miércoles, 16 de febrero de 2011

Guillerme (II): La Persecución

Al día siguiente de la presentación gloriosa por la que me había convertido de un día para otro en "el primo de" mi desilusión fue amarga. En la entrada del colegio, un saludo con un simple arqueo de cejas y un "que hay" terminó por hundir mis planes de verano maravilloso y es que una cosa era mi imaginación y otra la realidad. 

Pero no podía rendirme, había conseguido lo más importante, la presentación, Guillerme había conocido a un primo nuevo ahora había que hacerse ver, volver a acercarse, ¿pero cómo? No se me ocurría nada, los días pasaban y el verano se acercaba. Por mi mente pasó una sola idea, hacerme ver, hacerme ver, hacerme ver. Y se me ocurrió que paseando y dejándome ver, me terminaría acercando de alguna o de otra forma.

En el colegio nos cruzábamos varias veces, siempre algún saludo, había pasado del simple arqueo de cejas y el "que hay" a un "que hay, primo". Tampoco era capaz de avanzar demasiado yo con mis respuestas del tipo "que pasa" o la mejor de todas "por aquí estamos". Por aquello de realzar aquello de ser visible. Nunca he destacado por ser espectacular, creo que si fuese actor de cine, en mi obituario pondría "un perfecto actor secundario ha fallecido". Él era ya un espabiladillo. Había salido unos meses atrás con una antigua compañera de colegio mía, lo habían dejado porque se había montado una buena en el pueblo cuando los sorprendieron a ambos con los pantalones bajados en un callejón oscuro en una noche lluviosa de primavera. Sin embargo su relación no había dejado de ser buena y a ello me aferré también. Por medio de esta amiga conseguí un par de charlas más con él. Todo un logro. Empezaba a ser consciente de que Guillerme se había convertido para mi en una obsesión.

Cada día pasaba un par de veces, o quien dice un par, cuatro veces delante del bar de sus padres, por si él estaba por allí, pero solamente por delante, sin parar ni nada, muerto de la vergüenza por si me leían el pensamiento, o por si se notaba que moría por acercarme a él. Varias veces coincidió él allí, y a raíz de eso comenzamos a charlar algo más, el plan comenzaba a surtir efecto. Esas tardes de coincidir dieron paso a un "pásate mañana a esta misma hora que voy a estar por aquí por el bar", y Pimpf por allí pasaba, puntual como un reloj, o decía por aquello de hacerse el interesante que al día siguiente no podría ir y no por estudiar, por que tendría que hacer alguna otra cosa muchísimo más interesante, y aunque suponía un día sin verlo, sabía que al siguiente volvería a quedar con él. 

El calor llamaba ya a la gente a la playa, y llegó por fin aquella invitación para ir con él a la playa, los dos solos unas horas por la mañana, yo creo que aquella noche apenas pegué ojo. Las notas a punto de salir, las mías brillantes, las suyas un auténtico fracaso como era de esperar de una "estrellita de colegio venida a más", eran sus últimos días en aquel colegio, la noticia me dejó un poco noqueado, ya había soñado con el próximo curso, la mano derecha de Guillerme, el chico con más fama del colegio, éxito, mujeres, dinero, grandes coches... Soñaba demasiado. Era la primera vez que iba a la playa con él, pero habíamos quedado el próximo día en la playa, esta vez con sus amigos, su verdadera pandilla, yo iba a ser presentado en sociedad.

16 comentarios:

  1. Jajajaja, pero era un amigo o es que estábais prometidos? jajajaja que es que le pones un dramatismo a eso del ser presentado en sociedad... XD

    No sé qué os ha dado a todos por rememorar vuestro pasado. Pues yo del mío lo único memorable que tengo creo que fue el día en que descubrí en el instituto que podía hablar con compañeros sin considerarlos orangutanes. Y un poco más tarde, que incluso existía eso que llaman amistad. Luego me fui a la universidad y volví a sentirme viviendo en un zoológico, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. pimpffff: uyyyy como seguira esto..... y como terminara.....otra cosa que lindo la nueva imagen de tu blog

    ResponderEliminar
  3. Donde tú dices Guillerme yo podría decir Isabel, una vecina que sólo me veía como eso: un vecino más. Ahora me asalta una gran duda ¿acabasteis en tus rocas de pensar-fornicar?

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Z, insensible!! Que podría haberlo hecho muy sencillo y decir, "conocí a Guillerme, nos hicimos amigos y hasta ahí puedo leer". Y la gracia? y el post? jajajaja

    Juancito, te ha gustado el chico de la cabecera?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. Christian, que las rocas de pensar son para algo más que para fornicar... jajaja, aquel día, no, fuimos a una playa céntrica, a ver a las chicas sin la parte de arriba... que estamos hablando de jovenzuelos de 12 o 13 años...

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  6. Estas historias de amores adolescentes, siempre mas intensas que de mayor que nos da todo un poco igual.. Espero la continuación.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Dinero? grandes coches? jaj cari, tu no te montaste el cuento de la lechera, tu soñabas directamente con la primitiva, ajaj Espero que no venga por aqui ninguno de los habituales del PP y te digan que ya de pequeño apuntabas manera de sociata encerrado por "apropiación indebida", cari, a tí te gustaba este chico o tu ibas por el interés? jajja


    Bezos.

    ResponderEliminar
  8. JFL, bueno, de mayores pasamos olímpicamente de casi todo, que ya estamos curtidos en éxitos y sobre todo, fracasos.

    Thiago, jajaaj, yo es que empezaba a soñar con miles de cosas, que no materiales todas... ha sido la gracia del post, pero vamos... ni tenía claro si me gustaba o si iba por el interés, la verdad sea dicha, yo tan solo lo idolatraba.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. ¡Bravo, Pimpf! No fue en vano la larga espera por Guillerme II, fenomenal. Ahora a sufrir esperando la tres.
    Tienes lo tuyo, amigo, en lo de la escritura,felicitaciones.

    Muchos abrazos, amigo.

    ResponderEliminar
  10. y para presentarte en sociedad te vestiste de largo? le mirabas las tetas a las chicas o el culo a guillerme? al final conseguiste el coche? jaja tantas incognitas y tan pocas respuestas!!! besos

    ResponderEliminar
  11. Antony, uhmmm, la tres ya la imaginas como transcurrirá no? Así ya te saca un poco la intriga

    Sergio, jajaja, pero si cuenta un montón de cosas... que tetas ni que tetas... yo creo que solo tenía ojos para guillerme, aquel torso... jajaja

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  12. Cuando tenía unos 7 u 8 años me gustaba mi primo de 16. Un día estaba en su cuarto y vi su ropa. Tomé su polo, lo abracé, lo olía mientras lo tenía en mi rostro mientras recordaba el suyo. Volteo. Él estaba en la puerta mirándome. Solté el polo. Salí del cuarto XD y nunca me dijo nada.

    Así que cuidadito con el primo jajaja

    ResponderEliminar
  13. Munani, por dios!! y no le dijiste "esto no es lo que parece!!"??

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  14. OKEY PARA saber dq va ,aqui tngo q irme a la primera no??
    jajaja
    chess todo lo q m pierdo x irme d playa XD

    ResponderEliminar
  15. Claro, yo cuando puse el link fue pensando en tus vacaciones... jajajaja

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  16. Leyendo el texto me ha venido a la cabeza la película "Verano del 42" que cuenta como un chico de 15 años se enamora de una mujer de 30. Aquí los dos tenéis 13 pero ese esperarle en el bar, el encontrarse por casualidad... es lo mismo. Con un toque a lo Verano Azul jejeje

    Un beso (adolescente)

    ResponderEliminar