domingo, 27 de febrero de 2011

Los Pelícanos

He aprovechado este fin de semana casero que me he pasado, mientras mi D. estaba de viaje de fin de semana para terminar un libro que me había dejado hace unas semanas, Los Pelícanos, de Benoit Vallier, de su biblioteca gay.

Los Pelícanos es la primera novela de Vallier, un periodista francés, de lectura amena y sin muchas más pretensiones que mostrar una historia, romántica, la historia de Marc, un joven que trabaja para un elitista editor.

Marc comienza la novela con la ruptura de su relación con Ludovic, el joven con el que había compartido los últimos cinco años, una ruptura fría que hace que Marc tenga que seguir adelante, como haríamos cualquiera de nosotros. En su intento de salir adelante, se va de viaje a La Habana, aprovechando unos billetes que tenía para un viaje romántico con su Ludovic, pero que por desgracia tuvo que hacer él solo. Es allí en La Habana que conoce a Juan Antonio, un estudiante de cine con el que disfruta de un día y una noche, en un encuentro que marcará a Marc, al punto de dejarle la sensación de ser su única esperanza para el olvido de Ludovic, la vuelta, las promesas de volverse a ver, las dificultades para hacerlo marcarán el devenir del final de la novela.

Todas las rupturas son complicadas, y mientras lo leía pensaba mucho en mi D., en los encuentros casuales que derivan en una relación de amor, y cuando consideras que esa historia que vives, por tozudez deben salir adelante. No voy a destripar el final de la novela, el que quiera que lo lea, así que tampoco comentaré mucho más lo que he seguido pensando.

Yo la recomiendo, aunque no sea nada brillante. Recrea muy bien la sensación de soledad de Marc, y la convierte incluso en agobiante por momentos. Pero luego te imaginas al mismísimo Marc, con lo guapo que lo pintan y piensas, que como se puede ser tan gilipollas, cuando tú en ese mismo momento le darías tu corazón sin pensarlo más. 

Os dejo con un pequeño fragmento:

"Por encima de ellos, planeaba una decena de aves grises que se sumergían a intervalos regulares. Dos de ellas, probablemente saciadas, se dejaban derivar juntas, a algunos metros de ellos, pasándose el pico a lo largo del cuello.
-¡Oh, pelícanos! - exclamó Marc.
- Hay por todas partes, a lo largo de las costas.
- Nunca los había visto tan de cerca. En la naturaleza, quiero decir.
- Mira, le está acariciando el cuello - dijo Juan Antonio-. ¿Sabes por qué?
- ¿Vas a decirme que es porque se quieren?
- Si. Y los pelícanos son muy fieles y muy celosos. Como los chicos cubanos.
Se echó a reir y se dio la vuelta. Estaban lejos de la playa. Besó a Marc y se dejó llevar junto a él. Marc sintió su cabello en su vientre y sus manos bajándole el bañador. Burbujillas plateadas ascendieron a romper la superficie. Juan Antonio había cerrado los labios sobre él. A Marc le costaba mantener la cabeza fuera del agua y resistirse a la boca insistente de Juan Antonio, que terminó por salir y aspirar una gran bocanada de aire sacudiendo la cabeza. Asustados, los pelícanos se fueron volando."

12 comentarios:

  1. Nunca he leido un con tematica gay, buscare en lima si ya llego este libro.

    ResponderEliminar
  2. Parece interesante, Pimpf. Sobre el desengaño, lo tuve y sé que se sufre mucho.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Nunca dejará de sorprenderme como las personas reaccionamos en las rupturas, no sólo las amorosas.

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  4. pimpfffff: linda trama, nunca lei nada de tematica pero este promete

    ResponderEliminar
  5. ojala y lo encuentre, q aqui pocos libros gay llegan

    ResponderEliminar
  6. Pimpf, la vida da muchas vueltas. Muchísimas. Y cuando pensamos que estamos bien sentados en nuestro tiovivo, va el cabrito de él y cambia el sentido y vuelve todo a empezar. Y en eso consiste vivir, en que cada final no es más, en realidad, que un nuevo comienzo.

    ResponderEliminar
  7. A ver si yo sigo con mi biblioteca gay, que sólo tengo uno "Mis padres no lo saben" y porque lo encontré de casualidad en un centro comercial.
    ¿Vosotros dónde los conseguís, en Berkana?

    ResponderEliminar
  8. Gary, pues busca, que tienen su encanto también.

    Antony, si, sobre el desengaño pero también muestra salidas a ese desengaño.

    Christian, dicen que una mancha de mora, con otra verde se quita ¿no?

    Juancito ¿a que esperas tú también?

    Damian, excusas, que lo puedes encargar por internet.

    Z, ¿te lo has leído desgraciao? ¿O te has documentado? Es parecido a la muerte, ya lo dice la iglesia, la muerte no es el final, es el principio.

    Erbitxin, pues no sé, yo como estoy en el armario no he comprado ninguno, a veces los hay en librerías normales, yo normalmente los saco de la biblioteca de mi D., pero vamos, en internet se puede obtener información de como conseguirlos.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  9. Me parece muy bien que tu D. no te deje leer mas que cuando él no está jajajaja, que con esas cosas que te lees, chuchi, miiii madre jajajaja, la fidelidad está garantizada porque quien te entre, te encontrará chuchurrío por esos franceses jajaja

    Besos

    ResponderEliminar
  10. No, que yo luego tampoco me creo al pie de la letra las novelas que él me deja.

    Bicos Ricos

    ResponderEliminar
  11. No he leido mucha literatura gay más allá de unos cuantos clásicos como "El lenguaje perdido de las gruas". Leí también el "Viaje de Marcos" que tanta fama tenía... y me pareció muy flojo, literatura para adolescentes... y yo (por fuera) ya no lo soy. ¿No hay relatos gays de cuarentones tardios?

    Un beso (de tres páginas)

    ResponderEliminar
  12. Cuando vi la foto supe que era la Habana.................cuando tengan tiempo y dinero visitenla a lo mejor encuentran un buen amor.LO QUE SI LES ASEGURO ES QUE VAN A CONOCER UNA CIUDAD MUY ESPECIAL

    ResponderEliminar