lunes, 17 de enero de 2011

El Túnez que yo conocí

Hace ahora un año y un mes estaba yo por tierras tunecinas en un viaje romántico con mi D., nos fuimos al sur del pais en una linea aérea que acababa de inaugurarse en el aeropuerto de Barajas, el destino, Tozeur, al suroeste del pais árabe, al oasis más grande de Túnez, casi frontera con Argelia y allí donde se cruza el Sáhara, un destino muy diferente a los clásicos Hammamet o Tunizia.
Miles de especias a la venta en mercadillo

Señor tipico viniendo de comprar tabaco

Músico a base de limosnas en el desierto salado
Claro, yo iba a un país árabe sin preocuparme demasiado por el tipo de régimen que había, quizá pequé de auténtico desconocedor de una cultura que a mi me tocaba muy de lejos. El país tenía cuadros de su presidente por todos lados, pensé que eso era algo normal en este tipo de culturas, una adoración a un presidente, al igual que en España se cuelgan en los colegios cuadros del rey. Pero en la calle no había nada más que te hiciese sospechar de una dictadura. De hecho, una de las misiones de D. y mías era ametrallar a nuestro guía con preguntas, y apenas nos quedamos con dudas, porque lo preguntamos todo, sobre la cultura, sobre el gobierno, sobre la economía, sobre las fronteras, tradiciones o religión. Túnez, por lo que nos contaron era uno de los paises del Magreb más avanzados, el más occidentalizado si se puede utilizar ese término, un país que pese a estar muy bien situado, en medio del mar Mediterráneo, no contaba ni con petroleo ni gas, con muchas zonas áridas o desérticas y que basa su economía en la agricultura, ganadería, y cada vez más en la construcción y el turismo. Por eso a los turistas nos miman tanto y te hacen sentir como si fueses una sueca en Torremolinos en 1965. Yo me encontré un pais pobre, pero por lo que nos dijo el guía, eran de los más progresistas y menos radicales en cuanto a asuntos religiosos.
Calle típica con la mezquita al fondo
Artesanía de la zona

Hombretón tunecino

Gasolinera ambulante

Un año después, Túnez se encuentra sumido en un caos político, en una encrucijada despues de haber derrocado a base de revueltas a su dictador, Ben Ali, tras 23 años de autocracia, con manifestaciones a lo largo del país, en un estado de emergencia, con tres presidentes en tan solo tres días y un futuro totalmente incierto. Se proponen elecciones democráticas para dentro de seis meses, pero a la oposición de izquierdas no se la va a considerar, aunque el sindicato UGTT tenga gran prestigio en el pais tunecino. Estas dictaduras, que te las venden de una forma que lo malo se ve como un mal menor y lo bueno, lo bueno te cautiva, porque no tienes otra cosa a la que agarrarte.



Niños jugando en la medina

Mercado de Tozeur

Baños comunales al aire libre
Frutería típica

6 comentarios:

  1. jjjaajja me rei cuando lei en una foto "hombreton tunecino" jajjajaja :)
    ains me gustan tus post asi bien turisticos :)

    bsito.

    ResponderEliminar
  2. Qué envidia! me han encantado las fotos. besos

    ResponderEliminar
  3. No me convencen mucho los países árabes, la verdad. Ya sabes que yo soy muy de Escandinavia y Europa en general (aunque tengo pendiente ir a América). Una pena que estén en la situación en la que están...

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  4. El "Hombretón tunecino" no está nada mal, a mi la verdad me daría algo de miedo ir a lugares con tendencias algo radicales. Felizmnete, como dics, no parece ser el caso :) Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Es lo genial de Europa; Tiene todo muy a la mano, acá estoy condenado a deambular por el mismo país o cruzar mar, desierto o montaña si pretendo ir a otro lado, aunque claro acá uds tuvieron que volar...Adoro estos capítulos en que subes imágenes tan bellas. La de la frutería me encantó. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  6. Tunez es un territorio inexplorado para mi. Como está aquí cerca siempre pensaba que podía en cualquier momento. Ahora tendré que esperar un tiempo a que se calmen las cosas supongo.

    Lo malo para ellos es que si viven tanto del turismo como dices, estas revueltas y el derrocamiento de Ben Ali les va a suponer un desplome total de turistas. Espero que no degenere en un conflicto interior.

    Un beso (salaam)

    ResponderEliminar