yo, que no es poco y por eso entró. Destaca una capilla románica del S.XII de Santa María del Campo, aunque a mi en general me gustaron todas. Y luego, dadas las horas que eran y las prisas, nos fuimos a los Jardines de San Carlos, donde se encuentra enterrado John Moore, o algo así, vamos, a mi lo que más me llamó la atención de allí fue el archivo del Reino de Galicia, que no sabía yo donde estaba. Luego el paseo te lleva al museo militar y a la capilla que hay a su lado, para terminar en el Castillo de San Antón donde está el Museo Arqueológico. Y allí mismo, cogimos un tranvía turístico, de los antiguos y que nos llevó a la Torre de Hércules, previo gesto de dar un euro a una familia de guiris que se iban a quedar en tierra por no tenerlo.


La Torre de Hércules es quizá lo más emblemático de la ciudad, y aquello que todo visitante espera conocer. Allí nos fuimos, muy felices haciendo robados y muchísimas fotos, y nos subimos esas doscientas y pico escaleras así como quien no quiere la cosa, para contemplar desde lo alto las increíbles vistas de esa ría de A Coruña, con un frío de mil pares y un vértigo que creo que se nos notaba en la cara, y es que yo siempre he padecido en las alturas. Otro helado y una caminata por el paseo de Francisco Vázquez, que hay que ver su egolatría... aunque el paseo merece la pena, y si, al igual que en Donosti me llamó muchísimo la atención la de gente que practica deporte en A Coruña. En Riazor nos esperaba nuestro coche, que nos llevaría a Neaño, en Cabanas de Bergantiños donde cenaríamos y dormiríamos por fin juntos D. y yo, tras cuatro días de tensión sexual y encuentros furtivos a escondidas.


Claro que, nuestro viaje continuaba al día siguiente, pero eso es ya otra historia que contaré mañana.


PD.: El viaje estuvo marcado por ese Thiaguismo que se venía a la cabeza una y otra vez, por esas cosillas que a veces cuenta de A Coru, e indirectamente, un homenaje Stultiferiano, que otra cosa no, pero escaleras, por un tubo.

lunes, 23 de agosto de 2010

PATAS ARRIBA

No seais mal pensados, no se trata de ninguna postura en la que no me importaría estar o poner a alguien, y es que no será este un post sexual, por mucho que os pese, que os encantan los relatos eróticos en primera persona, en mi persona, pues nada que ver, lo siento. Tampoco es que haya llegado a mi habitación a Madrid y me lo haya encontrado todo patas arriba, que lo dejé todo listo antes de irme, o que mi compañero "el friki" haya hecho algún desaguisado, aunque no ha ni tan siquiera tirado la basura que expresamente le dejamos, y mucho menos ha tocado el baño para limpiarlo, pero si para ensuciarlo si cabe un poco más, pero nada exagerado.

Ayer volvía asustado, temiendo que me atacase el síndrome posvacacional este y apesadumbrado de mi pronta vuelta al trabajo, pero todo ha salido a pedir de boca. Y es que ya lo dice el refrán, las cosas de palacio van despacio, y yo, como trabajo en algo parecido a un palacio pues, allí hay obras, y van despacio.

Días antes de irme de vacaciones habíamos dejado todo preparado mi compañera y yo para que en nuestra ausencia y la de nuestro jefe se reparasen todos los despachos donde trabajamos los de mi unidad administrativa, encalado de techos, pintado de paredes y reposición de la madera del suelo, algo que iba a estar arreglado aproximadamente en un par de semanas máximo, claro que lo que ellos no contaban era que estas cosas van más despacio de lo previsto, pero no lo contaban ellos, ni yo, que esta mañana me levanté con tremenda ilusión y los ojos hinchados de dormir (por fin y pese al calor que en Galicia no existe por las noches) y a trabajar sin desayunar, por que la intención era desayunar a primera hora aprovechando que el jefe está de vacaciones. He pedido la llave de mi despacho y nada más pisar esa tercera planta (donde Angel no trabaja, ni Javier) y me he encontrado todo lleno de muebles tapados con plasticos y todo desordenado, los despachos abiertos y las obras a medio hacer. Los albañiles estaban por alli, trabajando, pero sin forzar, que tampoco es plan en pleno mes de agosto, y allí me encontré a un compañero que me dijo que era el único que estaba por allí, echando un vistazo al correo en un ordenador prestado. Me contó la situación. Estaba en otro despacho la hoja de asistencias que debemos firmar cada día y nada más, se firma y luego uno si quiere puede permitirse el lujo de pasear por los pasillos, bajar a desayunar o lo que sea, pero sin despachos, no hay trabajo posible, y así he hecho yo, bajarme a desayunar y a hacer la compra, ah, y a actualizar el blog y ponerme al día con los vuestros desde mi casita feliz, que es la mejor forma de aprovechar la mañana. Ah, esa, y echándome a dormir un ratillo también.

Bicos Ricos

domingo, 22 de agosto de 2010

ALL GOOD THINGS (COME TO AND END)

Creedme si os digo que lo de venir a casa casi un mes es algo superior que mi endocrino no me perdonará en tiempo por que no veais lo que he engordado, y es que las comiditas de mamá, ya se sabe. Pero lo que realmente me escama es haber engordado algo (aunque mantengo mi tipo fino de estos meses y no he dejado de poner ninguna de las prendas que me compré estando delgadísimo) sin haber parado un solo minuto.

Y es que la visita de D. a golpe de la última semana de vacaciones ha sido el broche de oro (blanco) a unas vacaciones que yo sabía que prometerían, pero no tanto como pensaba. Claro que, ahora lo pienso y me duele en el alma tener que decir que todo lo bueno tiene su fin, como reza el título del post de hoy, y como muestra la foto de hoy, del mismísimo fin del mundo, en Finisterre, y precisamente, este domingo me vuelvo a los Madriles unos días, a trabajar (o como se diga), por supuesto, que mi jefe estará esperándome con sus despistes habituales.

Pero hoy no me voy a enrollar demasiado, que las cosas que no he contado de estos días, y son muchas se merecen sendos posts bien explicados, con sus matices, y sobre todo un post sobre ese viaje por la Costa da Morte que me ha fascinado, o las impresiones del último día, en el que no he parado y para mi ha estado cargado de emociones.

Os dejo pues con este mini post que no viene a contar nada, pero que os informa de que mi próximo post será ya desde mi oficina, donde habitualmente recargo las pilas blogueras y me pongo al día, aunque advierto también que en dos semanas y media estaré de nuevo en Galicia, y esta vez para comer mucho más, y nueva bronca de la endocrino, por que tengo una boda.

Y sin más que contar a estas intempestivas horas.... bicos ricos.

sábado, 21 de agosto de 2010

MUSTANG DEL 66 (II)

Continua el segundo capítulo de Mustang del 66, con algo ya en mi mente sobre esta historia basada en unos jóvenes americanos en los años sesenta, en Illinois, podeis leer la primera parte aquí.

Tres meses antes....

Danny Spark corría como no había hecho nunca, parecía una gacela escapando de una manada de leones, se jugaban el final de la liga pre universitaria en aquella jugada de beisbol, la vida le iba en ello, y a Carlton Fisk, su entrenador por aquel entonces le recordó a la mejor jugada de todos los tiempos de Willie Mays en 1954, era también el octavo tramo del primer juego con empate a dos y dos corredores en bases, su oponente conectó un batazo y Danny Spark se lanzó así que sintió el contacto, mostró el 24 al plato y realizó una de las mejores jugadas defensivas de todos los tiempos: atrapó la bola frente a la marca de los 460 pies y en un movimiento giró y lanzó de vuelta al cuadro, Larry Doby pudo correr hasta la tercera almohadilla, pero Rosen permaneció en primera. Finalmente obtuvieron la victoria por 5 a 2 al cierre de la décima entrada.

En las gradas jaleaban Cathy Connery y su grupo de amigas cursis a la nueva estrella del equipo del instituto, Danny Spark se había ganado a la aficción que no paraban de voltearlo celebrando la jugada que les había dado la liga. Simona Carter agarraba con fuerza en su mano un papel estrujado mientras esbozaba una sonrisa, en él un poema copiado de un clásico norteamericano y un teléfono, el teléfono de Danny. Cathy intentaba ocultar los celos que le comían por dentro, había soñado con ir a la fiesta de graduación con Danny, pero éste parecía tener ojos solamente para Simona, la hija del aspirante a Senador por Illinois. Catherine pasó su brazo por la espalda de Simona, dándole a entender su enhorabuena, pero por la mente de Cathy solo pasaban los deseos de frustrar la cita que su amiga tendría inminentemente la próxima semana.


En el instituto se respiraba el ambiente tenso de la época de exámenes, muchos esperaban no volver a repetir y abandonar el Marlins Institute con tal de no volver a las clases de la Señorita Sullivan, la repelente profesora de gafas de pasta y labios pintados de rojo carmesí, aquella que castigaba a las chicas que se pasaban papelillos por debajo de los pupitres entre las risas del resto de alumnos. Pero más nervios por los exámenes se notaban por la fiesta de graduación. Quién más y quien menos tenía ya una invitación formal para acudir a aquel baile. Las más ilusas soñaban con ser ese año consideradas como la pareja del año. En la mente de Cathy estaba su amiga Simona con Danny Spark, sería insuperable para cualquier pareja aspirante, y encima, ella no tenía todavía con quien ir, y había rechazado ya varias proposiciones, algunas deshonestas y otras inocentes. Había rechazado a Benjamin Still el hijo de la dueña de la gasolinera, el joven no era agraciado ni tenía conversación, también a Sack Fillmore, el estudiante, tímido, tartamudo y con gafas y con su ropa de postguerra todavía encima, en su vida había estado con una chica. Por otra parte Alec Wildford no podría asistir al baile, por no estar inscrito en el instituto, por aquello de sus obligaciones económicas con su familia, y Benny O'Bryan había conseguido hacer sonreir a la infeliz hija de Thomson, el mayor granjero del estado, una chica seria, y dura, pero que por unas horas pensaba reir y disfrutar del simpático Benny.

Cathy volvía aquella tarde a su casa, con su carpeta con las fotos de los Beach Boys, se había despedido de Simona, que no había parado de contarle todos los detalles sobre su vestido de graduación, y lo maravilloso que era Danny Spark. Infeliz y malhumorada se contentó pensando que, sería aquella la única ocasión en que podría disfrutar de Danny, a fin de cuentas, el joven para el próximo curso se iría a la ciudad a estudiar, y tampoco repetía nunca con ninguna chica en ningún baile. Y de repente, se cruzó ante ella, muy despacio el Mustang del 66 rojo. Se abrió la ventanilla y sonriente asomó la cabeza de Johnny Malone, con su cigarrillo encima de la oreja y apoyando su mano sobre la puerta del coche.

- Rubia, ¿te vienes a dar un paseo conmigo en mi maquina? - con su duro tono imitando a James Dean, eso que hacía tan bien Johnny.
- Yo no soy de esas que se montan en un coche con un desconocido, y menos con un chulo de feria.
- Pues, Catherine, por que te llamas así ¿verdad? Te quedas sin una invitación formal de un chico que te admira en silencio para la fiesta de graduación.
- Para pedirme eso, como mínimo, te bajas del coche y te pones de rodillas - se mostró inflexible y muy segura de si misma Cathy esquivando el coche y continuando su camino a casa.

Se escuchó justo detrás de ella un portazo, y un par de segundos después Johnny dió un par de golpecitos en el hombro a Catherine. Se arrodilló, tomó una de las manos de Cathy y puso una la otra sobre su corazón.

- ¿Aceptas mi invitación para el baile de graduación? 

Catherine apartó la mano de Johnny y siguió caminando, aleteando su falda blanca ante la cara de estúpido con que le veía Johnny. De repente ella se giró, abrazando su carpeta y le contestó:

- Se lo preguntaré al Señor Connery, a ver que opina.

viernes, 20 de agosto de 2010

FNF Nº 29

Hoy una actualización rápida nuevamente. Se me van las vacaciones y las estoy disfrutando, a costa de mi cansancio, y es que llevo unos días que no paro quieto, así que hoy toca como cada viernes un vídeo, y sin darle más vueltas, esta semana El Pescao, con su tema "Castillo de Arena". El Pescao es el seudónimo de David Otero, componente de El Canto del Loco. Yo tengo que admitir que nunca me ha gustado El Canto del Loco, y a este chico lo desconocía, pero lo he escuchado por primera vez con mi D. de viaje por la Galicia Septentrional, de lo que habrá su debido post. Pero entre toda la música que hemos escuchado, sobre todo estos dos últimos días destaca esta canción, que se podría decir "una de las oficiales de mi viaje a Galicia". Y sobre El Pescao D. me ha explicado "este es el primo del solista de El Canto del Loco que ha sacado ahora un disco (lo sacará a finales de verano, pero por el momento nos deja este single) pero no se si se separan o no, aunque no se han gastado mucho en el video, más bien nada, pero el single lo están promocionando un montón" y continuó cantando:

"A veces te siento al tumbarme al sol
y sigues mis huellas cuando me voy
merece la pena buscarte, merece la pena esperar."

Y bueno, yo hoy sin más, solo decir que estoy cansadísimo y que obviamente, le dedico esta canción a mi D., y a esta visita oficial en la que solo le ha faltado besar suelo gallego al pisar el aeropuerto de Peinador.


P.D.: No he conseguido el video original, por esto de las prisas.

Bicos Ricos

jueves, 19 de agosto de 2010

ANGELINES, SE FRAGUA UNA RELACIÓN (III)

Angelines no era una chica de las de sexo rápido y si te he visto no me acuerdo. Bueno, de esas hay más bien pocas, aunque existen, dicen. Mi chica oficial, Angelines era de las chicas de sexo rápido pero asegurándose una relación, y yo lo que quería con mi Angelines era una relación. Y así asentamos las bases.

Al día siguiente a la tormenta pefecta habíamos quedado, no sería cuestión de unos piquitos, abrazos y carantoñas. La cita iba algo más allá, pretendía analizar lo que había ocurrido la noche anterior, ver la viabilidad de la relación futura, en el caso de que la hubiese, y sexo. Lo que yo llamo un tres en uno. Tomamos un café en una cafetería en otro pueblo, como si de un café clandestino se tratase, concluimos varias cosas, entre ellas:


- Que estábamos interesados el uno en el otro, y que pese a su mejor amiga, lo intentaríamos, con calma, aunque en un principio un poco a escondidas.
- Que habíamos perdido mucho tiempo y tendríamos que recuperar parte de ello esa misma noche.
- Que ante todo, pasase lo que pasase de allí en adelante, una cosa debería prevalecer sobre todo, nuestra amistad siempre por encima, antes amigos que pareja.

Repasamos también el primer capítulo, Angelines Tocar el Cielo o No, y como nos conocimos, y quien nos había presentado. Todo muy horchata, no nos engañemos, que uno era jovencito y sin mucha experiencia, ella, un poco más.


Y nos fuimos a recuperar el tiempo perdido, a picadero city, en mi coche, mientras yo estaba más que nervioso por lo que iba a pasar, y que no había tenido nunca oportunidad de probar. Era una doble prueba de fuego, por un lado, la primera vez, y por otro lado, la primera vez con una chica, y que encima yo creía que me gustaba. Todo un cocktel molotov de lo sexual y la sexualidad. Paramos, buscamos sitio tranquilo, puse un casete de baladas horteras de los noventa que aquella noche sonó y sonó, una y otra vez, hasta que mi Angelines me dijo de forma cariñosa "¿no se te va a rallar la cinta? ¿Qué más tienes por ahí?". Creo que ella notó mis nervios, y tampocp pretendía ser de las de sexo en la primera cita, pero, besos, abrazos, y tocamientos mútuos. No era la primera vez que yo exploraba un cuerpo femenino, pero si la primera vez que iba a hacer algo más serio. Y una gracia suya, con un caramelo "mentolín" hizo que saltase de su boca a mi boca, y que de mi boca saliese escupido a uno de los asientos del coche, ella lo encontró, y cuando fui a cogerlo para tirarlo, se perdió entre los asientos definitivamente. Y es a día de hoy que el dichoso caramelo que tanto nos hizo reir no ha aparecido.


El caramelo, la hora, el cansancio de domingo hicieron que tuviesemos que posponer el gran momento para otro día. Y pasaron los días, dos o tres, y otra cita, mucho más sexual que la primera, aunque sin llegar a definir. A medida que nos veíamos se incrementaba mi deseo. Y llegó el sábado siguiente, a la vuelta de tomarnos unas copas en el pueblo de mi Billy Sive, todavía a escondidas de la mejor amiga de mi Angelines, cuando paramos muy cerca de mis rocas de pensar, en un lugar donde hay un faro muy conocido en el sur de Galicia, un paraje impresionante, donde cada X segundos te veías reflejado por uno de los haces de luz del faro. Y allí se consumó lo que tantos años había estado esperando. Se consumó durante muy pocos minutos, y es que los nervios, el deseo y la primera vez siempre juegan en contra. A ella le gustó, aunque se quedó con cara de "¿ya? Esto hay que mejorarlo", y lo mejoramos una segunda vez, y luego una tercera.

Había superado una prueba, había confirmado que definitivamente me gustaban las mujeres no en el plano físico, en el sexual, me gustaba mi Angelines, y sin lugar a dudas, era bisexual, y era momento entonces de replantearse otras muchas cosas, más íntimas y personales.

miércoles, 18 de agosto de 2010

LA HOJA PARROQUIAL

Hoy ha sido un día casi de relax, como quien dice, por que D. y yo nos hemos quedado en mi pueblo, nos hemos levantado cuando nos ha apetecido, él antes y me despertó a mi con una llamada perdida, por aquello de que dormimos en habitaciones separadas, hemos desayunado con calma y de ahí al pueblo, a hacer una visita turística a fondo.

Hemos paseado por el centro, la zona del puerto, alguna casa de estas antiguas y el concello, con las cosillas que allí hay, incluido mi antiguo despacho en el que ahora hay una rubia enchufada del PP, y alguna que otra cosa pintoresca del pueblo, y hemos ido a la iglesia. Allí D. estaba obsesionado en darme un beso, algo digno de alguien apóstata, y lo consiguió, pese a que yo le decía "ay!! desgraciao, esto es un sacrilegio en la casa de Nuestro Señor". Allí he cogido una hoja parroquial. Al salir D. ha desplegado su radar un par de veces, con turistas, algunos evidentes y nos hemos ido a comer, pulpo á feira con sus cachelos que la suegra le había preparado. Y por la tarde, tras una breve siesta nos hemos ido a mis rocas de pensar. Por fin se cumplía su deseo de conocer mis rocas de pensar y yo de llevármelo allí, de pensar con él, y de disfrutar una tarde de sol haciendo eso que en soledad nunca tengo, un masajeador de espalda con crema solar, su impresión fue de "me las esperaba con más amplitud" y mi respuesta fue "para pensar no me hace falta más espacio". Pronto, mis rocas de pensar se convirtieron en mis rocas de cancanear, pero eso es historia para otro post que no será publicado.

A última hora de la tarde otro paseo más por el pueblo, por una zona bonita y tranquila, y con mucha historia y paisajes para sacar fotos. Le gustó mucho, en general le está gustando mucho, se pregunta que qué hago yo viviendo en Madrid con todo esto aquí, y él mismo se dió la respuesta "por amor", y añadió "por amor al trabajo". 

Ahora está durmiendo desde hace  rato, momento que he aprovechado para leer la hoja parroquial, que la tenía en el bolsillo del pantalón. Bueno, en ella se anuncian los acontecimientos religiosos del mes, que si fulanito se va a casar con fulanita con apellido compuesto y con guión, que si han bautizado a los hijos de Mariló y Fernando, que si hay fiestas patronales y los actos religiosos de la misma fiesta, o que han fallecido tal y cual vecino. Yo con esto de la hoja parroquial siempre me llevo sorpresas, sobre todo con las defunciones, luego he ido a junto de mi madre y le he preguntado por un par de vecinos, y son estos pequeños detalles del pueblo los que me pierdo en Madrid, como diría la presentadora de Corazón Corazón, la vida sossial del pueblo, de cuyo nombre no quiero acordarme.

Bicos Ricos

martes, 17 de agosto de 2010

HÚMED@S

Amenecimos el lunes tras un cansino fin de semana de fiesta para irnos a otra fiesta, las fiestas de San Roque en Vilagarcía de Arousa, en concreto, a la Festa da Auga, que consiste básicamente en una procesión rumbosa y tras finalizar esta, desde unos cuantos camiones de bomberos se abren las mangueras y venga, a mojarse todo el mundo.

Pues bien, sin apenas tiempo de desayunar nos preparamos, camiseta con slongan incluída rumbo a Vilagarcía, un tirón de casi una hora, tras haber recogido a mis amigos, cuando no hacía mucho que había comenzado a salir el sol, y al llegar allí todo el mundo pasadísimo, y es que la gente normalmente pasa allí la noche y no se van a casa hasta bien entrada la tarde del día siguiente, nosotros, como vamos ya algo mayores nos saltamos la noche, o mejor dicho, llegamos a última hora, pero todavía a tiempo para desayunar algo atípico, un café con leche, con croissant y chupito de licor café. Y a ver algo de los restos de la gente con las mandíbulas desencajadas y disfrutar de alguna improvisada fiesta techno a pie de calle. Luego la gente se va a cambiar, normalmente a sus casas o coches y se visten de gala para el agua, todo con camisetas de peñas con sloganes que invitaban a que se remojase al personal. Luego, siempre atentos a las ventanas de casas y edificios, por que en la que no te esperas te cae un cubo de agua encima, por aquello de ir refrescando a la gente para ir para casa, aunque cuentan, que todo comenzó para refrescar a la gente que salía en procesión con San Roque, al que suelen sacar al ritmo de pasodobles al estilo charanga, con un bailoteo de estos que hasta se le meneaba el rabo al famoso perro, el de San Roque.



Y luego comienza el baño, y ya depende del bombero que te toque, y del día que tengas, ayer sol, con algo de viento, y empapados, pero se disfruta allí en el medio, y más con las vistas agradables que hay, que cuerpazos, y yo allí, con novio al lado y mis amigos rodeándome. Claro que D. ha aprovechado, y como está en calidad de amigo ha sacado toda su chispa y lo que nos pudimos reír con él. Mis amigos han quedado encantados con él, así pues, ya tiene fans en Galicia. y tras los remojones y varias cervezas nos decidimos a comer algo, secarnos y volver a casa, pero haciendo un alto en el camino, en A Illa de Arousa, que es también digna de visitar, allí donde se dice que Pepiño Blanco tiene un chalet ilegal a pie de mar, pero no se dice que políticos de todos los palos también las tienen. Sea lo que sea, es un auténtico paraíso. Y para finalizar, la vuelta a casa, con parada en la playa, donde estuvimos los cinco durmiendo cerca de dos horas.

La noche terminó en un mirador con vistas a varias rías e islas, ya en la madrugada, pero como diría G-boy, eso es ya otra historia.

Bicos ricos

lunes, 16 de agosto de 2010

ENCUENTRO EN TODO LO ALTO

Ayer se produjo un encuentro por todo lo alto, por fin se conocieron mi D. y Billy Sive. ¿Cómo lo veis? No os preocupeis, ahora os lo cuento con todo lujo de detalles, que menudos dos días de sensaciones fuertes llevo.


Tengo a mi lado a D., mientras actualizo mi blog y él el suyo, dijo, aunque está entretenido leyendo noticias, mientras yo, fiel a mi cita para contar como he salido vivo de estas situaciones tensas a las que me he enfrentado, por que si no lo sabeis, me gusta el riesgo.

El domingo me llevé a mi D. de ruta por Tui y Valença do Minho donde me compré una toalla y luego me lo llevé a la Festa do Monte, en el Monte de Santa Tegra, en la frontera sur de Galicia con Portugal, en la desembocadura del río Miño. Tenía ganas de enseñarle las impresionantes vistas de allí, enseñarle esa fiesta tan enxebre consistente en muchísima gente agrupada por bandas de colores todos ataviados con bombos y tambores y algunas gaitas y que se ponen hasta las cejas de vino. Básicamente consiste en eso, aunque los puretas, los del propio pueblo digan que es algo más que eso. Bueno, tiene también esto de que suben las familias al monte a comer y luego meriendan también por allí, finalizando con un desfile (de lo que queda de ellos tras la ingesta del vino). Y nada más llegar ahí me encuentro a Billy, dos metros atrás se queda D., observando el encuentro y al momento se reconocen uno y otro. Cuando me dispongo a hacer la presentación, D. ha desaparecido de mi vista. Así que, presentación para otro momento. Mi encuentro con Billy rápido, tenso y discreto, un apretón de manos y una charla insulsa. Me voy a donde estaba esperando D., y continuamos la fiesta, a lo lejos nos vigila Billy, que se había quitado ya la camiseta para impresionar a D.


Volvemos a pasar por donde Billy, me paro con su mejor amiga a la que hacía un año que no veía y tras otra charla semi tensa, los presento, y con un apretón de manos firman la confirmación de la guerra fría. D. es inicialmente más tímido en el combate, más bien observa, aunque pronto se suelta un poco más, Billy por su parte observa, aunque charla más con la seguridad de jugar en casa, en su pueblo, rodeado de la gente que conoce. Charlan poco durante los aproximados tres cuartos de hora que estuvimos juntos, enseñándole a D. el impresionante paisaje y los torsos de jóvenes bañados en vino con los dientes manchados de morado. Y llega un momento que D. considera que ya está bien de que baboseemos el Billy y yo delante de él y cree conveniente que terminemos la fiesta. Nos despedimos y quedamos de vernos más tarde. No hubo ya ese encuentro, ni Billy dió pie ni a D. le apetecía, así que, hasta ahí el encuentro.


Después vinieron las primeras impresiones, yo le pregunté su opinión a D., sobre como se había sentido, como lo había visto a él y como había visto el encuentro. Por la noche, a través del messenger hice lo mismo con Billy. Luego una charla con D. antes de dormir (él en mi cama) y un comentario nada más "a ese no lo vuelves a ver, y punto". La Guerra fría continúa.

Bicos Ricos

domingo, 15 de agosto de 2010

LOS CONCIERTOS DEL MILENIO

Este año, con motivo del Xacobeo la Xunta ha tirado la casa por la ventana y nos ha traído al pueblo a los Hombres G, y eran muy esperados por todo el mundo. Ni que decir tiene que mi pueblo fue puntero en los años ochenta, cuando yo era un crío en cuanto a la juerga nocturna, una pequeña extensión de la movida de los ochenta de Vigo, y de la movida madrileña de esa década que a mi tanto me apasiona. Fue una pequeña versión de los ochenta a escala rural de todo ello por que mucha gente de Vigo veranea aquí y por que madrileños también se dejan caer por aquí en verano. Así pues, pasaron los ochenta, con esa droga que ha arrasado gran parte de Galicia en aquellos años y pasando al veraneo de la Beautiful People como los llamábamos, pijos redomados engominados y con camisas de rayas, ahora reconvertidos a prendas de El Ganso y pantalones de electroperra.

Y entre aquella música, en los ochenta destacaron por puro pijismo los Hombres G, que a las madrileñas volvían locos, y aquí los tenemos, en un pueblo en el que fueron considerados casi que dioses del pop, por que otra cosa no, pero pijismo en mi pueblo mucho, en lo que podríamos considerar la Marbella de Galicia.

Tras su retirada y su vuelta con más o menos esfuerzo vuelven y este año con disco nuevo, se les ve mayores, pero por fuera, lo que es por dentro han demostrado ser los que siempre fueron, un potente directo con la música altísima y Pimpf allí en primera plana, para disfrutar en el ambiente más pijo y más cool-hortera que recordaba en años, haciendo repaso a aquellos temas que hicieron vibrar a mis primos más mayores, y disfrutando desde que comenzó con el "Voy a pasármelo bien" pasando por Nasau, algún que otro tema de sus últimos álbumes y finalizando con "Venezia (y mozzarella)" "Marta tiene un marcapasos" o su  "Sufre Mamón" con el que terminaron el concierto, como era de esperar.

Y lo quisiésemos o no, la mayoría de las canciones nos las sabíamos por que durante años nos han bombardeado en las radiofórmulas con sus temas, y los más jóvenes también se las conocían. No faltaron los graciosillos del pueblo que se izaban en los hombros de sus amigas al grito de "Rafa, Rafa, queremos un hijo tuyo" (cabestrismo rural). Años atrás habríamos pagado por verlos, pero ahora tenemos la suerte de tener a Frijolito en la Xunta que nos los trae con el pretexto este del Xacobeo, y la suerte de tener un alcalde también del PP, lo que facilita que te traigan conciertos del milenio de estos, que cuando gobernó el PSOE no cayó por aquí ningún grupo de peso. 

En fin... ¿¿os he dicho ya que no son mi estilo pero que los he disfrutado y me han evocado a una infancia en la que yo considero le época dorada del turismo de mi pueblo??

sábado, 14 de agosto de 2010

FUMANDO ESPERO

Hoy es un gran día que a mi me tiene nervioso a más no poder. Esta noche voy a recoger al aeropuerto de Vigo a D., que se viene una semana a mi casa de vacaciones. La agenda se la tengo más o menos preparada, a expensas del tiempo, aunque quizá esto nos preocupe menos por que este año se ha plantao un anticiclón en medio del atlántico y nos ha traído el verano más soleado que yo recuerdo, y sin un calor excesivo, no es lo más común que en todo el tiempo que llevo aquí no haya visto una sola nube en el cielo, que en verano suelen haber algunos días con lluvia, y por lo menos los últimos veranos, o los últimos agostos, que los veraneantes estaban que trinaban normalmente, habrá intercedido Santiago Apostol en su Xacobeo.

La agenda cultural semanal nos llevará ya el domingo a tierras de Tui y norte de Portugal, a Valença a comprar sábanas y toallas, para dejarnos caer por A Guarda donde celebran una fiesta en el monte donde están los poblados celtas, a ritmo de bombos y bañados en vino, toda una prueba de fuego para mi D. que es tan tiquis mikis, pero la verdadera prueba de fuego será coincidir allí con Billy, ¿y comer los tres juntos?? Sobre esto, mi D. ya me ha dicho que lo que tengo que hacer es pagarle con la misma moneda que él el año pasado, pero yo no puedo, ya veré como soluciono todo esto. El siguiente día nos llevará a una excursión a Vilagarcía, a la fiesta del agua, a esa procesión especial de San Roque y a que nos rieguen los bomberos, para acto seguido hacer una excursioncilla por Cambados, la tierra del albariño y en concreto a su cementerio de Santa María de Dozo, digno de ver a quien no lo haya visitado y donde está enterrado uno de los hijos de Don Ramón del Valle Inclán, luego parada en A Toxa, y finalmente en Combarro, una de las joyas de Pontevedra que yo todavía no conozco.

El martes descanso en mi pueblo, a conocerlo a fondo, a terracear y a tomar unos vinos y quizá Cíes... para coger fuerzas para el miércoles subir hasta San Andrés de Teixido, A Coruña y Malpica, donde se prevé parada y fonda, para dormir a gusto y continuar el jueves hacia Finisterre recorriéndonos esos pueblos marineros de la Costa da Morte y a última hora, visita a Santiago, ya de camino de vuelta.

El viernes descanso en mi pueblo y el viernes también, que toca salir y darlo casi todo, si nos quedan energías para ello. ¿Cómo veis el plan?

Yo por si acaso hoy voy a ir tomándome un complejo vitamínico y a la peluquería, que me siento como mujer de marinero a la espera del barco del marido.

Bicos Ricos

viernes, 13 de agosto de 2010

FNF Nº 28

Esta semana como me he currado un post nocturno pues os dejo brevemente con uno de los grupos que más me gustan, The Strokes y el tema You Only Live Once, y el video que también me gusta mucho de este grupo neoyorkino que en mi opinión solo hacen sacar grandes temazos a lo largo de su carrera y del que tendremos que esperar por lo menos hasta enero del próximo año para escuchar su nuevo álbum. Por el momento, los tres que tienen son una delicia, e incluso podría contaros algo más, todas las mañanas me levantocon ellos, concretamente con 12:51 y que pese a ser la canción que tengo como despertador no me canso de escuchar.

Esta semana se la voy a dedicar a Parmenio, que no se si será muy fan de ellos, o si los conoce, pero vamos, que he encontrado que el título le va que ni pal pelo, que tampoco se si tiene pelo, que a mi es ode Solo Se Vive una Vez me parece muy apropiado para alguien que lleva unos meses deleitándonos con sus post y sus reflexiones, o angustiándonos a los que estamos todavía en el armario y algún día daremos ese paso, por que muchas veces nos cuenta lo mal que lo pasa cada vez que se lo cuenta a alguien, y las vueltas que le da antes de decírselo. Pero además Parmenio es según mi forma de ver un gran escritor, alguien que no ha querido dedicarse a la literatura o no ha podido pero bien podríamos estar ahora hablando de un compañero de blog de los que se codean con los negros de Ana Rosa Quintana, o mejor todavía, directamente con Mendicutti o Pérez Reverte. Yo a Parmenio le animo en su marathón por salir del armario por que al leerle se que se va quitando pesos de encima y reencontrando consigo mismo, concepto por el que le he dicho más de una vez que él siempre será el mismo, nuestro gran Parmenio, y recuerda que, solo se vive una vez.


Bicos Ricos

HISTORIAS DE PLAYA. JACOBO

La vez que vino mi Billy Sive a Madrid coincidimos con una chica bisexual de mi pueblo y estuvimos con ella y un amigo común. Pronto nos puso al día en cuanto a algunos cotilleos del pueblo, recuerdo que nos soltó una noticia así, como quien no quiere la cosa ¡Tenemos nuevo chico gay en el pueblo!, y yo, muy curioso por que vamos, no es que me interesase demasiado, no me aguantaba si no le preguntaba quien era, le pregunté. Me dijo su nombre, Jacobo y me intentó explicar quien era. Al principio cuando me dijo que salía con un compañero suyo de trabajo no me di cuenta, luego comencé a atar cabos y si, se refería a un chico que conozco y del que yo conocía ya su "secretito". No es secreto, ha salido del armario sin darle muchas vueltas.

Aprovechando que se fue la niebla ayer me fui a mis rocas de pensar cancanear, y bajando por el complicado camino entre hierbajos y rocas veo al fondo a un chico joven, alto y moreno. Rápidamente me di prisa para pasar cerca de él. Pero ¡¡ah!! A medida que se acercaba vi gafas, y que era algo mandibulín y volví a recopilar conceptos. Era Jacobo y venía en mi misma dirección, aunque él llevaba la mirada puesta sobre las rocas y lo que en ellas se cocía. 

Y ahí me entró el momento de pánico total, el pánico de armarizado que no tuve en su día con Miguel en las rocas. Que va, esperé que siguiese contemplando las rocas en su dirección y siguiese adelante. No me vió. Que conste que el otro día dije que no me escondía, pero el encuentro no era como yo quería que fuese. A mi me hubiera gustado más que se pasase por las rocas cuando yo ya estuviese instalado, totalmente desnudo y tumbado en mi toalla. Y al pasar le diría sonriente "Hola Jaco", entonces, él si tuviese las suficientes luces se habría dado cuenta. Claro que si pasase por delante de mi y nos hubiésemos cruzado ambos con chandal la imagen sería muy distinta, por que yo parecía un merodeador de las rocas, de esos que a veces hay con prismáticos y que van seguramente a contemplarme, o a controlar que no hayan actividades furtivas de marisqueo. Por eso prefería estar completamente desnudo, para que se centrase en lo que se tenía que centrar, en el Pimpf desnudo, ese que Angel ansía ver algún día y que diese fe de que lo que suelo contar de mi pito es cierto.

No volvió por allí, no lo volví a ver pasar, y me quedó profunda pena. Me habría encantado verlo por allí desnudo y es que no nos engañemos, el chico es moreno, alto, y a mi siempre me ha parecido que tenía su encanto, sin llegar a ser mono, ahm, y siempre he intuido que estaba bien dotado. Claro, y preguntarle por sus cosas, información, o bueno, llamadle simplemente cotilleo, pero es un chico de aproximadamente unos treinta años, que en su día conocí en el instituto por un amigo común que teníamos y salimos algunas veces. No se que le ha llevado a dar el salto al gaycismo en un chico que siempre fue hetero, que se pasó al lado oscuro de las drogas en su día y un buen día reapareció por el pueblo totalmente fuera de aquel marrón y con un maromo. Si en su día hubieramos sabido algo el uno del otro, quizá las cosas habrían cambiado y lo habría metido yo directamente en el lado oscuro de la fuerza. Siempre me he hecho esas preguntas ¿cómo habría cambiado mi vida si en algunos momentos le hubiera echao más huevos? ¿este chico ha entendido siempre o ha sido un reconvertido de esos que se dan cuenta con el tiempo? Cuantas cuestiones para uno de los últimos días de mis rocas de pensar.

Bicos Ricos

jueves, 12 de agosto de 2010

VACACIONES EN EL MAR

Ayer me sentí como Isaac Washington, el barman de Vacaciones en el Mar a bordo del Pacific Princess como si de un crucero por el Mar Caribe se tratase. Y es que tras leer el post de Thiago donde se iba de paseo en el barco de unos amigos de sus padres que les sobraba tanto dinero que se lo compraron por que no tenían, pues yo no he querido ser menos y me he tenido que camelar a mis amigos y convencerles para que saliesemos a dar un paseo en su barquito, por que yo no podía ser menos, faltaría más.

Cinco minutos después de la hora señalada para quedar aparecí yo, como la diva que soy cuando quiero, haciéndome esperar, en el pantalán del puerto de mi pueblo, cargado con mis dos cámaras de fotos, la nueva y la del zoom y una mochila con comida y mucha cerveza fría y allí me los encontré, inflando una zodiac pequeña y sin motor, yo enseguida les dije, si quereis a Ben Hur aquí me teneis, pero no esperareis que una estrella como yo, recién venida de la capital entre en eso. Y me señalaron el barco en el que íbamos a ir, una lancha con un motor no demasiado grande pero lo suficientemente cómoda y amplia para lo que el menda se merece. Y con un día espléndido nos dirigimos rumbo a Cangas, a ese pequeño paraíso que pretenden incluir en el Parque Natural de las Islas Atlánticas, la Costa da Vela, a las playas de Barra (nudista, muy gay y con mucho cancaneo), Viñó y Nerga. Y comenzó a levantase niebla a medida que nos acercábamos a las Islas Cíes pero finalmente, llegamos al destino, anclamos el barco relativamente cerca de la playa de Barra en esas aguas cristalinas y allí comimos, en la popa de la lancha motora, resguardados de la niebla que entraba a lo lejos. Un par de baños en esas aguas a temperaturas inhumanas (entre 14´5º y 15) y rumbo a Nerga, donde iríamos a tierra a dormir una siesta. Y no, no hicimos nudismo, que a mi no me habría importado, y mucho menos con los hombretones que llevaba al lado, pero en Nerga no es lo mismo que en Barra y tampoco nos engañemos, que uno puede presumir de buen aparato (no como Angel) pero al salir del agua la historia cambia y lo que en momentos de calentón es la hostia, en ese preciso instante era algo parecido a una uva pasa, y ante todo dignidad y glamour . 


Nos llamó la atención en el chiringuito de Viñó una pareja extraña, de estas que ves a menudo en Madrid, pero en Galicia no, un señor mayor de unos sesenta largos, leyendo el periódico, y a los cinco minutos llegó él, brasileño, con un bañador tipo slip, que nosotros llamamos comúnmente "Manolete" o "fardahuevos", con sus gafas de sol de divina y su moreno tostado que le resaltaba mucho más si cabe aquel pectoral y brazos. Yo me tomé el café con hielo, pero el hielo se esfumó al momento.


Y entre cervezas, pasta, patatas fritas y galletas de limón pasamos gran parte del día hasta la hora de volver, por que la niebla había entrado definitivamente. Y aquí lo que más nos sorprendió del día, a una distancia de unos cien metros aproximadamente, un grupo de seis o siete delfines en libertad buscando comida. Asombrados intentamos sacarles fotos, aunque debo decir que entre el vaivén de las olas y que los delfines saltaban a la superficie cuando les venía en gana, trabajo nos costó conseguirlo, y la mejor opción fue el video, que no he colgado aquí por que me parece un auténtico coñazo, ahm, y por que se escucha mi voz.



Al poco estábamos en el pueblo, yo mucho más moreno (si cabe) y con el alegrón en el cuerpo de ver a los delfines, y sin ir al Caribe. A mi todo esto me recordó mi estancia en Puerto Plata hace cerca de diez años pero mucho más enxebre . Ahora, a altas horas de la madrugada, mientras escribo el post, el faro del pueblo no deja de sonar, avisando a los marineros de que cerca, está tierra firme.