lunes, 3 de enero de 2011

¿Pero cómo se puede ser tan cateto?

Después de comenzar el año con un post subido de orgullo en el que terminaba preguntándome y preguntándoos por dos veces ¿pero cómo puedo ser tan nice? llega el post de hoy en el que invertimos totalmente la tortilla y ya nos preguntamos aquello de ¿pero cómo se puede ser tan cateto?

Me he recorrido media península ibérica en coche, escuchando fútbol, fumando, y hablando solo, mientras pensaba en que quedaban muy pocas horas para ver a D., y tal era la ilusión que un pequeño detalle se me ha pasado inadvertido. He llegado a casa de D., nos hemos abrazado, he tenido que charlar (forzosamente) con la buscona, y he dormido, o más bien, he intentado dormir, que ha sido complicado, pese al cansancio inicial.

Esta mañana me he levantado con mucho sigilo, temprano, con la mente puesta en llegar a mi casa temprano, ducharme, poner una lavadora y desayunar con calma. He planeado un desayuno con D., y una tarde de amo de casa, con mi lavadora, deshaciendo maletas, recogiendo un poco mi habitación, e incluso he pensado ya el menú para hoy, tanto al medio día como para la cena. He salido de casa de D., y he ido al coche, he cogido una maleta, y me he permitido el lujo de meterle dentro dos naranjas de las muchas que me traje del jardín de mi casa en Galicia, así, cargado con mi maleta y el portátil, fumado un cigarrillo en la calle como buen fumador repelido por la sociedad, he cogido el metro, las cinco estaciones que separan a D. de mi. Y por el camino, casi llegando a donde yo vivo me paré a pensar en las llaves de casa, tenerlas a mano ya en el metro para llegar escopetado. Las llaves de casa, las llaves de casa.... en la maleta... la abrí, cayó una de las naranjas, y algunos de los antibióticos que había dentro. Claro, en mi cazadora, pero ¿en cual de los 12 bolsillos que tengo? Ni rastro. Ah, en una mochila que llevaba dentro de la maleta, en el bolsillo pequeño, donde están los cables de los miles de auriculares que llevo y que no funcionan, de estos que te ponen en Auto Res... ni hablar del peluquín.

Claro, pensareis, que pocas luces, hombre, tampoco seais crueles conmigo, que pronto me di cuenta de que las llaves de mi piso de Madrid están en Madrid, si, pero en la otra punta, en casa de mi prima, en una maleta que le había pedido que me portase antes de que mi padre tuviese la ocurrente idea de que me trajese el coche, allí donde también está mi cámara de fotos y mi nuevo y reluciente objetivo nuevo. He llamado al timbre del piso, aun a riesgo de que me abriese Gordi en pijama, pero nada.

Bien, llegados a este punto, y sabiendo que ahora estoy de puerta afuera, que he tenido que venir a mi trabajo con la maleta, el portátil y hacerlos pasar por el detector de mentiras metales de la puerta, y que menos mal que lo más complicado que me traía era un bote de colonia, que si me llego a traer un consolador de paseo desde Galicia..., ahora es el momento de que os hagais la siguiente pregunta ¿pero cómo se puede ser tan cateto?

Repito, ¿pero cómo se puede ser tan cateto?

10 comentarios:

  1. hombre, un despiste lo tiene cualquiera :-)
    te ha quedado una anecdota graciosa que contar.
    Espero que no andes todo el 2011 despistado perdiendo las llaves y los papeles...
    Besos despistaos

    ResponderEliminar
  2. Es lo que tiene el año nuevo. Tantos buenos propósitos... y la realidad nos enseña que sólo hay despropósitos.

    Eres un homeless durante unas horas. Menos mal que lo puedes arreglar con una simple llamada.

    Feliz llave nueva

    Un beso (despistado)

    ResponderEliminar
  3. Un nuevo modismo, yo sería el rey de los catetos..acá sería como "pajarón"...jajajaja, pero vamos, que me da por días, espero que a ti igual. Cariños pimpf.

    ResponderEliminar
  4. esas cosas pasan, cuando me sucede prefiero ya ni renegar y tomarlo a la broma y reir con eso

    ResponderEliminar
  5. Bueno, no es tan grave pero oye, que si tanto te ha afectado todo tiene solución. Te pides una caja de neuronas nuevas para Reyes y listo jajajaja.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  6. Lo de perderme tantos post e ir al revés me desconcierta... no sé si serás cateto o no, pero ¿estamos otra vez con D.? No me había enterado, jaaja


    ¿Pero como se puede ser tan despistado? Bezos

    ResponderEliminar
  7. ¿Y cómo se puede ser tan cateto?.














    ¡Y qué es cateto?.

    ResponderEliminar
  8. Adrianos, pues he empezado el año con alguna más del estilo, pero tampoco como para hacerle un post... y menos mal que las llaves no estaban en Galicia, pero ya las he recuperado.

    Parmenio, homeless, jajaja, en mi vida me habría imaginado en tal tesitura...

    G-boy, tú, por lo que cuentas tienes pinta de tener muchas papeletas de estas...

    Damian, tampoco me lo he tomado muy en serio, el único engorro el de estar de un lado para otro con la maleta y el portátil.

    Christian, que la pérdida de neuras es irreversible...

    Thiago, estamos, estamos, que te lo diga él.

    Malquerida, jejeje, eso me pregunto yo... "Cateto: lugareño, palurdo".

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. jajaj!
    Bueno... ¿D. se ha dado ya cuenta? jajaajaj!
    Es broma!
    ¿Tú cateto? ¡vamos hombre!... ¡cómo dices esas cosas!
    Si yo te contara de mis despistes... jajaajj!

    Besos!

    ResponderEliminar
  10. jajajaj, pues vaya putadita, no? ay madre... si es que no se puede ir por ahí a lo loco, no se puede.... jajajajjaj. Pero bueno, a todos nos pasa algo parecido alguna vez, así que...

    Un beso cielo

    ResponderEliminar