miércoles, 23 de febrero de 2011

Guillerme (III): La Pandilla

Unos nuevos amigos me esperaban al día siguiente a la primera cita con Guillerme al sol, lo que supondría otra noche de nervios esperando una tarde de playa con gente nueva, que en su mayoría estudiaban en otro colegio.

El tan ansiado día llegó, con unas nubes en pleno mes de junio que no hicieron más que deprimirme. Y yo sin plan B, sin teléfonos móviles que por aquella época no existían, para avisar de que se cancelaba la cita por riesgo de lluvias. Solo se me ocurrió volver a pasar por el bar de Guillerme unas horas después de la hora a la que habíamos quedado. Allí estaba, zampándose un bocadillo, me invitó a que le ayudase y nos fuimos al parque, donde estarían sus amigos. Pintaba bien. Por fin los conocería.

Recuerdo muy nítidamente aquella tarde, y a aquellos chicos, todos del pueblo, todos más o menos conocidos. Primero llegaron César con Lois, que eran como Zipi y Zape, ambos bajitos y uno rubio y el otro moreno. César era el moreno muy hablador, sonriente y con unas pestañas kilométricas, Lois sin embargo era muy rubio con sus ojos azules y un aire distraído, bastante distraído, pero si tenían algo en común no era su altura, era que ambos tenían la cara llena de pecas y que los dos eran guapos, o a mi me lo parecieron los primeros días porque todo era genial y maravilloso y hasta pisar un chicle me habría parecido genial. Fui presentado como "mi primo del que os hablé", y es que allí, en aquella época uno no pasaba a formar parte de un grupo porque si, como veremos quizá en algún capítulo posterior, estas cosas tenían que pasar por una mayoría simple en asamblea. Pero yo jugaba con una ventaja, era el primo del líder, de la estrella, del chico de la fama, y el argumento era irrebatible, él les había hablado de mi, punto.

Algo más tarde llegó otro chico, y a este si que lo conocía bien. Habíamos estado sentados juntos en clase dos cursos atrás, se llamába Dámaso. Dámaso, curiosamente también tenía pecas era el mayor del grupo y también el más feo, pero cuando digo feo, es feo de verdad, y aquí no valen chicles pegados maravillosos. Dámaso era puro nervio, lo que ahora llamarían fibrado pero que por aquella época era "tener nervio", de una gran simpleza y que me recibió con gran cariño. Me quedaba por conocer a otro chico más, que apareció casi cuando nos íbamos, su nombre era Marcos, también moreno, y fuerte, de esos que al verlos sabes que cuando sean mayores serán hombretones, pero era ya otra clase de chico, éste no era del pueblo era como más asilvestrado.

El recibimiento por parte de los cuatro fue muy caluroso, aunque yo seguía en mi línea de callar, oir y aprender. Hasta que pasaron unos días y comprendí que yo allí jugaba un papel fundamental, que de callarme nada, tenía que aportar algo. Aunque un grupo unido, éste tenía ciertas peculiaridades, tenía un líder, Guillerme, el líder tenía su mano derecha, Dámaso, a su vez estaba Marcos el más grande por si habían problemas y por último estaban Zipi y Zape. Pronto comprendí su papel dentro del grupo. Estaban allí para ser marionetas de Guillerme que los movía totalmente a su antojo según le apeteciese. Luego ¿cuál sería mi papel en toda esta historia? ¿Sería la nueva mano derecha? ¿Necesitarían una cabeza inteligente? A lo mejor el papel que estaba llamado a cumplir era el de celestino, aunque pensándolo mejor ¿Qué tipo de grupo era aquel donde no habían chicas? Yo siempre había tratado con ellas, pero no conocía su funcionamiento en grupo. Fuese lo que fuese debería estar atento pues estar llamado a ser el único con luces (ríanse ustedes de mi por ir de sobrado) del grupo no era poco, y así es como me convertí en una persona multi amistosa.

17 comentarios:

  1. jaja bueno, de momento fuiste bien recibido por todos lo que no es poco, pues en todas estas situaciones siempre hay quien viendo peligrar su status busca la confrontación, jaaj. Cari y todos pecas? pero que pasa? seguro que en el pueblo todos sois medio primos, jaaja


    bezos.

    ResponderEliminar
  2. Seguro? jajaja, bueno, no sé de que pueblo eres tú de Galicia, pero lo normal es que "todos seamos primos", eso si, primos carnales, primos hermanos, primos segundos, terceros, primos de primos.... así funcionamos un poco. De hecho, uno de ellos, el de las pestañas, era también algo así como "primo tercero" o lo que sea, compartiendo ambos nuestro peculiar apellido... con eso digo todo.

    El caso es que, los comienzos siempre son buenos, pero... ¿y los finales?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  3. uhm...me da a mí que este Marcos promete jeje. ¿Marcos no tiene pecas, no? A mí las pecas me ponen un poco nervioso, siempre me da por contarlas y eso me distrae mucho.
    un beso, pimpfie y gracias por tu apoyo estos dias
    Romek

    ResponderEliminar
  4. No, Marcos creo que era el único que no tenía pecas, y analizándolo a día de hoy, aunque con unos kilillos de más, yo si tuviera que acostarme con alguno lo tendría más que claro... con Marcos... eso si, a lo que es la historia, tampoco le afecta demasiado, no es un personaje principal, como Pimpf, jajaja.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  5. jaajajaj!
    Uyyyyyyyy! cuanto pecoso hay por ahí suelto... jajaja! Y tú en medio entre tanto futuro macho cabrío... jajaja! Veremos a ver en qué queda todo esto...
    Por cierto... ¿las pecas únicamente se situan en la cara o hay más zonas pecosas? jajajaj!

    Besos, anda... ¡ligón!

    ResponderEliminar
  6. Angel!! que yo no sé tanto, pero creo que en la cara y la espalda... jajajaja, en otros lados no habían pecas... pero con pecas solo eran tres de ellos, los otros tres no teníamos na de na, de hecho, somos tirando a bastante morenos. Venga, me has dado una idea, voy a hacer un capítulo erótico a cuenta de ellos.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  7. Es lo suyo Pimfito... capítulo erótico ya mismo! jajajaj!
    ¡Uyyyyyyyy... pero qué pandillero que eres! Cada día me resultas más interesante... jajajaj!
    Nosotros éramos más salvajes... siempre acabábamos a pedrazos por los cerros del pueblo... jajaja! Nunca nadie me enseñó las supuestas pecas de ciertas partes... y es una lástima, porque Danielito estaba muy rico ya en tiempos! jajaj!

    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Y ahora?? Seguro que calvo, fondón y con dos niños malcriados ¿a que si?

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Eso, que ahora tienes que ir a por bombillas de bajo consumo para recuperar las luces que se te han fundido muahahahahahahahahaha. Ya estoy deseando saber cual era tu papel en el grupo.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  10. Hola, Pimpf.
    Lo bueno de los grupos juveniles es pertenecer a ellos, y que te generan respeto en los demás; y las chicas me imagino que ya vendrán.
    ME CAUSÓ GRACIA EL COMENTARIO DE ROMEK, LE GUSTA CONTAR PECAS. Entonces en una cita a solas, si su amante tiene pecas en las nalgas, se distraerá totalmente del asunto, je je je.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. =O!

    Siento suspenso en el post que sigue...

    Ya me puse al día con el Guillermete ese...haber que se viene después...

    Saludos !

    ResponderEliminar
  12. Normalmente los grupos son muy amistosos al principio mientras te tantean y van viendo de que pie cogeas, y más los gallegos rurales que somos muy desconfiados, yo creo que a ti por chico con luces te querían para que les hicieras los deberes o les enseñaras a conjugar los verbos frente a las chicas... jaja ¿me equivoco?

    A mi las pecas no me gustan, me recuerdan a pipi calzaslargas la heroina del antierotismo! jaja

    besos

    ResponderEliminar
  13. JAjaja, los que mejor me caen así a bote pronto son los zipi y zape, pero porque llevan Z, no te creas, jajaja. Tanto chico y tan poca chica me lleva a pensar que vas a ser el de las luces, sí, pero el de algo más, jejejeje (se ve que estoy dejando atrás mi etapa asexual)

    ResponderEliminar
  14. pimpfffff: seguro te acojieron muy bn y elrol q gugaste seguro fue muy interesante, espero con ansias locas el capitulo 4

    ResponderEliminar
  15. Llegar a un grupo nuevo de gente siempre es curioso. Yo también soy de los de observar y callara al principio hasta saber que terreno piso, que un comentario inadecuado al principio te quita todas las oportunidades de quedar bien.

    Y a falta de más datos de Marcos yo me quedo con los Zipi y Zape... especialmente con Lois, que rubito y distraído son características muy interesantes jejeje

    Un beso (para que sigas contando)

    ResponderEliminar
  16. jajajaj!
    Bueno... Danielito conserva el tipo... pero ya no es lo mismo: la mujer que tiene al lado me ha robado el apetito que antes yo tenía... jajaj!
    Y es que, pensar que Danielito ha estado en una vagina... jajajaj! me quita los deseos... jajajaj!
    Besos!

    ResponderEliminar
  17. No había chicas? uyyy que grupito jajajaj. Bueno, tipico de cuando somos pequeños.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar