martes, 11 de enero de 2011

Más cultos que nadie

Dice la Real Academia Española que culto es aquel, dotado de las calidades que provienen de la cultura o instrucción, y en Galicia si nos sobra algo es dotación, léase en cualquier acepción de la palabra, y por aquello de demostrar al mundo cuán cultos somos, hemos creado la Cidade da Cultura.

La Cidade da Cultura es una magna, faraónica y megalómana forma de tirar el dinero. El proyecto de esta ciudad a imagen y semejanza de la Ciudad de las Ciencias y las Artes de Valencia que el gobierno de Fraga en sus últimos estertores ideó es a día de hoy, día en que los príncipes de Asturias inauguran dos de los cinco edificios todavía una incógnita, hasta para aquellos que lo diseñaron. Pero vayamos por partes y hablemos con más calma de este desbarajuste cultural.


Hace algo más de diez años, en 1999 salía a la luz el macroproyecto de Fraga de crear algo moderno en Santiago de Compostela que haría entrar a la capital gallega en la modernidad arquitectónica, y para ello realizaron un concurso de ideas que ganó el arquitecto Peter Eisenman. Tras más de diez años de polémicas hoy se inauguran dos de los cinco edificios proyectados, en concreto, el Archivo y la Biblioteca.

Ahora analicemos el despropósito de Monte Gaiás, como se le conoce en la calle. Con un presupuesto inicial de 120 millones de euros ha terminado costando cuatro veces más de lo previsto, obras paralizadas, y algunos de sus cinco edificios aplazados sin fecha que se sepa de inauguración. Y lo peor de todo, que en todos estos diez años los gallegos seguimos sin saber bien a qué se va a dedicar esta Ciudad de la Cultura, pero una cosa es que los gallegos no lo sepamos, pero es más grave todavía que los propios políticos que lo plantearon no lo sepan todavía, y mucho menos, que no lo sepa ni el propio Eisenman. El pasado día cinco se desconocía todavía el uso que se le iba a dar a estos dos edificios terminados. Por el momento, habrán un par de exposiciones, de fotografía arquitectónica de Candida Höfer y una historia del libro en Galicia. Claro que todo este tiempo invertido ha vivido con tres gobiernos de la Xunta de Galicia, primero, el de su precursor, en una idea que roza el Valledelcaidísmo, gran mausoleo Fraguista y uno de los motivos por los que perdieron la Xunta, después, el período del Bipartito, un período de dudas acerca del proyecto, de continuar con el trabajo, con todas las dudas que este generaba, con gran parte del presupuesto para cultura hipotecado y tiempo para pensar para que podría servir en el futuro; y finalmente, el Feijoóato, aprovechando que se ha terminado el Xacobeo, motivo para poner a Santiago siempre en el "candelabro", apurando las obras que a él también le han caído de rebote, ¿o no tanto rebote? Es que el presidente Feijoó tampoco es nuevo en política, aunque joven.

Tenemos ahora, ciudadanos del mundo, la ocasión perfecta para volver a Galicia y disfrutar con ese desastre arquitectónico y ecológico que supone la creación de un edificio tan moderno en una ciudad tan clásica, una Cidade da Cultura que vaya usted a saber si algún día le encontraremos alguna utilidad, y mientras, en Galicia nos lo venderán como una vanguardia que permitirá crear varios puestos de trabajo e incrementará las arcas de nuestro maltrecho presupuesto cultural. Para que digan luego que hay crisis, y de la gorda, de esa de pedir dinero por la calle, pudiendo alimentarnos todos de cultura. Puaj. 

12 comentarios:

  1. Parece una costumbre de los últimos años en todos los políticos españoles. Todos quieren dejar un legado faraónico que les perpetúe en la memoria colectiva. Ya sea un edificio o unos juegos olímpicos. Y así vamos, despilfarrando el dinero en proyectos innecesarios y bajando sueldos.

    Un beso (que sí es cultura)

    ResponderEliminar
  2. Aunque me ha salido un post político, sin querer, jajaja, pero tienes toda la razón, pero lo peor de todo es ¿para qué? Que todavía no lo tienen claro.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. Parece que va a ser la ciudad del despilfarro más bien, pero bueno, hay que dar tiempo al tiempo.. Estas cosas siempre suscitan muchas críticas cuando las hacen y luego acaban siendo hitos arquitectónicos como el Guggenheim... Tal vez algún día sirva para algo, no sé, tal vez para a todos los curas y monjas si supieran la paliza que van a llevar, jajaa...

    El caso es que era mejor que siguieran haciendo "paseos marítimos", como han hecho en todos los pueblos de Galicia, claro que en Santiago lo tienen crudo, jaja Ya no se llevan ni los poliderportivos ni las casas de la cultura, jajaja


    Bezos.

    Bezos.

    ResponderEliminar
  4. Ay, que me has enviado dos bezos, o cuatro, dependiendo de los que repartas por comentario. Hombre, que a mi feo no me parece, estas cosas modernitas tienen su encanto, aunque el sitio es muy visible... mira tú que impacto tras la catedral, a lo lejos en el monte... y habrá que ver como llega uno hasta allí, que el tema transportes públicos en Galicia es para dar de comer aparte.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. ¿Esas botellas son edificios? bueno, sí he escuchado de las megaobras que no hacen más que gastar dinero en vez de aportar de alguna forma productiva, en este caso, a la cultura. Capaz sea eso, "la cultura de malgastar dinero". Ojalá el niño que para pidiendo dinero en la avenida pueda comer gratis en ese lugar. Mínimo ¿no?

    ¿Dos besos? que injusticia!!! :(

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que opino lo mismo de esto que de la parada del metro en Sol: que forma de cargarse un entorno arquitectónico.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  7. Y esas guitarras o botellas son parte de la ciudad??,...vaya...ay que ver lo que para unos es moderno para otros no lo pueda ser tanto...jejejeje...Oye Pimpf,no te metas con mi cabello, menos en vacaciones que me lo dejo larguísimo jajajaja así se riza y puedo andar chascón todo el día... Cariños, que estés súper.

    ResponderEliminar
  8. No conozco Galicia, me gustaría visitarla algún día. A ver si los gallegos de la blogosfera reunís un dinerillo y nos invitáis a un tour jejej
    besos

    ResponderEliminar
  9. ame el comntario d Romek Xd
    ajajaja abr si me incluyen Xd jajaja

    ResponderEliminar
  10. Munani, solo espero que lo que ahora se invierta ahí, sea bien invertido y amorticen sin problemas lo gastado.

    Christian, yo ahí tengo mis dudas y es que vivimos en 2011, no en S.XVII, claro que si aplicamos esa máxima a todas las calles...

    G-boy, jajaja, botellitas, os habeis fijado todos en las botellas...

    Romek, je, je, je, anda que no sabes tú nada... los gallegos esperamos que hagais un bote para visitar Galicia...

    Brekiaz, tú también sabes mucho... venga, a ahorrar.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  11. que te voy a decir yo que en mi Atenas querida las instalaciones de los JJOO están a punto de caerse del desuso...
    por otra parte a mi estos toques de modernidad no me disgutan del todo... son quizás malos momentos e ir sin saber a donde con este proyecto es inquietante, pero confiemos en que saldrá bien y será una manera de atraer, una buena excusa para visitar Santiago para nosotros los "ateos" que esta ciudad parece que solo vive por su catedral jajaja
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Uhmmm, comparto contigo casi todo lo que dices, aunque... Santiago no solo es para católicos, los amantes del arte también tienen cabida en la catedral, y fuera de eso, su universidad también. Y supongo que tendrá más cosas, yo es que tampoco conozco tanto tan Santiago como para iluminarte, aunque en Galicia hay algún que otro Museo contemporáneo. Cuestión de esperar, hoy Feijoó hablaba sobre esto en el Congreso de los Diputados de Galicia.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar