domingo, 6 de febrero de 2011

Un paseo por el Retiro

Un sábado, soleado y sin planes, con esos tres puntos me he levantado, el caso era buscar algún plan interesante para que el día no pasase sin pena ni gloria. Y me puse a pensar, nada más levantarme que iba a hacer. Tenía muchas ganas de irme fuera, que empiezo a estar agobiado de Madrid, de mi barrio, de mi rutina casa-trabajo-estudiar, estudiar-trabajo-casa. Primero desayuné con calma y mientras me lo pensaba eché un par de partidillos al Pro Evolution Soccer, mientras, la inspiración no venida. En una caja yacían varios de los planes que tenía pensado hacer, por salir, sacar la cámara de fotos y disfrutar un poco de este anticiclón que está justo encima de España, y a poder ser, o turisteo o rodeado de naturaleza.


Pensando que tenía que prepararme la comida, limpiar un poco, hacer algo de compra, empecé a agobiarme, pues no tenía casi tiempo físico para hacer nada. Así que, me organicé y decidí un plan B, algo rápido, un paseo por el parque de El Retiro, si, algo de naturaleza, pero en el centro de Madrid mismo. Y allí me fui después de comer, cargado con mi cámara de fotos, y me encontré un parque llenísimo de gente aprovechando la tarde soleada. Llegué incluso a ponerme en camiseta que el tiempo lo merecía. Saqué alguna que otra foto, aunque nada intereseante, ni yendo a la zona donde se pone la gente a hacer ejercicio. Allí aproveché para sentarme un buen rato en el césped. Atento siempre por si surgiese algún robado. Cogí el móvil, instintivamente, como para llamar a alguien ¿A quién? Jugué una partida a uno de los juegos que tengo en el teléfono y me puse el jersey. Creo que era la única persona que estaba sola en el Retiro, familias con sus niños, parejas remando en las barcas del estanque, patinadores, atletas, señoras mayores que te piden que les hagas una foto con un fondo de postal en lo que se conoce como un clásico "i was there", hasta la policía a caballo llevaba compañía, o el hombre que hacía pompas de jabón gigantescas.
Al rato, cuando decidí que ya estaba bien de sol por el momento, lo suficiente como para sacarme la cara esta pálida que se me ha puesto, decidí volver a casa, terminar de hacer la compra y merendar. El plan para la noche estaba claro también, y no pasaba más que de los metros cuadrados de mi habitación. La verdad es que me sentí como cuando llegué a Madrid hace casi dos años. Solo. Sin nadie que me preguntase ¿Qué hacemos hoy?

13 comentarios:

  1. ¿y D.? me he perdido algo?
    bueno a veces pasar así un día tranquilo no está mal... mira que has tenido mejor suerte tu qye yo encerrado en las oficinas trabajando de sol a sol ...
    besos

    ResponderEliminar
  2. No, si al final me voy a tener que dejar caer por ahí para que te dé al aire...

    Biquiños con mel.

    ResponderEliminar
  3. SERÁ QUE PREPARES EL PRÓXIMO SÁBADO CON BASTANTE ANTELACIÓN, AMIGO, NO VAYA SER QUE TE OCURRA LO MISMO DE ESTE.

    ABRAZOS.

    ResponderEliminar
  4. Oh avcs salir a pasear asi es bonito jajaja aunqe medio triste salir solo eh!!

    un besillo
    y buena semana

    ResponderEliminar
  5. pimpfffffff: me mata pensar que la soledad es algo que va con el hecho de ser gays, ya que es algo que observo en muchos chicos y la verdad me da miedo eso, obvio q todos habeses estamos en ese situacion pero lo importante es que hacemos para no repetir eso.besotes

    ResponderEliminar
  6. Si, Madrid es así: te puedes sentir completamente solo en medio de una multitud. Te hace sentir como en casa, pero extrañamente no conoces a nadie. A mi eso todavía me impresiona. Cuando salía de casa en Coruña, empezaba a saludar gente al salir al porta, y en Madrid, hay días que no encuentras a nadie conocido si te vas por el Centro... Es una sensación rara, y aunque el Retiro es precioso y se está bien, te entra un poco de melancolía...

    Yo hoy tb. me he quedado por ahi pero con la pandilla. Empezamos a tomar cañas a las 12 y eran las cinco y no había llegado a casa a comer, jajaa

    Bezos.

    ResponderEliminar
  7. Pues syo salí de casa únicamente para ir a dejar a mamá, Bea y Trini al terminal, la ciudad estaba sumida en una nuve de humo producida por los incendios forestales que aquejan a varias zonas de país :S...la imagen está muy, muy bonita. Cariños Pimpf.

    ResponderEliminar
  8. No hay sensación que más me agobie y me recuerde a mi infancia que la de estar rodeado de gente y sentirme solo como la una. Pero piensa que también a veces necesitamos tiempo para nosotros mismos. No es lo mismo estar a solas por voluntad que por obligación. Y en tu post no tengo claro si lo has estado por una razón o por otra.

    en cualquier caso... nadie te podrá quitar el solecillo (lo que más me gusta de madrid es... bueno, eso lo pondré en un post, mañana, supongo)

    ResponderEliminar
  9. Si pues es raro, yo tmb aveces he salido con la intención de distraerme y ver que cosas tiene preparadas el mundo exterior para mi, pero en un momento te detienes y ves que falta alguien a tu costado o en todo caso esperas que alguien nuevo llegue, y cuando no llega, es cuando lo sientes más.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Adrianos, me alegra que me hagas esa pregunta.

    Christian, falsillo, que aún no le has puesto fecha a la visita.

    Antony, eso también es cierto, aunque este sábado tengo ya programado un cumpleaños.

    Brekiaz, pues si, es triste si y más si piensas que deberías tener con quien.

    Juancito, quiero pensar que no tiene nada que ver, de hecho vi a varios gays por el parque (y no donde se cancanea) con amigos, con amigas, con parejas.

    Thiago, bueno, aunque te has ido por otro derrotero al del post, es cierto lo de la soledad en Madrid, tanto habitante pa qué.

    G-boy, luego ahí también teneis problemas de incencios.... La foto es de internet, aunque tengo de ese lugar varias y muy buenas, por no buscarlas....

    Z, bueno, un poco de ambas soledades hay, un poco uno las busca a veces y otro poco, te gustaría estar acompañado y por X razones no puedes. El final del post es claro, no?

    Munani, pero tú, pasito a pasito no? Primero porque no puedes, y segundo, pues... por que con calma, y esas cosas llegan.

    bicos Ricos

    ResponderEliminar
  11. Pues un paseillo por el retiro nunca ha estado de más, y el finde merecia la pena ir y disfrutarlo.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  12. Conozco bien esa sensación de tener ganas de hacer algo y no tener a nadie con quien compartirlo. Menos mal que aprendí a vivir la vida incluso en soledad.

    Al final no has respondido a Adrianos. ¿Y D.?

    Un beso (solamente)

    ResponderEliminar