domingo, 16 de enero de 2011

Si me veis de mal humor...

Si me veis de mal humor, que sepais que probablemente vosotros no tengais la culpa, que mis reacciones y respuestas pueden ser de lo más dispares.

Pero es normal tener días de mal humor cuando intentas dormir, y de hecho duermes, y unos gemidos te despiertan a altas horas de la madrugada. No te agitas demasiado porque piensas que al día siguiente no tienes que madrugar. Así que, cuando tu compañero de piso, que tiene habitación contigua a la tuya termine de realizar el acto, y menos mal que es de los que terminan rápido, aunque ya muy de madrugada pero a fin de cuentas rápido. Y consigues conciliar el sueño nuevamente, tras el oportuno cigarro en el balcón a una temperatura de miedo.

Sin embargo, lo que te toca las narices es que al día siguiente, cuando crees que vas a tener esa mañana para dormir relajado, los gritos en el piso de enfrente te despiertan. Y ahí, pared con pared, mi habitación con su cocina es donde esos diablos te derpiertan y te hacen soltar pestes por la boca. A las diez de la mañana los niños que viven enfrente, los nuevos vecinos que se trasladaron de un edificio próximo están haciendo de las suyas, bajo la supervisión de sus padres, que supervisan pero no dicen nada. Y los críos jugando gritan, por que no juegan a cosas instructivas, ni tienen un ordenador en el que estar callados y sentados, no, a persecuciones por la casa y peleas en su cocina. Pero los padres llegada una hora toman la iniciativa, y también a grito pelado exigen a los niños que se tomen su "cola-cao" bajo amenazas. Y Pimpf, que ya está despierto del todo, al que no le ha servido ponerse unos auriculares para seguir durmiendo, tiene que aguantar como los niños prefieren gritar que tomarse el desayuno.

Pienso, así como estoy, con mi ropa de andar por casa, mis ojeras hasta el suelo, y a falta de posibilidad de ponerme tubos de rizos para el pelo, con lo poco que tengo, ir despeinado a su puerta, llamarles y preguntarles si quieren unas tostaricas para desayunar, o preguntarles si los niños han terminado el desayuno, y proponerles, que si quieren, pueden jugar al escondite en la habitación de Gordi, que con la de cosas que tiene tiradas por ahí seguro que se pasan toda la mañana sin encontrarse el uno al otro, a no ser que vuelvan a gritar, claro.

¿Sabeis lo que os digo? Mis nuevos vecinos son un coñazo, y una visita de Super Nanny no les vendría nada mal. Por el momento voy a subir el volumen del televisor, pero espero que seais comprensivos con la mala hostia que pueda llegar a tener hoy, y mañana, o pasado....

11 comentarios:

  1. Veo que el espíritu paternal rebosa por tus poros jajaja.

    Poco se puede hacer para evitar los gritos de los niños... Yo tengo ahora dos vecinos con bebés y cuando no llora uno llora el otro. No tengo hijos pero los "disfruto" como si los tuviera.

    ¿Has probado con galletas Oreo envenenadas? ;)

    Un beso (matinal)

    ResponderEliminar
  2. jajjaja. La web cascarrabias.com ha sido actualizada! jajajaj :-P

    ResponderEliminar
  3. Parmenio, no, si instinto paternal lo tengo, que a mi los niños que se comportan, me gustan, pero lo que no me gustan son los padres que no saben educar a los críos.

    D.,no sé por qué me llamas cascarrabias, sin ser yo nada de eso.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  4. pues una de dos: o te compras unos tapones para los oidos o haces un vecinicidio en masa... jaja, mejor lo primero... un beso

    ResponderEliminar
  5. Joder, yo en Talca no tengo esos problemas, pero en Villa conejos despierto con los gritos de mis propios padres!!!...eso sí que es una mierda nque me deja maulhumorado!...pero bueh...a mejorar la cara!. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  6. Si no haz como hice yo en un viaje en tren, que en mitad del blog vociferé "A ver si se callan esos putos niños". Efectivo es.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  7. Hahahahahahaha
    deberias escribir una queja por escrito y a lo mejor llamar a los servicios sociales!! denuncia una sospecha de maltrato, ya veras como no vuelvea a oir niños en esa casa xDDDD
    hahahahahahahaha que crueldad xD
    no en serio, si tus vecinos no saben que te molestan ¿como van a parar? hazles saber que estas molesto :D

    ResponderEliminar
  8. Creo que sólo te queda enfrentarlos y manifestar tus quejas. Claro que eso no te asegura que se callen, pero si les dices y no hacen nada, entoncs sabrás las joyitas que son :)

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. jajaja madre mia de mi!! ajajajaj
    mira que yo en casa los tengo todo el dia ahi gritando qe con la wii que con el DS qe vamos al parke que trae al perro que undulcete qe esto qe lo otro (no funciona mi coma u.u) jajaja es todo un loqueriooo!!!

    pero si, te toca ir a decirles a sus padres: o amarran a sus ijos o yo mismo lo haré jajaja okey no! eso no... solo ir a decirles lo que te molesta y que respeten!!
    o montate una fiesta en grande y jodeles la noche jajajaja xd

    ResponderEliminar
  10. la próxima vez pones unos altavioces en el balcón disimuladamente y pones una peli porno gay a todo volumen... a ve que pasa
    besos
    ps.(yo hice una "cura de sueño" estupenda)

    ResponderEliminar
  11. Sergio, pues que conste que lo del vecinicidio.... a mi me convence.

    G-boy, desde luego tu situación es más complicada... de vecinos se puede cambiar, de padres no.

    Christian, o puedo soltar subiendo por las escaleras algo así como "alguien educa mal a sus hijos... alguien es un mal educador..."

    Jimbissimo, pues tampoco es mala idea, se les puede acusar de dar siempre de cenar solamente colacao a los niños...

    Munani, pero si los enfrento... habrán más y más gritos....

    Brekiaz, no sé a lo mejor se quejan antes los vecinos de arriba o abajo... esperaré...

    Adrianos, peli porno?? Que va, si ya con el yanki chingando a altas horas de la madrugada debería servirles...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar